Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera 17 ago 2018

Ocho indicadores para medir la salud financiera

Las finanzas personales no abarcan sólo ahorro y gasto, sino que existen otros factores que determinan la estabilidad financiera de las personas. Es por ello, que resulta apropiado conocer los indicadores que miden la salud financiera y así darle un seguimiento regular a las finanzas, corrigiendo a tiempo comportamientos desacertados.

Un estudio del Centro de Innovación de Servicios Financieros (CFSI, por sus siglas en inglés) analiza cuatro componentes de salud financiera relacionada con estos pilares: gasto, ahorro, préstamo y planificación. Cada uno de los cuales, a su vez, cuenta con dos indicadores para medir la salud financiera.

Lo que se haga en términos de gasto, ahorro, préstamo o planeamiento construirá la resiliencia y habilidad para buscar oportunidades futuras. El estudio presenta ocho indicadores para medir la salud financiera, que servirán para analizar si se encuentra en el camino de dificultades financieras y para saber qué se puede hacer para solucionarlas.

La investigación presenta cada indicador y su forma de medirla, con tres posibles respuestas utilizando los colores del semáforo por su significado. El verde sugiere comportamientos enfocados a una óptima salud financiera, en amarillo se establecen los hábitos que no están muy alejados de una salud financiera y el rojo indica patrones alejados de una salud financiera ideal.

1. Gastar menos de lo que se gana

La capacidad de una persona para gestionar con éxito el flujo de efectivo y gastar menos que el ingreso afecta directamente la posibilidad para construir ahorros y ser resistente frente a eventos inesperados. Se mide teniendo en cuenta la diferencia entre ingresos y gastos.

¿Qué indica si las finanzas son saludables?

Verde: gasta mucho menos o un poco menos de lo que gana.

Amarillo: gasta la cantidad que gana.

Rojo: gasta poco o mucho más de lo que gana.

2. Pagar las cuentas en tiempo y forma

El grado en que los individuos se mantienen al día con sus facturas y pagos arroja luz sobre lo bien que son capaces de gestionar sus compromisos financieros diarios. No todas las facturas son categóricamente de alta o baja prioridad para todos. Una persona podría tener flexibilidad en el pago del alquiler, basado en la relación con el propietario del inmueble, mientras que para otras personas eso sería poco probable.

¿Cómo se mide? Teniendo en cuenta el  porcentaje de cuentas que son pagadas en tiempo y forma.

¿Qué indica si las finanzas son saludables?

Verde: todas las cuentas son pagadas en tiempo y forma.

Amarillo: la mayoría de las cuentas son pagadas en tiempo.

Rojo: algunas cuentas son pagadas en tiempo y forma.

3. Gozar de suficientes ahorros en productos financieros líquidos

Tener suficientes ahorros líquidos es importante para hacer frente a un gasto inesperado como la caída repentina en ingresos por la pérdida de un miembro de la familia, una factura médica por un accidente imprevisto, la reparación del automóvil o de algún electrodoméstico del hogar.

Verde: ahorra regularmente poniendo dinero a un lado cada mes.

Amarillo: ahorra lo que sobra a fin de mes, sin un plan regular.

Rojo: no ahorra, por lo general gasta tanto o más que el ingreso.

4. Poseer suficientes ahorros o activos a largo plazo

Los ahorros a largo plazo son necesarios para lograr  seguridad financiera y aprovechar oportunidades tales como la inversión en la educación de los hijos. Estos ahorros o fondos tienen relación con los objetivos financieros y de vida de cada persona tales como iniciar un negocio, ahorrar para la universidad o comprar un auto o casa.

Verde: suficientes fondos para cubrir el retiro más fondos para tomar ventaja de futuras oportunidades

Amarillo: suficientes fondos para cubrir el retiro.

Rojo: fondos insuficientes para cubrir el retiro. (menos del 70%)

5. Tener una carga de deuda sostenible

Este ítem sugiere que las personas no deberían estar demasiado endeudadas puesto que podría conducir a dificultades financieras, incluida la quiebra.

El tipo de deuda puede ser una consideración ya que en la construcción de activos, las deudas como pago de educación o el pago de una vivienda se ve de manera diferente a la deuda relacionada con el consumo, como por ejemplo, tarjetas de crédito. Puede valer la pena tener en cuenta esta distinción.

Verde: cantidad correcta de deuda.

Amarillo: de alguna forma, muchas deudas.

Rojo: una excesiva cantidad de deuda.

6. Tener un buen historial crediticio

Aunque el historial crediticio es un indicador imperfecto de salud financiera, arroja luz sobre la capacidad de un individuo para acceder a un crédito y su propensión a devolverlo.

Verde: una puntuación excelente.

Amarillo: una puntuación justa.

Rojo: una puntuación pobre.

7. Tener seguros apropiados para cubrir potenciales emergencias

Tener un seguro apropiado permite a las personas ser flexibles ante gastos inesperados como la muerte de un ser amado o una emergencia médica. Los tipos de seguros están estrechamente relacionados con los factores variables como la edad, la composición del núcleo familiar, el número de dependientes, las exposiciones al riesgo e ingresos, entre otros.

Verde: cobertura con suficientes activos y potenciales emergencias.

Amarillo: cobertura con pocos activos.

Rojo: sin cobertura.

8. Planificar con anticipación los gastos

La planificación anticipada de los gastos indica que las personas están orientadas al futuro e interesadas en mejorar su situación financiera. Según el estudio de salud financiera del consumidor de CFSI, el comportamiento de planificar con anticipación estaba altamente correlacionado con la salud financiera.

Verde: exhibe un presupuesto, plan de gastos a medio y largo plazo.

Amarillo: exhibe algunos comportamientos de orientación financiera.

Rojo: no exhibe comportamientos de orientación financiera.

Al comprender de forma holística acerca de su salud financiera, los usuarios bancarios están más aptos o preparados para determinar el impacto de los productos financieros que usan y acerca de los comportamientos financieros que exhiben.

Por tanto, mejorar la salud financiera es una puerta para otras metas y sueños que también están relacionadas con la salud física y mental, estabilidad familiar, educación y movilidad económica.

BBVA es uno de los principales referentes globales en educación financiera. Desde el año  2014, BBVA Paraguay viene impulsando el programa ‘Adelante con tu futuro’, cuyo propósito es dotar a las personas de una formación financiera básica que les ayude a tomar mejores decisiones sobre sus finanzas.

Otras historias interesantes