612
Shares

¿Le han pedido el código SWIFT o IBAN para realizar una transferencia y no entiende el por qué se utilizan estos códigos? Las entidades bancarias tienen la necesidad de identificar los números de cuenta de países distintos al emisor. Los códigos SWIFT e IBAN no son más que un sistema común de identificación de número de cuenta de todo el mundo. El IBAN para transferencias y movimientos dentro de la Unión Europea, y el código SWIFT o BIC (Bank Identification Code) para identificar unívocamente a una entidad y sucursal en cualquier país del mundo.

¿Qué es el IBAN?

IBAN significa International Bank Account Number (número de cuenta bancaria internacional) y es un sistema que sirve para identificar cada cuenta corriente de manera única. Este sistema se desarrolló en un principio con la intención de que fuera exclusivamente europeo y como tal está registrado en el Comité Europeo de Estándares Bancarios. No obstante, podría ser global si en el futuro se extendiera lo suficiente, de hecho, existen países fuera de Europa que ya lo utilizan.

El código IBAN está formado por 4 caracteres iniciales y, a continuación, el número de cuenta:

  • 4 caracteres iniciales: código del país (2 dígitos) + código de control (2 dígitos). Ejemplo: ES21 (código de país “ES” para España) + código de control (“21”).
  • Número de cuenta: formado por el código del banco, el código de la sucursal, dos dígitos de control y, finalmente, el código de la cuenta del cliente (los últimos 10 dígitos). En total, 20 caracteres que identifican a la cuenta. Ejemplo: 1465 0100 72 2030876293.

Tanto SWIFT como IBAN se han convertido en dos estándares muy necesarios para el funcionamiento de las finanzas, y están asumidos por parte de los usuarios y de los demás sistemas como imprescindible para poder realizar pagos internacionales, convirtiéndose por lo tanto indispensables en la actual economía mundial.

Pero entonces, ¿qué es el código BIC o SWIFT?

El código BIC sirve para identificar al banco beneficiario de una transferencia (o banco destino). Su nombre viene de las siglas en inglés de Bank Identifier Code, y completa la información proporcionada por el Código IBAN. Se trata de un código que puede aparecer de 2 formas diferentes:

  • Código de 8 caracteres: incluye información de la entidad, el país y la localidad. Ejemplo: BBVAESMM es el código BIC para BBVA (entidad bancaria), ES (país, España) y MADRID (Localidad).
  • Código de 11 caracteres: además de los del apartado anterior, incluye la información de la sucursal en los 3 últimos caracteres. Si no se incluye la información de la oficina, se entiende que es la principal de la entidad. Ejemplo: BBVAESMMXXX es el código BIC para BBVA (entidad bancaria), ES (país, España), MADRID (Localidad) y XXX (código de sucursal).

El código BIC a veces es conocido como “código swift” o “dirección Swift” , que es también un sistema de mensajería financiera entre bancos. Para que una transferencia intracomunitaria esté sometida a la misma comisión que una nacional de idéntico importe, el ordenante debe facilitar al banco los códigos IBAN y BIC del beneficiario.

Cuando un cliente realiza una transferencia internacional a favor de otro, el banco emisor genera un mensaje. Ese mensaje indica de qué manera va a hacer llegar los fondos a ese cliente, con todo tipo de detalle (fechas, divisas, gastos, a través de qué banco o bancos, etc). Ese mensaje cifrado es lo que se denomina código SWIFT, o muchas veces SWIFT a secas. Tiene una gran importancia, pues es la prueba de la realización irrevocable de una transferencia internacional, dando una gran seguridad (e información) al receptor.

Pero SWIFT también es, por lo tanto, un acrónimo compuesto por las iniciales de Society for World Interbank Financial Telecommunication, una cooperativa de sociedades financieras, fundamentalmente bancos,  a los que presta servicio. Su origen se remonta a 1973, cuando se estableció por más de 200 bancos de quince países en Bruselas. En 1976 tenía más de 500 miembros en más de quince países, pero todavía estaba en pruebas. No fue hasta 1977 cuando comenzaron a enviarse los primeros mensajes. Diez años después tenía 2161 clientes en 61 países y ya había enviado más de 192 millones de mensajes. En la actualidad supera los 9.000 miembros a nivel mundial y su sede central sigue encontrándose en Bruselas. Pues bien, SWIFT presta a sus socios un servicio de mensajería cifrada que posibilita las transferencias internacionales de fondos.

Sin embargo, el principal motivo por el que SWIFT suele ser conocido es, como se ha mencionado anteriormente, por los códigos de los bancos, que son los necesarios para realizar o recibir una transferencia internacional cuando el banco desde el que el cliente quiere realizar el movimiento es miembro de SWIFT. Cada banco tiene, por lo tanto, un código internacional ISO 9632 (nombre legal del código SWIFT) que lo identifica en el sistema.

Resumiendo, podría decirse que SWIFT es cooperación bancaria, pero también el código que identifica a los que participan en la misma, el mensaje que generan para comunicarse entre ellos, y por extensión, un término usado habitualmente para referirse a cualquier transferencia con origen o destino extranjero con la única finalidad de enviar información.

Comunicación corporativa