Aunque el papel sobre el que están impresos los billetes es muy resistente (el 100% es de algodón), el uso normal los acaba desgastando y ensuciando. Además, a veces los billetes pierden parte de su superficie o algunos de sus elementos por una rotura, la humedad, el fuego, etc. Los billetes de euro rotos y deteriorados pueden ser, por lo tanto, un problema, dado que la mayoría de la gente no suele aceptarlos como medio de pago por miedo a que hayan perdido su validez. Sin embargo, estos billetes se pueden cambiar por otros en buen estado a través de múltiples vías.

Los billetes de euro están confeccionados con algodón y por tanto, suelen tener una resistencia adecuada pero no siempre resulta posible garantizar que no se vaya a producir ningún tipo de accidente como una rotura o un billete lavado. Y aunque el Banco de España renueva los billetes periódicamente para mantener su calidad, las personas que tengan un billete deteriorado pueden presentarlo en una sucursal del Banco de España (o en una entidad de crédito) para su reconocimiento y posterior canje por uno nuevo bajo algunas condiciones.

Como norma general, el cambio de un billete roto o deteriorado tendrá lugar cuando se presente más de la mitad de la superficie original del billete o cuando se pueda demostrar que la parte que falta se ha destruido. La fórmula para demostrarlo es complicada, sobre todo si se encuentra en posesión de un billete que se ha quemado y no tiene los restos o bien se ha roto en varias partes y ha perdido los fragmentos de dicho billete.

Es decir, si lleva un fragmento de billete que supere el 50% del área inicial de dicho billete, se lo cambiarán sin problema en cualquier entidad financiera o incluso en una sucursal del Banco de España. Este cambio no tiene coste alguno para la persona que lo cambie, dado que sólo pagarán una tasa de 10 céntimos por billete las empresas dedicadas al transporte de billetes, entidades financieras o cualquier otro tipo de empresa que tenga más de 100 billetes deteriorados. Por otra parte, si el billete presenta excepcionalmente un defecto de fabricación, puede canjearse en el acto de su presentación en análogas condiciones en cualquier sucursal del Banco de España o a través de una entidad de crédito.

Los billetes manchados, ensuciados con inscripciones o rotos, una vez reconocidos, pueden canjearse por billetes nuevos de igual valor. Otra opción es abonar su importe en la cuenta corriente de la entidad financiera que señale el presentador. En todos los casos, tanto en la entidad financiera de crédito como en el propio Banco de España, se podrá exigir una declaración de la persona que cambia dichos billetes si se tienen dudas sobre la propiedad del billete o incluso si existen riesgos o indicios de falsificación o robo previo del billete.

Actualmente, existen 15 sucursales del Banco de España en diferentes capitales de provincia, tal y como se puede observar en el siguiente detalle de direcciones y teléfonos.

Comunicación corporativa