Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas personales 24 abr 2017

Ocho consejos de andar por casa para ahorrar en las facturas de luz, agua y calefacción

La subida del recibo de la luz enciende las alarmas en las economías domésticas. Sin embargo, esta serie de consejos prácticos en las condiciones de habitabilidad de la casa pueden reportar un importante ahorro.

Si bien es cierto que algunas de estas recomendaciones pueden acarrear inversiones o gastos extras, éstos se amortizan de manera clara con el tiempo, según la mayoría de organizaciones de consumidores.

1.- Eficiencia energética

Esta certificación ya venía marcada por una directiva europea para los edificios de nueva construcción. Si uno vive en una casa antigua, también puede recurrir a un experto que realice una auditoria energética con la que se compruebe si hay fugas de aire o bien cotejar el estado en el que se encuentran calderas, radiadores y diversos aparatos eléctricos. El desembolso inicial para dicha certificación se puede compensar con el ahorro logrado a futuro.

2.- Comprobación propia

Si no se opta por un experto para un diagnóstico de eficiencia energética, uno mismo puede comprobar el estado de las ventanas, puertas o algunos extractores. Si se detecta algunos escapes, pueden sellarse de manera sencilla con silicona o con la colocación de burletes en algunas puertas que impidan la pérdida de calor en invierno o un aislamiento eficaz en el verano.

3.- Nuevas bombillas

Las viejas bombillas están en pleno proceso de extinción, pero aún se utilizan en muchos hogares. Es cierto que el precio de las lámparas led o bombillas de bajo consumo es más elevado que las tradicionales; pero, como en los consejos anteriores, el ahorro se notará con el tiempo. Su vida útil es más longeva que la de las viejas bombillas y el consumo de luz es muy inferior.

4.- Elementos decorativos prácticos

Las cortinas, las persianas o las alfombras no son tan sólo elementos decorativos. Según la orientación de la casa, pueden tener una importancia muy significativa en los meses de calor, al igual que la instalación de toldos en ventanas o ventanales.

Si se evita la entrada directa del sol en las horas de más calor, el consumo en aire acondicionado o mediante ventiladores se reduce de manera sustancial. Incluso, las cortinas pueden ser un bien aislante en el invierno y la colocación de alfombras permitirá en aquellos puntos más fríos del hogar un ambiente más confortable. Popularmente, se dice que el frío se cuela por los pies.

5.- Uso racional de aparatos

Puede parecer un consejo muy básico, pero en la práctica muchas veces se dejan encendidos algunos aparatos eléctricos que no se utilizan en determinados momentos. Dejar encendida la televisión o la pantalla del ordenador, aunque sea en la fase conocida como stand by, supone un derroche de energía. Por no hablar de luces encendidas en las habitaciones o cuartos en los que ya no se está.

6.- Ducha frente al baño

No todo se concentra en el consumo eléctrico. La factura de agua se puede controlar también con el hábito de la ducha frente a un placentero baño que precisa de muchos más litros de agua. Bien es cierto que el ahorro no se conseguirá si uno pasa más tiempo del necesario bajo el chorro placentero de la ducha. Se trata de un correcto aseo y no de una sesión de spa.

7.- Regulación de calentadores

Tanto para el aseo propio como para algunos lavados, sobre todo si se hacen mediante aparatos eléctricos como lavadoras o lavavajillas, es conveniente ajustar el agua caliente a utilizar. No siempre es necesario las altas temperaturas para obtener un buen resultado.

8.- Programar el termostato

La agradable sensación de entrar en un hogar caliente en invierno o refrescado en la época de verano no debe suponer un gasto excesivo por tener radiadores o el aire acondicionado cuando no se está en casa. La posibilidad de programar estos aparatos y regular el termostato para que puedan activar una media hora antes de nuestra llegada también permite un consumo más eficiente.

Otras historias interesantes