Un ratio financiero es una herramienta utilizada por analistas financieros para conocer el estado de las cuentas de una empresa. Se trata de una forma de conocer cuál es la verdadera situación financiera a la que nos enfrentamos. Además, tienen una gran ventaja, y es que no resultan demasiado complicados de utilizar.

Antes de empezar a ver algunos ratios aplicables a nuestra situación financiera, veamos un ejemplo. Supongamos que una persona tiene propiedades inmobiliarias por valor de dos millones de dólares. Pero antes de intercambiar patrimonios y situaciones financieras puede que sea mejor conocer un poco más sobre la estructura financiera de ese balance.

Tal vez esos dos millones en propiedades inmobiliarias estén gravados por un millón en hipotecas. No es necesariamente malo, pero esto nos obligaría alquilarlas y gestionarlas para poder asumir el flujo de los pagos de la deuda. En cambio, una persona que posea un millón cien mil en propiedades inmobiliarias y una deuda de cien mil estará en una mejor situación financiera puesto que aunque su patrimonio neto es similar, no está obligado a realizar una gestión tan agresiva de su patrimonio. Este conocimiento se obtiene de los ratios.

Igual te interesa…

FOTO ratios rentabilidad

Pero los ratios no cubren exclusivamente de cuánto es nuestro patrimonio neto, sino que también nos ayudan a entender nuestros gastos o cómo estamos pagando las deudas. Es decir, no se trata simplemente de conocer las deudas de una persona, sino la capacidad de asumirlas.

Ratios de finanzas personales

  • (Coste Vivienda/Ingresos)x100: se trata del porcentaje de nuestro sueldo que empleamos en pagar nuestra vivienda. Tanto si es de alquiler como si el pago es de una hipoteca, hay quien recomienda que no sea más de un tercio de nuestros ingresos netos. Probablemente debería de ser inferior si vivimos de alquiler ya que no estamos amortizando deuda al alquilar.
  • (Deudas/Patrimonio)x100: Nos dice cuánto de lo que tenemos es verdaderamente nuestro.
  • Activos líquidos/Gastos mensuales: Nos dice cuánto tiempo podríamos mantener nuestro actual nivel de vida sin que afecte a nuestros ingresos y sin ayuda extra (por ejemplo, subsidio de desempleo o ayudas de familiares).
  • (Deuda/Ingresos)x100: muy importante, puesto que nos dice cuántas veces es nuestra deuda nuestros ingresos anuales. Es una forma de que mentalmente sepamos cuántos años tenemos que trabajar para paga esa deuda. También se ha utilizado mucho para explicar la dificultad de acceder a la vivienda cuando se cambia la deuda por el precio de la vivienda.
  • (Ingresos financieros/Ingresos totales)x100: Nos dice qué porcentaje de nuestros ingresos vienen de nuestra actividad financiera y nos enseña cuánto dependemos de nuestro trabajo. A partir de cierto punto, nos podríamos plantear dejar de trabajar o dejar nuestro trabajo por otro que nos proporcionase más satisfacciones personales.
  • (Ahorros/Ingresos)x100: nos muestra la capacidad de ahorro que tenemos respecto a nuestros ingresos. Si no es suficiente para nuestros objetivos financieros tendremos que aumentarla, ya sea incrementando ingresos o reduciendo gastos.
  • (Patrimonio neto/Ingresos anuales): Nos muestra cuánto hemos ahorrado respecto a nuestro salario anual. Dependiendo de nuestra capacidad de ahorro y nuestras acertadas (o equivocadas) decisiones financieras estaremos mejor o peor. También depende de nuestra edad y de los años que llevemos trabajando. Una buena señal es que poco a poco se vaya incrementando. No obstante si hemos obtenido un incremento muy fuerte de nuestros ingresos, tal vez no sea muy buena.

Por supuesto, existen muchos más ratios, pero el objetivo es que conozcamos mejor nuestra situación financiera.

Comunicación corporativa