Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Emprendimiento 07 abr 2014

Pau Garcia-Milà: “La computación en nube del futuro será privada”

Telefónica compró la semana pasada EyeOS, un escritorio en la nube desarrollado por Pau Garcia-Milà que le valió el premio ‘MIT Technology Review’ Innovadores menores de 35 al Innovador del año en 2011.

La semana pasada, Telefónica anunció la compra de EyeOS, un escritorio en la nube creado por Pau Garcia-Milà. El sistema, cuyo origen se remonta a 2005, permite guardar y modificar archivos a través del navegador web de cualquier ordenador, una capacadidad que acabaría conociéndose como computación en la nube. Gracias a su invento, Garcia-Milà recibió, además, el premio MIT Technology Review Innovadores menores de 35 al Innovador del año y el Premio Príncipe de Asturias en 2011.

Pau Garcia Mila premio MIT technology review innovadores menores de 35 Innovador del año y premio principe de asturias 2011 BBVA

Pau García-Milà, premio MIT Technology Review Innovadores menores de 35 al Innovador del año en 2011

Escribías en tu blog, con motivo de la compra, que “éxito no es que te compren. Es que te usen, que te recomienden”. ¿Estás hoy más cerca del triunfo?

Esta venta es un paso grande hacia el éxito, pero no es el éxito en sí mismo. Me da miedo que haya gente que entienda esto como lo mejor que le puede pasar a un emprendedor, cuando yo creo que lo mejor que te puede pasar es que la gente use lo que has creado.

¿Por qué crees que Telefónica ha decidido comprar EyeOS?

Telefónica es capaz de reconocer el talento externo y no solo el interno, lo cual habla muy bien de ellos. A diferencia de otras empresas que nos han copiado, desde 2010 ellos siempre han preferido colaborar con nosotros.

¿Seguirás involucrado en EyeOS o te dedicarás a nuevos proyectos?

Seguiré vinculado en la parte de innovación, pero de forma externa y sin estar en el día a día. Además, con un grupo de empresarios y emprendedores presentamos hace unas semanas IdeaFoster, y tampoco descarto que haya nuevas ideas y proyectos a lo largo del año.

¿En qué consiste ese nuevo proyecto?

IdeaFoster es para gente que tiene una idea pero no tiene a quién pedir ayuda ni tiempo para materializarla. Está dirigida a personas con la capacidad económica de sacar el proyecto adelante, porque no está enfocada conseguir dinero sino a encontrar el mejor precio. Desarrollamos un plan con las mejores empresas de la ciudad, a las que se aprieta para que ajusten el presupuesto, y ayudamos en todo el desarrollo para que la idea llegue a buen puerto.

En tu libro ‘Tienes una idea (Pero aún no lo sabes)’ explicas cómo potenciar la aparición de nuevas ideas. ¿Qué consejo le darías a alguien en esa situación?

Le diría que el cerebro es como un músculo más y que se puede ejercitar la creatividad igual que ejercitamos los bíceps. Se trata de enseñar a fabricar ideas, y aprender cómo el cerebro interactúa con nosotros cuando las tenemos y cómo provocar esa interacción. Una forma de conseguirlo es ver cuáles son nuestras pasiones y qué podemos mejorar de nuestro entorno.

Utilizar tu pasión para mejorar el entorno, ¿así se te ocurrió, con 17 años, crear EyeOS?

Tiene menos misterio de lo que parece. La única razón por la que lo creamos -él junto a un compañero- fue porque existía la necesidad de poder trabajar desde dos ordenadores distintos. Con el tiempo nos dimos cuenta de que nuestra necesidad podía tenerla mucha más gente y fue ahí cuando EyeOS acabó siendo una empresa.

¿De dónde salió el nombre?

Lo sugirió mi madre. Le expliqué que era un sistema operativo muy visual y propuso llamarlo sistema operativo del ojo, que en inglés sería eye operating system.

Entonces, ¿es un sistema operativo?

EyeOS permite la virtualización avanzada de escritorios para empresas. Es como mandar tu escritorio a la nube y desde cualquier ordenador del mundo acceder a él. Esto permite trabajar desde cualquier lugar como si tuviéramos nuestro ordenador delante, con los mismos programas y datos.

¿Es como una copia de tu ordenador en la nube?

En realidad no es una copia sino el ordenador en sí mismo. No ves una copia de la información como en Dropbox, sino que trabajas con la información real en un escritorio virtual al que accedes desde cualquier ordenador.

Pero, ¿no utiliza la nube de forma similar a sistemas como Dropbox?

Es totalmente distinto a servicios en la nube, porque no es un producto sino una tecnología que se usa para otros productos. En este sentido compite más con VMware y Citrix que con Google Docs.

¿Qué se siente al haber sido en un pionero del cloud computing, cuando este aún no tenía ni nombre?

Lo de ser pioneros no tiene mucho mérito porque en el mundo de la tecnología ser el primero no importa, importa ser el mejor. Pero sí que es un problema cuando una tienes que ir a una empresa para presentar una solución para la virtualización avanzada de escritorios y solo tienes 18 años.

En tu opinión, ¿cuál es el futuro de la nube?

Es difícil de saber, pero creo que al final existirá una nube privada. Habrá una nube pública para los particulares, y las empresas que ofrecen estos servicios tendrán una nube privada que controlarán al 100% en beneficio de la privacidad.

Si la nube se generaliza, ¿crees que supondrá un problema para la privacidad y la seguridad?

La privacidad es un problema al que se debería dar más importancia hoy en día, y la seguridad es un tema que se puede tratar. Al final, creo que los mejores hackers trabajarán para mejorar la seguridad y no para destruirla.

En 2011 obtuviste el premio MIT Technology Review Innovadores menores de 35 al Innovador del año. ¿Cómo afectó a tu carrera?

Fue uno de los más importantes que he ganado en toda mi vida y la cambió por completo. Desde ese momento he creído más en lo que hago y en mi capacidad para hacer cosas. Fue lo mejor que me podría haber pasado.

¿Cómo valoras la situación del emprendimiento en España?

Se ha hecho un esfuerzo tan grande en promocionarlo que a mí me da miedo, es una moda peligrosa. Si a todo un país le dijeran que la única forma de salir de la crisis es ser bombero la gente acabaría odiando a los bomberos. Emprender es algo bonito pero no tiene que pintarse como fácil porque tienes que estar preparado para absorber los golpes. Yo lo enseñaría como una opción más, pero para muchos políticos parece que es la única.

Otras historias interesantes