Cuando, por los motivos que fuere, no vamos a necesitar un cuenta bancaria en un periodo dilatado de tiempo es aconsejable que procedamos a cancelarla, resulta más seguro y ordenado anular un contrato, que como tal es fuente de obligaciones, una vez determinemos que no nos resulta necesario.

Igual te interesa…

Adiós Comisiones en BBVA

Los depósitos a la vista, denominación que engloba cuentas y cartillas, son contratos en los que no se establece una duración determinada, a diferencia de un alquiler o un préstamo donde la duración es una parte esencial del acuerdo, en el depósito siempre se determina que la duración es indefinida, y el contrato surte los efectos que le son propios mientras ninguna de las partes decida darlo por finalizado.

La cancelación de la cuenta obliga a la entidad a entregar a los titulares el saldo que arroje la cuenta

La cancelación de la cuenta obliga a la entidad a entregar a los titulares el saldo que arroje la cuenta

Un contrato en el que se estipula una duración determinada resulta obligatorio para las partes durante ese término pactado y deberá ser cumplido a tenor de sus estipulaciones hasta su finalización, por el contrario los contratos de duración indefinida pueden ser resueltos por las partes en cualquier momento y a solicitud de cualquiera de ellas.

Si la cuenta que pretendemos cancelar pertenece a varios titulares, deberá constar la solicitud de cancelación suscrita por todos ellos, independientemente de que la disposición de cuenta sea solidaria o mancomunada, ya que a todos ellos pertenece y al igual que tuvieron que solicitar su apertura, deberán solicitar su cancelación.

Es criterio del Servicio de Reclamaciones del Banco de España que en una cuenta con disposición indistinta de varios titulares, si uno de ellos solicita su baja en el contrato, esta debe ser concedida, salvo que exista algún motivo para su denegación como podría ser la existencia de un descubierto, otras deudas o productos que requieran la titularidad de la cuenta del individuo que solicita la baja, asimismo deberá comunicarse por la entidad la modificación al resto de los titulares.

Igual te interesa…

DSCF2274

Se considera una mala práctica bancaria la reapertura de una cuenta cancelada

Se considera una mala práctica bancaria la reapertura de una cuenta cancelada

La cancelación de la cuenta obliga a la entidad a entregar a los titulares el saldo que arroje la cuenta, así como a exigirles la devolución de los medios de pago que pudiesen existir asociados a esa cuenta, tarjetas bancarias, cheques.

Se considera una mala práctica bancaria la reapertura de una cuenta cancelada, si vienen cargos posteriores efectuados con medios de pago asociados a la cuenta la entidad deberá reclamar la deuda que pudiera producirse, pero no debe “reactivar” la cuenta cancelada para adeudar los movimientos.

Comunicación corporativa