Para planear unas vacaciones de verano baratas, la respuestas que te dan siempre es el tiempo. Compra los vuelos con tiempo, reserva los vuelos con tiempo, etc. Pero no siempre vamos a tener esa oportunidad. Muchas veces sucederá que no sabemos las vacaciones hasta última hora.

En esta situación, lo mejor es empezar a organizar nuestras vacaciones lo antes posible. Empecemos por las fechas, ¿tienen que ser esas fechas o tal vez podemos cambiarlas a otras fechas en temporada baja? Si estamos dispuestos a pasar el verano en ciudad puede ser una buena idea, aunque hay que reconocer que tal vez ya que hemos conseguido asegurar esas fechas, puede que nuestra última intención sea cambiarlas por otras, no vaya a ser que nos las cambien o que luego no podamos disfrutarlas.

También tenemos que ver lo que la flexibilidad de fechas puede significar. Supongamos que tenemos dos semanas seguidas, tal vez resulte que lo más barato es hacer un viaje de una semana de miércoles a miércoles y una escapada a un destino nacional, que hacer un viaje de dos semanas. Para el fin de semana que nos queda descolgado, siempre podemos tirar de los planes de vacaciones en casa.

Igual te interesa…

billetes 50 economia finanzas recurso

Establecer un presupuesto

Establecer un presupuesto es lo mejor para no gastar de más en el viaje. Empecemos por este punto. Las vacaciones se nos pueden ir de las manos facilmente, por lo que sin un presupuesto claro no sabremos qué vamos a hacer. Lo mejor es decidir esto y, a partir de ahí, pensar en alternativas. Tal vez queramos destino nacional, europeo o internacional, pero según el presupuesto podremos hacer una cosa u otra.

Ser flexible con el destino y el transporte

Una forma de ahorrar en vacaciones es ser flexible con el destino. Muchas veces en vacaciones, sucede que queremos ir a tal o cual sitio que se han puesto de moda, pero resulta que, precisamente, esos destinos son los más caros. En cambio hay alternativas menos conocidas, pero no por ello menos apetecibles.

Otra forma es estar dispuesto a utilizar medios de transporte más baratos, aunque más lentos. Por ejemplo, podemos ver las líneas de autobus que salen de nuestra ciudad y comparar precios con tren o vuelos. Hay incluso rutas internacionales que nos dejan en capitales europeas a menor precio, eso sí, tendremos que asumir muchas horas en un asiento incómodo y con poco espacio. Pero una vez estemos allí, será necesario ahorrar con el siguiente capítulo, el alojamiento.

Alojamiento alternativo

Todos sabemos que lo más fácil es un hotel, pero dentro de las alternativas para una familia con pocos recursos, salvo buenas ofertas, debería de estar prohibido. Existen muchas alternativas como los hostels, que nos dan un precio más bajo a cambio de renunciar a comodidades como habitación propia. Normalmente suelen estar ocupados por jóvenes con poco presupuesto y ganas de ver mundo, pero son válidos incluso para familias. Se pueden reservar en servicios como hostels.com, hostelbookers.com y hostelworld.com.

Otras opciones que tenemos son hacer camping, alquilar una autocaravana (que nos sirve de alojamiento y de medio de transporte) u otras alternativas para aquellos más aventureros como el coachsurfing o alquilar habitaciones en casa de particulares.

Restauración de bajo coste

La restauración más barata suele ser la que nos cocinamos nosotros mismos. Muy raro tiene que ser el destino como para que no haya supermercados y tiendas de alimentación en la zona. Muchos hostels tienen una pequeña cocina y utensilios para sus clientes. Otras alternativas a las cadenas de comida rápida, que no están mal pero pueden cansar, es utilizar cupones del estilo de groupon para ir a los sitios, al igual que haríamos con nuestra propia ciudad, también alejarnos de las zonas turísticas (primera línea de playa, al lado de la fontana de trevi, etc.), sobre todo a la hora de salir a comer.

Aprovechar las posibilidades que tenemos

Por último, muchas veces tenemos oportunidades que no aprovechamos. ¿Tenemos familia o amigos en el extranjero que están deseando que vayamos a visitarlos un fin de semana? ¿Tenemos familiares que nos pueden prestar o alquilar por poco dinero un apartamento playero o una casa en el pueblo? Puede que nuestro tío mayor esté encantado de ir a la casa del pueblo con nosotros, pero no se atreve a ir sólo dada su edad avanzada. Existen muchas posibilidades de este tipo sin explotar.

Comunicación corporativa