Comprar una vivienda con hipoteca es una operación compleja que cuesta mucho dinero. Al tratarse de algo que suele hacerse tan sólo una sola vez en la vida, la mayoría de compradores no se animan a conocer todos los aspectos del contrato, pero firmar a ciegas es una temeridad, si tenemos en cuenta que la hipoteca marcará el ritmo de nuestra economía mensual durante décadas.

No hay que angustiarse. Conocer todos los aspectos de la hipoteca que estamos a punto de firmar no es difícil. Sólo necesitamos un poco de organización. Y para eso, lo más recomendable es acudir a la entidad financiera con una lista de preguntas sobre el papel. No debemos dar por terminada la conversación hasta que no las resolvamos todas. Las doce preguntas clave de la hipoteca son las siguientes:

Igual te interesa…

Seguro de hogar BBVA

  1. ¿Qué financiación máxima nos concederán sobre el precio de compra? Es decir, ¿qué parte del importe de la vivienda tendremos cubierto por el préstamo? ¿El 60%? ¿El 75%? ¿El 80%? o ¿El 100%?
  2. ¿Será necesario un aval?
  3. ¿Podemos incluir en el préstamo los gastos de compraventa e hipoteca (que suelen representar un 10% de la operación)?
  4. ¿A cuánto ascienden exactamente estos gastos de apertura (tasación, notaría, gestoría, registro e impuestos) en nuestro caso?
  5.  ¿A qué índice está referenciada nuestra hipoteca: Euribor o IRPH?
  6. ¿Cuál es el plazo máximo de amortización? O sea, ¿cuántos años tenemos para devolver el préstamo?
  7. ¿Tendremos que pasar por un período inicial durante el que pagaremos un interés fijo? ¿Cuántos meses o años durará? ¿Cuál será este interés?
  8. ¿Cuál será el diferencial para el resto de vida de la hipoteca? Es decir, ¿cuál será el porcentaje que, sumado al valor del Euribor, nos dará el interés a pagar?
  9. ¿Estamos obligados a contratar algún producto vinculado, como domiciliación de nómina y recibos, tarjetas de crédito o débito, seguros o planes de pensiones? ¿Cuántos de ellos? ¿Cuánto cuestan? ¿En qué plazos los tendremos que pagar: todo al principio en prima única, diluido en la cuota en lo que llaman prima única financiada, mensualmente, en pago anual?
  10. ¿La hipoteca tiene suelo o interés mínimo? ¿De cuánto?
  11. ¿Qué flexibilidad de pago nos ofrece el banco? ¿Podemos solicitar carencia, capital diferido o aplazamiento de cuotas?
  12. ¿Cuál o cuáles de estas comisiones tiene nuestra hipoteca: apertura, novación, compensación por riesgo de tipo de interés, subrogación, cancelación parcial, cancelación total? ¿De cuánto son estas comisiones?

Además de todas estas preguntas, debemos seguir siempre estos consejos en las relaciones con las entidades financieras:

  • Pregunta todo aquello que no entiendas o no tengas claro. La jerga bancaria es compleja y hasta las personas del ámbito financiero desconocen algunos términos hipotecarios o financieros.
  • Compara las distintas ofertas existentes y busca aquella que mejor se adapte a tus condiciones y aquella hipoteca y vivienda que te puedas permitir. De esta manera no solo ganaremos confianza para futuras entrevistas sino que tendremos más ofertas que comparar.
  • Intentar negociar, es decir, ver si las condiciones hipotecarias son mejorables. Los entidades pueden hacer un ajuste si tenemos buen perfil financiero, si estamos dispuestos a comprar uno de los pisos de su cartera o si pedimos un bajo porcentaje de financiacin, por ejemplo.

Por último, ya solo será necesario preguntar al banco qué documentación tendremos que presentar cuando estemos dispuestos a contemplar una oferta en firme.

Comunicación corporativa