La Comisión Europea trata ahora de dar respuesta a estas y otras muchas cuestiones que los ciudadanos han planteado en relación a los servicios financieros minoristas. La institución lanzó una consulta pública en 2015, que se recogió en un documento con peticiones de los ciudadanos presentado por el Parlamento Europeo a finales de 2016. El siguiente paso ha sido la publicación del Plan de Acción para los consumidores de servicios financieros, con propuestas concretas para eliminar las fronteras a la banca minorista en Europa.

Tan solo el 7% de los consumidores europeos ha contratado, alguna vez al menos, un producto o servicio financiero en un país de la UE distinto al suyo de origen. Para revertir esta tendencia, la Comisión propone este plan. El objetivo es lograr mayor transparencia en las operaciones de conversión de divisas y transferencias entre países, facilitar el cambio de proveedor de servicios y los créditos transfronterizos y el impulso al desarrollo digital de los servicios bancarios en Europa.

Tan solo el 7% de los consumidores europeos ha contratado, alguna vez al menos, un producto o servicio financiero en un país de la UE distinto al suyo de origen

Igual te interesa…

recorte-libra2

Pero no sólo existen barreras para los clientes, si no que, tal como reconoce la Comisión, los proveedores de estos servicios financieros también afrontan obstáculos. Es el caso del difícil acceso a los datos sobre el historial crediticio de clientes en otros países y la falta de armonización regulatoria.

¿Cuáles son los objetivos de la Comisión? Aumentar la confianza y la capacidad de elección de los usuarios europeos de servicios financieros, eliminar obstáculos transfronterizos para las pequeñas y medianas empresas (pymes) y aprovechar las tecnologías digitales en beneficios de empresas y particulares en el plano financiero.

¿En qué consiste este plan? Contiene 12 acciones, dos de ellas iniciativas legislativas, agrupadas en tres bloques. En el primero, que afecta a los consumidores, la Comisión propone reducir las comisiones de las transferencias entre países en los estados de la UE. Otro de sus objetivos es la revisión de las buenas y malas prácticas en la conversión de divisas, y en base a dicho análisis, decidir si es necesario adoptar medidas.

La Comisión propone reducir las comisiones de las transferencias entre países en los estados de la UE

Además, la Comisión quiere facilitar a los consumidores el cambio de proveedor de servicios financieros minoristas, especialmente entre países. Asimismo, la institución europea trabajará para reforzar la calidad de sitios web de comparación de servicios financieros. Y, por último, quiere facilitar el acceso a préstamos a nivel transfronterizo con un alto nivel de protección del consumidor.

En el segundo bloque, respecto a las pequeñas y medianas empresas, la Comisión propone reducir los obstáculos regulatorios para buscar financiación en un país de la UE distinto a su país de origen, por ejemplo, creando un estándar para delimitar los datos del historial crediticio de un cliente de banca en otro país al que cualquier entidad podrá acceder. Su objetivo es facilitar, de esta forma, los créditos transfronterizos.

Respecto a las pequeñas y medianas empresas, la Comisión propone reducir los obstáculos regulatorios para buscar financiación en un país de la UE distinto a su país de origen

En tercer lugar, la CE quiere apoyar el desarrollo de un mundo digital innovador. Para ello, ha publicado, en paralelo al Plan de Acción, una consulta pública sobre FinTech. Abierta hasta el 15 de junio de 2017, esta consulta tiene por objetivo recabar información sobre la incidencia de las nuevas tecnologías en el sector financiero en su conjunto y evaluar si las normas de regulación y supervisión de la UE son adecuadas. Todo ello en el contexto del desarrollo de un mercado único digital para los servicios financieros.

La CE quiere apoyar el desarrollo de un mundo digital innovador. Para ello, ha publicado, en paralelo al Plan de Acción, una consulta pública sobre FinTech

En este apartado, entre los planes de la Comisión se encuentran facilitar el uso transfronterizo de la identificación electrónica, de manera que los bancos puedan identificar a sus clientes de forma digital. Además, hará un seguimiento del mercado de venta a distancia de servicios financieros e identificará los posibles riesgos para los consumidores, así como las oportunidades de negocio. En base a los resultados de esta evaluación, decidirá sobre la necesidad de enmendar la Directiva sobre comercialización a distancia de servicios financieros.

Pero ésta no es una iniciativa aislada. La Comisión la enmarca dentro del Plan de Acción para la Unión de los Mercados de Capitales, puesto en marcha en septiembre de 2015, y en el que seguirá avanzando en 2017 y 2018.

Comunicación corporativa