Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Innovación Act. 17 ago 2017

Oslo, el asistente de Microsoft para documentos internos de empresa

Microsoft Silicon Valley Center oficinas recurso tecnologia innovacion empresas tech

La aplicación intenta anticiparse a las necesidades de información de los trabajadores.

La reputación como empresa innovadora de Microsoft ha sufrido en los últimos años a pesar de su innegable esfuerzo en investigación e ingeniería. Pero enterrada en un anuncio hecho en marzo sobre las aplicaciones para iPhone y iPad de Microsoft Office, estaba la presentación de una nueva aplicación que podría colocar a la compañía de nuevo a la cabeza del software de productividad.

Se llama Microsoft Oslo y funciona como una especie de asistente virtual. Extrae contenido de internet y de los datos internos de la empresa para ofrecer información importante, contexto y contactos cuando te hacen falta, incluso antes de que se te ocurra preguntarlo. Oslo, que actualmente sólo está disponible en modo de prueba con una distribución limitada, se incluirá en Office 365, el software de productividad para suscriptores de Microsoft para PC y dispositivos móviles, en la segunda mitad de 2014.

Oslo examina los documentos sobre los que estás trabajando para producir una selección de artículos relevantes para que los leas, páginas web que visitar, vídeos que ver y podcasts que escuchar, presentados en una página al estilo de Pinterest de baldosas sobre las que clicar.

Si, por ejemplo, estás a punto de asistir a una reunión, tu tablón Oslo puede presentar una entrada de blog escrita por quien va a dirigir la reunión, un artículo sobre el tema a tratar, y noticias relevantes sobre la competencia de tu empresa. La aplicación también extrae información interna específica, haciendo que sea más fácil descubrir, por ejemplo, a los compañeros con experiencia en los proyectos sobre los que estás trabajando. Es una posibilidad que podría resultar atractiva para organizaciones que son demasiado grandes como para que todo el mundo esté al tanto de las actividades de los demás.

"Sabe todo lo que estoy haciendo. Lo que estoy leyendo, a qué cosas le doy al 'me gusta' a quién sigo, con quién interactúo, a quién respondo antes, y me presenta una experiencia personalizada sobre qué contenido es más interesante, en qué cosas debería meterme, con quién debería interactuar", explica la directora encargada del paquete Microsoft Office, Julia White.

Mi trabajo ya no se basa en quién me ha mandado el último correo, sino en qué es más importante para mí"

Oslo es la primera aplicación que se construye sobre una plataforma conocida como Office Graph, una base de datos desarrollada por los antiguos empleados de Fast Search & Transfer en Oslo, Noruega, adquirida por Microsoft en 2009. Office Graph recoge información de todo el espectro de los productos Microsoft (teniendo cuidado, supuestamente, de distinguir entre la información pública y la privada) y usa algoritmos de aprendizaje automático para identificar patrones útiles.

Microsoft vs Google

Oslo parece una respuesta empresarial a Google Now, que se agazapa en el fondo en los dispositivos Android, esperando el momento de saltar con información relevante sobre el tráfico, o los resultados deportivos (ver "Google afina su búsqueda para competir con Siri de Apple"). También tiene similitudes con la nueva asistente móvil de Microsoft, Cortana (ver "Microsoft quiere que eduques a su asistente virtual").

El paralelismo con Google no es casual. Microsoft se esfuerza por competir no sólo con Google Search, Google Docs, Google Drive y Android, sino con la capacidad de Google para obtener grandes volúmenes de datos. Con Oslo, la empresa intenta aprovechar la información que sus clientes han vertido en sus productos, desde la búsqueda (Bing) y el correo electrónico (Outlook), hasta las redes sociales (Yammer), la creación de documentos (Office) y la distribución de contenido (SharePoint). Entre todos estos productos, es muy probable que Microsoft tenga acceso a más información registrada que cualquier otro proveedor de servicios del mundo.

Office Graph tiene acceso a documentos internos que son invisibles para Google, y tiene el potencial para saber dónde, cuándo, cómo y por quién son usados. Oslo es un intento por reunir estos hilos dispares en un flujo de información que puede ayudar a los individuos a sacar adelante el trabajo. Es más, aplicar una tecnología parecida a productos de Microsoft dirigidos a la gestión de las relaciones con los clientes, por ejemplo, podría dar a la empresa una ventaja sobre la competencia como Oracle, Salesforce y SAP.

Oslo es una prueba importante del rumbo que podría tomar la empresa bajo la batuta de su nuevo director ejecutivo, Satya Nadella, quien ha dirigido el grupo de Nube y Empresa de Microsoft durante los tres últimos años. Así como su predecesor, Steve Ballmer, se agarró a los restos del sistema operativo Windows como un salvavidas ajado (la versión iOS de Office apareció cuatro años después del debut del iPhone), Nadella ha reconocido la necesidad de la empresa de seguir adelante, haciendo hincapié en una estrategia que ha bautizado como "lo móvil primero, la nube primero". Y aunque Oslo ya se estaba desarrollando antes de que él tomara el mando, la tecnología pone en lugar destacado la nube móvil, precisamente lo que Microsoft tendrá que potenciar si quiere volver a mandar en la vida digital.

Otras historias interesantes