Las siglas de tasas e impuestos se escriben con mayúsculas (IVA, IRPF, ISR); pero, cuando se desarrollan, las palabras que las integran se escriben con iniciales minúsculas si son nombres comunes: impuesto sobre el valor añadido, impuesto sobre la renta de las personas físicas, impuesto sobre la renta, tal y como señala la Ortografía académica.

En los medios de comunicación pueden leerse frases como «El Ministerio de Hacienda quiere simplificar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)» o «La alternativa es reducir las cotizaciones sociales, compensando la consiguiente merma de ingresos con un nuevo aumento del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)».

Leer más en: http://www.fundeu.es

Consulta todas las recomendaciones de Fundéu BBVA sobre lenguaje económico y financiero en esta aplicación gratuita para Android e iOS.

Comunicación corporativa