Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas personales Act. 08 may 2017

Pasos a seguir cuando se pierde el trabajo

ESPAÑA-DESEMPLEO-INEM:MD04. MADRID, 03/12/08.- Un grupo de personas hacen hoy cola en la entrada de una oficina de empleo de la Comunidad de Madrid. El paro llegó en noviembre a 2.989.269 personas, creciendo a una media de 5.708 al día, por lo que hoy se superan los 3 millones de desempleados. EFE/Victor Lerena

La pérdida de un empleo suele generar dudas acerca de qué hacer desde la nueva situación de desempleo. Transcurrido un primer momento de decepción por el perjuicio sufrido, conviene ponerse en marcha de manera ordenada y metódica con el fin de retornar cuanto antes al mercado laboral.

Se debe tener presente desde un principio que el camino para volver a trabajar es en sí mismo un trabajo. Superado el choque inicial que supone tener que dejar de trabajar, habrá que dedicar a la búsqueda de un nuevo empleo un tiempo similar al destinado a la última ocupación laboral.

Acudir al SEPE

El primer paso a dar es el de personarse en un plazo de 15 días en una oficina del Servicio Público de Empleo (SEPE), antiguo INEM, para inscribirse como demandante de empleo. Antes de acudir a la oficina de empleo hay que solicitar obligatoriamente una cita previa por internet o por teléfono. Es recomendable ir a la oficina de empleo siempre, se tenga o no derecho a recibir la prestación o el subsidio de desempleo. El SEPE ofrece desde servicios de orientación laboral hasta cursos de formación, sin olvidar las ofertas de empleo. Además es habitual que las compañías oferentes de empleo vean como un incentivo los descuentos a los que puede acceder si el candidato a contratar está registrado en el paro.

Otro de los aspecto a aclarar desde el inicio es conocer si se tiene derecho a recibir la prestación de desempleo. Para ello es imprescindible haber cotizado por un mínimo de 360 días en los 6 años previos y haber estado dado de alta en cualquier régimen que cotice por desempleo. Los empleados del hogar y los autónomos no podrán disfrutar de la prestación, salvo que estos últimos hayan cotizado por cese de actividad. En todo caso el disfrute de la prestación variará entre los 4 meses y los 2 años dependiendo del tiempo que se haya cotizado en el último sexenio.

Una vez obtenida la tarjeta del paro, hay que presentar una serie de documentos para solicitar la prestación por desempleo. Habrá que rellenar el impreso de la solicitud de la prestación, aportar el DNI en vigor y el libro de familia y el certificado de empresa firmado y sellado donde se haya trabajado en los últimos seis meses.

Aquellos desempleados que no cumplan todos los requisitos necesarios para acceder a la prestación, podrán solicitar el subsidio de desempleo. En este caso lo único que cambia en cuanto a los documentos a presentar con respecto al caso anterior es el modelo de solicitud a rellenar.

Decidir el camino a seguir

La pérdida del trabajo puede convertirse en una magnífica oportunidad para repasar el camino profesional recorrido hasta el momento y plantear cómo se quiere continuar a partir de entonces. Un balance sincero, tras una sosegada reflexión, puede ser clave a la hora de acertar con el camino que se tome en la nueva etapa. El repaso de los aspectos positivos y negativos de las experiencias anteriores, la detección de los puntos fuertes y débiles de uno mismo y una radiografía sobre el estado actual del sector y el mercado laboral son los principales ingredientes a tener en cuenta para que el futuro empleo vaya lo más alineado posible a la decisión de carrera que se tome.

Un plan buscar un nuevo empleo

Una vez decidido cuál es el camino profesional que se desea recorrer, el primer paso a dar es el de la confección de un buen currículum. El CV tiene que ser presentar una línea clara, ser conciso en sus contenidos y en él se debe destacar la experiencia profesional por encima de las titulaciones. Otro aspecto importante a incluir son los logros que se hayan conseguido cumplir durante los años trabajados. Un CV con hitos cuantificables permite al posible empleador hacerse una mejor idea del perfil del demandante de empleo.

Una vez confeccionado el CV se recomienda darse de alta en LinkedIn, la red social orientada a las empresas, los trabajadores y el empleo. LinkedIn no es sólo un lugar en el que poder estar al tanto de las ofertas de trabajo. Se trata de una magnífica herramienta para poder establecer o retomar contactos profesionales con los que hacer networking. El networking se trata de establecer contactos profesionales para poder sacar provecho de los mismos para darse a conocer, aprender de los demás y encontrar oportunidades laborales y de negocio. Asimismo, es muy conveniente que las personas del entorno y los excompañeros de trabajo estén al tanto de la nueva situación y de las aspiraciones laborales que se tengan. El networking cobra especial importancia si se tiene en cuenta que solamente el 20% de las ofertas de empleo se hacen públicas.

Por otra parte, hay que tomarse un tiempo para darse también de alta en las principales webs de búsqueda de empleo. El primer paso puede ser un tanto tedioso por la información requerida pero una vez pasada esta fase, la variedad y cantidad de empresas que utilizan estas webs para reclutar empleados hace que ese primer esfuerzo merezca la pena.

Formarse siempre es aconsejable

La búsqueda activa de empleo requiere de una metodología y una dedicación adecuados cuyo complemento perfecto es la formación. Se puede acceder a formaciones gratuitas tanto a través de los servicios del SEPE como por medio de las ofertas de las distintas administraciones públicas. Además, la formación a través de internet que ofrecen las empresas especializadas es hoy en día muy variada y específica. La elección de cursos presenciales, online o mixtos dependerá del tiempo del que se disponga y de la idoneidad de las ofertas que se encuentren pero apuntarse a uno de ellos mientras se está en paro supone una inversión inteligente para cuando se vuelva a tener empleo.

Otras historias interesantes