Jordi Roca, nombrado mejor repostero del mundo en 2014 por la revista Restaurant, ha acompañado a Carlos Soria en la Expedición BBVA 2015 para elaborar los menús que el alpinista y su equipo llevarán durante el ataque a cumbre del Annapurna (8.091 m).

Durante la marcha de aclimatación, la expedición recorrió el valle del Khumbu situado en las faldas del Manaslu. La gran cantidad de nieve acumulada durante el duro invierno nepalí, hizo que el equipo tuviera que permanecer varios días en la localidad de Lho.

El desembarco de la Expedición BBVA en este pequeño pueblo revolucionó por unos días la tranquila vida de sus gentes. El punto fuerte fue la gran chocolatada que organizó el repostero del Celler de Can Roca para las cerca de 160 personas que habitan el monasterio de Lho.

Para Jordi Roca, alquimista de la repostería y mago del chocolate, fue todo un reto cocinar en esas condiciones y para tanta gente. Contó con la colaboración de un pinche de lujo, Carlos Soria, que le ayudó en la logística.

Todo el esfuerzo fue recompensado con las sonrisas de los niños que estudian en el monasterio para ser lamas. “Ver esas pequeñas sonrisas con sus cazos y sus caras llenas de chocolate es el mejor regalo que nos pueden dar”, afirmaba Jordi satisfecho con el trabajo realizado.

Para la mayoría de estos niños, seguramente era la primera vez que probaban chocolate. Al principio sus caras eran de extrañeza pero a medida que comían, se iban relamiendo hasta dejar sus platos completamente vacíos.

Ellos no eran conscientes, pero habían tenido la suerte de tomar un chocolate caliente hecho por el mejor repostero del mundo. Por su parte, Jordi Roca había podido cocinar los que en ese momento eran sus mejores clientes del mundo.