La revolución industrial 4.0 necesita nuevos perfiles profesionales y la educación va a jugar un papel clave, ya no solo en los colegios sino también dentro de las empresas, cuya transformación pasa por dotar de nuevas destrezas digitales a sus empleados. Con este debate abría Spain Summit, el evento de The Economist organizado en Madrid, donde se trató de discernir qué conocimientos serán imprescindibles en los trabajos del futuro.

La  nueva ola de automatización, que conllevan la inteligencia artificial y la robótica, exige un replanteamiento de las habilidades y conocimientos de los profesionales. “Tenemos que enseñar a aprender con independencia del contenido”, opinaba Marco Bresssan, de BBVA Data & Open Innovation ante el reto que afrontan la sociedad y las corporaciones.

Igual te interesa…

robot tecnología robótica inteligencia artificial recurso

El problema es que hay una falta de profesionales preparados para esta nueva revolución, y las universidades y los colegios no están ofreciendo las conocimientos adecuados que se van a demandar. “Necesitamos una formación técnica y científica pero sin olvidar la parte más humana como puede ser la creatividad”, resaltaba Alberto Zamora, director de Accenture Strategy, quien recordaba el informe sobre empleo que esta consultora presentó en el pasado Foro de Davos.

Este estudio pronostica la desaparición de hasta un 10% de los empleos debido a la automatización, pero en él también se insiste en que las funciones relacionadas con la creatividad o el liderazgo seguirán estando entre las más valoradas, pues son las más difíciles de sustituir por una máquina.

Accenture asegura que con una política de formación que logre doblar el número de empleados con conocimientos digitales, el número de trabajos extintos en 2015 se reduciría drásticamente, pasando del 10% pronosticado en EE.UU. al 4%; en Reino Unido, del 9% al 6% y en Alemania del 15% al 10%.

De izq. a dcha.: Michael Reid, editor jefe de Latinoamérica y España de The Economist; Nacho Piñedo, CEO de ISDI; Alberto Zamora, director general de Accenture Strategy; y Marco Bressan, responsable de Data & Open Innovation de BBVA.

The Economist

Ante estas perspectivas, la necesidad de cambiar el modelo educativo se plantea como una necesidad imperiosa. “Necesitamos cambios rupturistas. Tenemos que hablar de metodologías y modelos más que de asignaturas y nuevos contenidos”, aseguraba Nacho de Piñedo, CEO del Instituto Superior para el Desarrollo de Internet (ISDI). Piñedo apostaba por una educación continuada y abierta, donde el aprendizaje se prolongue durante toda la vida para poder ir adaptándonos a los cambios constantes que va a vivir una carrera profesional.

“Sólo las empresas capaces de entender y aprender lo que está sucediendo dentro y fuera de su compañía, y transformar esa información en conocimiento, serán las que sean capaces de adaptarse al nuevo contexto”, afirmaba Bressan, para quien la inteligencia artificial va mucho más allá de lograr procesos eficientes. “Las empresas que afronten la automatización en términos de ahorro de costes y eficiencias serán ellas mismas automatizadas. Hay que usar estas tecnologías para cambiar las expectativas del cliente y generar nuevas respuestas a las demandas reales de los clientes”, reclamaba Bressan, para quien es fundamental que las compañías empiecen a dotar a sus empleados con conocimientos, especialmente relacionados con la analítica de datos, para que ellos mismos ayuden a encontrar un nuevo valor a esos datos.

La formación en las nuevas tecnologías, más cercanas al machine learning o el big data que a la pura informática, va a ser la nueva asignatura pendiente de las corporaciones.

Comunicación corporativa

Te recomendamos estas noticias

¿Quieres saber más de...?