Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tecnología Act. 11 ago 2017

Un nuevo datáfono acepta todos los medios de pago

datafono-acepta-todos-medios-pago-bbva

El terminal inteligente también sirve para mostrar publicidad y analizar qué productos se venden mejor.

Por Rachel Metz

El año pasado, el que era entonces director de Google Wallet, Osama Bedier, decidió que estaba en el bando equivocado del negocio de los pagos. Ahora su nueva empresa, Poynt, tiene un nuevo tipo de terminal para tarjetas de crédito. Su elegante dispositivo con pantalla táctil cuesta 299 dólares (unos 233 euros) y acepta tarjetas con chips incrustados, que pronto serán de uso generalizado en Estados Unidos, además de pagos digitales, y en él se pueden ejecutar aplicaciones para programas de fidelización o análisis de ventas, por ejemplo. Poynt desveló el dispositivo el miércoles pasado y tiene previsto distribuirlo en los comercios a principios de 2015.

La aplicación de pago digital de Google, Google Wallet, ofrece a los consumidores una serie de funciones relacionadas con los pagos, entre ellas una forma rápida de pagar en las tiendas mediante el contacto de un teléfono con un chip NFC, siglas en inglés de comunicación de campo cercano. Aunque la adopción de Google Wallet ha sido lenta, la tecnología NFC está ganando popularidad y es probable que se generalice su uso con la introducción de un sistema parecido de Apple, llamado Apple Pay.

 

un-nuevo-datafono-acepta-todos-los-medios-de-pago-bbva

El dispositivo de pago de Poynt tiene dos pantallas, una para los clientes (la que se muestra en la foto) y otra para el comerciante. Foto: MIT Technology Review.

Mientras, las principales empresas de tarjetas de crédito estadounidenses están obligando a los comercios a aceptar un tipo de tarjeta más segura, que desecha la familiar banda magnética en favor de un chip que usa una serie única de números para cada transacción (un estándar conocido como EMV, siglas de «Europay, Mastercard y Visa», por las empresas que respaldaron la tecnología en un principio).

Este cambio, que ya se ha dado en otras partes del mundo y que tiene como objetivo impedir los fallos de seguridad que se han dado en grandes comercios como Target, Neiman Marcus y Home Depot, significa que, para octubre de 2015, los comerciantes estadounidenses tendrán que poner al día millones de terminales de venta para que admitan las nuevas tarjetas o tendrán que hacerse responsables de cualquier transacción fraudulenta.

Bedier, antiguo ejecutivo de PayPal que llegó a Google en 2011, vio una oportunidad para trasladar su interés de los aparatos que podemos usar para hacer pagos, a los que se usan para manejar las transacciones: terminales de punto de venta y cajas registradoras.

«Por muy importante que sea el valor, no puedes obligar a la gente a instalar una nueva tecnología sólo porque sea ‘agradable de tener«, afirma Bedier. «La gente sólo cambia la tecnología cuando no les queda más remedio».

El terminal de Poynt está dominado por dos pantallas táctiles que se encuentran en un ángulo. Una de ellas tiene 7 pulgadas y es la que usará el dependiente para hacer la cuenta, y la otra tiene 4,3 pulgadas, mira en dirección contraria y es la que ve el cliente para comprobar los detalles de la transacción y aprobarla. El vértice superior del dispositivo aloja una ranura para introducir una tarjeta, y lleva incorporada una impresora que saca el papel por una abertura que hay debajo de la pantalla del cliente.

Bedier explica que el dispositivo de Poynt está hecho para aceptar todo tipo de pagos que pudieran popularizarse en los próximos años. Acepta pagos vía NFC (usados por servicios como Google Wallet y el nuevo Apple Pay de Apple) y códigos QR. También incluye Bluetooth.

Bedier me demostró cómo funciona durante una entrevista a través de una llamada de vídeo por Skype. El terminal de Poynt que usó ponía «Bienvenido a la Panadería de la Calle Principal» en la pantalla del cliente y mostraba distintas opciones de pago. Los comercios pueden usar la pantalla para exhibir anuncios u ofertas en la tienda cuando no se está usando para hacer pagos, explica Bedier.

Bedier llamó a un compañero y le pidió que hiciera una compra usando Apple Pay en un iPhone: Bedier tecleó el importe debido y el compañero tocó el terminal con su iPhone al tiempo que colocaba el dedo para validar su identidad sobre el botón de inicio del teléfono, que en los nuevos modelos también es un lector de huellas digitales.

La terminal de Poynt pesa alrededor de medio kilo y contiene un módem inalámbrico y una batería recargable que dura ocho horas, lo que significa que se podría llevar por una tienda o un restaurante si hiciese falta. Viene con tres aplicaciones, entre ellas una de caja registradora y otra que permite a los comercios investigar datos sobre sus ventas, por ejemplo qué se vende mejor y qué peor.

Además de convencer a los comerciantes de pagar los 299 dólares por el dispositivo (Bedier afirma que es lo que pagarían por un nuevo terminal en cualquier caso), Poynt tendrá que despertar interés entre los desarrolladores. Bedier explica que la empresa no ganará dinero con las ventas del dispositivo, ni quedándose un porcentaje de las comisiones por venta. Su intención es conseguir una parte de los ingresos de las aplicaciones que se ejecuten en el dispositivo.

Esto significa que Poynt depende principalmente del éxito de las aplicaciones de desarrolladores para sobrevivir. El miércoles demostró los pasos que ya había dado para reunir a desarrolladores y citó a seis socios comerciales, entre los que estaban Inuit, Vend y Kabbage, y lanzó un kit de desarrollo de software con la esperanza de atraer a otros desarrolladores.

Otras historias interesantes