BBVA Francés abrió su convocatoria para la 28 edición del Premio al Emprendedor Agropecuario, uno de los galardones más preciados para los innovadores del campo argentino.

La experiencia de 27 ediciones consecutivas que expresaron un éxito notable en sus objetivos ha hecho que la idea de realizar una nueva edición del Premio al Emprendedor Agropecuario vuelva a tener vigencia plena para BBVA Francés, que ha logrado convertirlo en uno de los galardones más preciados para el sector.

Se trata ya de un verdadero clásico de todos los años y por ese motivo BBVA Francés anunció la convocatoria para concursar en la 28 edición del citado premio 2017 y precisó que la recepción de los trabajos de los emprendedores se van a recibir hasta el 11 de agosto.

Desde su instauración como premio al sector de los emprendedores del agro el galardón ha ido creciendo en prestigio y no solo se ha convertido en un reconocimiento real para aquellos que han desarrollado innovaciones muy significativas en esa área de la actividad económica, sino que en todos los años ha funcionado y funciona como un estímulo e incentivo para aquellos empresarios, productores y profesionales del agro que despliegan nuevas ideas.

El objetivo principal es destacar la imaginación de los emprendedores que les haya permitido o les facilite el logro de objetivos claros como la rentabilidad de su empresa agropecuaria. Esto se traduce en una mejora económica a través de la reducción de costos de producción o de comercialización, por ejemplo.

Sin duda, la incorporación y el desarrollo de nuevas alternativas de producción van a catalizar el negocio del agro en cada caso. De eso se trata, de incorporar con mucha imaginación y desplegar nuevas tecnologías que optimicen las producciones tradicionales.

Mejora de la rentabilidad a través de la  transformación

La dinámica que se ha detectado en todos los trabajos de los innovadores agropecuarios es en la mayoría de los casos —tal como lo señala BBVA y otros integrantes del jurado que definen los premios— de una notable labor de transformación que en la mayoría de los casos ha repercutido en una mejora sustancial en la rentabilidad del agro, lo que constituye un valor agregado muy impactante para todo el sector.

Por otra parte, participantes y observadores señalaron desde hace varias ediciones que el Premio tiene un prestigio extra que parte de la tarea profesional y transparente del jurado. Integrado por la máxima autoridad de BBVA Francés; los presidentes de la Sociedad Rural Argentina, de la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria, del INTA, de Confederaciones Rurales Argentinas, de la Bolsa de Cereales, de AACREA y del Consejo Profesional de Ingeniería Agronómica, además del director del Instituto Superior de Enseñanza, Estudios y Extensión Agropecuaria.

Es importante destacar el crecimiento y valor del Premio de BBVA Francés a los Emprendedores Agropecuarios si se tiene en cuenta que ya son más de 800 los trabajos realizados en distintas ediciones. También juega un papel clave las categorías que se reconocen como son: Premios a la actividad agropecuaria con orientación educativa; también a la actividad agropecuaria con orientación social y comunitaria, y a la actividad agropecuaria con orientación tecnológica y productiva.

Hay además un galardón para la actividad agropecuaria con orientación ecológica y conservacionista, que ha adquirido con el tiempo un valor muy específico y finalmente, el premio a la actividad agropecuaria en la que se manifieste ingeniosidad empresaria y “El gran Premio al Emprendedor Agropecuario”.

Es muy importante resaltar que el premio no es en dinero sino el reconocimiento del jurado de notables y un detalle de la edición 28, que es la escultura del maestro Antonio Pujía, denominada “Siembra Esperanzada”.

Comunicación corporativa