Se han desarrollado numerosos modelos matemáticos con el único fin de ayudarnos a poder predecir la evolución de una economía. Para ello, la localización de indicadores económicos resulta de gran importancia para poder confirmar los resultados obtenidos en las diferentes etapas de los ciclos , ya que por sí mismos pueden darnos ciertas pistas sobre dicha evolución.

Existen muchos indicadores, variando su interpretación según la fase en la que se detectan, y pueden darnos información directa sobre la evolución económica sin realizar cálculos demasiado complejos.

Indicadores adelantados

Los indicadores adelantados nos proporcionan pistas sobre el comienzo de un nuevo ciclo económico y, aunque no se basan en estudios tan complejos como los realizados por un análisis macroeconómico, pueden ser representativos de un cambio. Tengamos en cuenta que los indicadores son estudiados de forma independiente y que, por tanto, pueden estar afectados por diversos factores no observables de forma directa. Como por ejemplo:

Igual te interesa…

casa

  • Licencias de construcción: el aumento en las actividades relacionadas con la construcción suele venir acompañado por una evolución positiva de la economía general.
  • Horas trabajadas: Antes de que se refleje un aumento en las cifras de desempleo, generalmente puede observarse un incremento de las horas de trabajo, produciéndose un aumento de las horas extras realizadas. En España esta evolución ha podido verse con claridad en los datos recogidos por los estudios del INE.
  • Movimientos bursátiles: Los inversores suelen ser bastante sensible a los cambios económicos y podemos observar movimientos extraños antes del comienzo de los ciclos económicos, ya sean causados por la euforia o por el pánico.

Indicadores coincidentes

Lo que muchos podemos identificar como consecuencias de un ciclo económico, se puede estudiar como indicadores que pueden confirmarlo y cuya evolución puede hablarnos sobre la profundidad del mismo:

  • Producción industrial: Los ciclos económicos pueden dejar marcas sobre la producción en diferentes sectores económicos y también sobre el consumo eléctrico derivado. Según empeora una economía, los indices de producción industrial se van viendo más afectados.
  • Salarios, gastos y ahorro: El poder adquisitivo de los ciudadanos nos habla acerca de la marcha económica.
  • Indices de consumo: Los datos de venta al por mayor y al por menor, ajustados por la inflación, nos darán un dato próximo al “gasto” de una economía.

Indicadores retrasados

Estos datos se producen poco después de un periodo de expansión o decrecimiento económico y pueden ayudarnos a la hora de determinar su extensión pero también el cambio o el encadenamiento de ciclos:

  • Periodos de desempleo: la reducción del tiempo que pasan los ciudadanos en el desempleo es un indicador de recuperación.
  • IPC del sector servicios: La inflación del sector servicios puede disminuir en los periodos previos a una expansión y a aumentar antes de una recesión.

Es evidente que los indicadores pueden ayudarnos a estudiar la salud de una economía, pero sin olvidar que normalmente no nos permiten adelantarnos de forma notable a una crisis y puede ser necesario un estudio mucho más profundo.

Comunicación corporativa