Quedarse soltero es cada vez más frecuente. La proporción de personas que no optan por casarse ni convivir en pareja aumenta, al igual que el número de personas que decide divorciarse o separarse. Para nuestras finanzas personales ¿es mejor estar soltero o casado?

Obviamente los gastos en pareja son inferiores, si los contamos per cápita. Si ambos miembros de la pareja trabajan, claramente ahorran más al vivir juntos que al vivir separados. Es más barato que dos personas alquilen un piso de un dormitorio a que alquilen dos (o paguen dos hipotecas con dos comunidades, IBIs, etc). Pero los estudios no se limitan a que los gastos sean compartidos o no, sino también a otros aspectos.

Para empezar los solteros tienen más estrés financiero que los casados. La diferencia de vivir en pareja y tener un apoyo mútuo en caso de que los tiempos sean difíciles es algo que no se cumple para los solteros.

Los solteros gastan más

Según un reciente estudio los hombres españoles solteros gastan más de 1.200 euros anuales en la búsqueda de pareja. Las mujeres en cambio gastan alrededor de la mitad de esa cifra. Este dinero se reparte entre el gasto en sí y el dedicado a arreglarse para las citas, aspecto en el que las mujeres gastan más.

Además se ha demostrado que cuando hay pocas mujeres en una ciudad, los hombres de la misma gastan más. Los hombres gastan más y se endeudan más en aquellas ciudades con escasez de mujeres que en aquellas en las que se está más balanceado. Esto parece que se consigue incluso con una fotografía. Además en aquellas situaciones en las que la proporción de hombres es inferior, las mujeres parecen esperar que los hombres gasten más dinero en anillos de compromiso.

También es cierto que vivir en pareja puede ser más beneficioso fiscalmente para algunas parejas, pero esto es sólo en los casos en los que merece la pena presentar la declaración conjunta. Asimismo aquellas empresas que ofrecen el seguro médico a sus empleados y familia, no se lo ofrecen a los que se quedan solos.

Los solteros invierten menos

Los solteros invierten menos, o puede que inviertan peor. La realidad es que las parejas casadas aumentan más su riqueza que las personas solteras. Parece que el casarse anima a ahorrar más, o al menos a invertir más. Tal vez sea como hemos comentado que los solteros gastan más, o tal vez como comenta el sociólogo de la New York University Eric Klinenberg en su libro “Going Solo” que los solteros ganan menos dinero que los casados (utilizando cifras de Estados Unidos).

Otro motivo posible es que los solteros son menos propensos a comprar vivienda que los casados, de modo que si la vivienda es el principal activo de las familias y la amortización de la hipoteca una de las principales maneras de ahorrar, es lógico que la opción del alquiler por personas solas no de los mismos beneficios que da la compra de vivienda por personas juntas.

Por otro lado, estar casado no garantiza una posición desahogada financieramente hablando, porque los matrimonios se pueden acabar en un divorcio. Esto es bastante desastroso para las finanzas, porque según un estudio un divorcio destruye la riqueza en un 75%, al congtrario del 50% de lo que se esperaría de una pareja media.

Obviamente todos estos estudios tienen el sesgo de la edad, a medida que avanzamos en nuestra carrera laboral solemos ganar más por un lado, a ser más propensos a tener una vivienda en propiedad y a estar casados. Aún así, no está mal como advertencia para los solteros. Estos han de plantearse más en serio todavía sus finanzas personales.

Más información | Zero Hedge
Imagen | MsSaraKelly

Comunicación corporativa