La realidad virtual, el ‘big data’ y la tecnología ‘blockchain’ están cambiando las normas del sector inmobiliario y diversas ‘startups’ buscan su lugar en el mercado de compra y venta de viviendas.

Ahora es el turno del sector inmobiliario. El mercado de compra y venta de viviendas tiene nuevos inquilinos, las llamadas ‘proptech’, ‘startups’ que buscan innovar y aportar valor añadido a través de la tecnología en el sector inmobiliario. Estas compañías reciben su nombre de la unión de ‘property’ y ‘technology’ y compiten con portales tradicionales como los españoles Idealista o Fotocasa.

‘Tours’ virtuales

Más allá de los vídeo juegos, la realidad virtual (RV) puede acelerar las ventas y los alquileres de las propiedades, afirman empresas del sector como la ‘startup’ española Baboonlab. El grupo Goldman Sachs estima que en 2025 el negocio de la RV en el sector inmobiliario mundial superará los 2.600 millones de dólares.

Gracias a la RV los usuarios pueden hacer un ‘tour’ virtual por la propiedad que les interesa, ver qué acabados se ajustan mejor a la construcción, cómo quedaría la vivienda con una reforma concreta, pintarla de un determinado color, amueblarla.. y todo a través de unas gafas. “La realidad virtual es una excelente herramienta para que los constructores enseñen su producto a los clientes potenciales antes de excavar ningún agujero en el suelo”, afirma en una entrevista Ben Bancroft, director de la compañía británica ArcMedia, que se dedica a crear imágenes por ordenador de espacios todavía por construir.

Pero no se trata solo de ver, sino de sentir. Para Bob Yuan, presidente de Circle Visions, no se puede competir contra las emociones que despierta esta tecnología. “Se pueden abrir puertas, encender las luces, el usuario experimenta sensaciones”, explica Yuan. Su empresa ofrece visitas virtuales por propiedades imaginarias para que los clientes se hagan una idea de lo que será la vivienda una vez terminada.

Tours virtuales a viviendas ofrecidos por la empresa Circle Visions

Del mismo modo, los drones están escalando posiciones. Las vistas desde estos aparatos voladores ofrecen una visión global del inmueble desde el aire, aportando nuevas perspectivas sobre las propiedades y el entorno. Gracias a la vista de pájaro el cliente puede ver las comunicaciones de las que dispone, los servicios comunitarios, el nivel de tráfico de la zona… Las imágenes aéreas, además, facilitan el seguimiento de una obra y permiten detectar posibles fallos con antelación.

Buscadores “sabelotodo”

El ‘big data’, la geolocalización y el ‘machine learning’ son clave para hacer llegar a los consumidores e inversores inmobiliarios las ofertas más atractivas. Los buscadores de casas están avanzando a pasos agigantados. De acuerdo con el periódico británico The Telegraph, los buscadores del futuro serán personalizados y manejarán enormes cantidades de datos, incluyendo interacciones en redes sociales y la historia web de los usuarios para crear así un perfil del estilo de vida de los compradores.

“Mientras hoy en día los buscadores de viviendas filtran por presupuesto y número de dormitorios, los consumidores del año 2.020 esperarán que los motores de búsqueda se conecten a sus datos personales y sepan si quieren una propiedad que tenga un jardín con orientación sur, cerca de una estación de tren, próxima a una escuela de música para su hija o un bar que sirva buena cerveza artesanal”, asegura Douglas McCabe, CEO de Enders Analysis.

Mayor seguridad

En comparación con la realidad virtual y el ‘big data’, el papel de la tecnología ‘blockchain’ en ‘proptech’ a corto plazo no está claro. La firma especializada Finovate apunta a que algunos expertos creen que el uso significativo de ‘blockchain’ está a años de distancia, aunque otros ven oportunidades para mejorar la solicitud y la concesión de préstamos, aumentar la transparencia en términos de propiedad y mejorar la seguridad e integridad de las transacciones.

Igual te interesa…

comida-foto-movil-pastel-foodtech-calorias-app-recurso-BBVA

Unas de las principales protagonistas en este negocio de tecnología y ladrillo son las agencias digitales, que se han consolidando en los últimos años especialmente en Reino Unido. “La gente se siente cada vez más cómoda con el modelo ‘online’, lo que debería ir aumentando la participación de las agencias virtuales en Reino Unido”, afirma Alex Gosling, fundador de Housesimple. Actualmente, las agencias virtuales tienen un 5% del mercado y podrían llegar al 15% – 20% para 2.020”

Según Anida, la inmobiliaria del grupo BBVA, en los últimos cinco años el sector ‘proptech’ ha pasado de captar unos 200 millones de euros a los 2.500 millones actuales, lo que ha propiciado que el número de empresas proptech haya aumentado en el mismo periodo de 72 a 235. La mayoría son norteamericanas y británicas y trabajan principalmente en la administración de propiedades, analizando la oferta y la demanda con ayuda del big data. Otras plataformas destacadas son Be Street Smart o Movebubble en Reino Unido o la aplicación BBVA Valora en España, que cuenta ya con 1,7 millones de búsquedas.

BBVA Valora permite conocer el precio más adecuado para comprar o alquilar una casa

Otras startups ‘proptech’ ayudan a simplificar los procesos. Housy, una plataforma que arrancó a principios de año, permite a los propietarios vender o alquilar sus inmuebles sin comisión o Housell, que echa una mano a los clientes para que vendan su vivienda sin intermediarios ni agencias. Otras intentan diversificar los inversores, por ejemplo, las plataformas de ‘crowdfunding’ InvesReal, Inveslar, Privalore o Housers, realizando esta última ventas por un importe de 17 millones de euros en 2016.

Algunas empresas de alquiler ‘online’ como Wimdu, Spotahome y la famosa Airbnb también forman parte del ecosistema. Además, el ‘proptech’ abarca diversos ámbitos, entre ellos, la domótica con herramientas como Iomando o Momit que ya ofrecen incluso abrir puertas o ajustar la temperatura de una vivienda desde el ‘smartphone’.

España y su mapa ‘proptech’

La consultoría inmobiliaria Aguirre Newman ha publicado recientemente un mapa que contiene las 130 empresas ‘proptech’ españolas que buscan transformar el sector inmobiliario en los próximos años.

El mapa divide las empresas en nueve categorías, desde portales hasta soluciones tecnológicas ‘peer to peer’ para el alquiler y la venta pasando por el ‘big data’, ‘software’ inmobiliario, ‘startups’ de inversión inmobiliaria colectiva, RV, financiación hipotecaria y domótica (hogares inteligentes).

Algunas de las ‘startups’ que forman parte del entramado ‘proptech’ son Hundredrooms, un comparador de apartamentos y casas rurales; Realo, una herramienta sencilla para tasar el valor de una casa; Libelium, una compañía que mide, monitoriza y manda señales a distancia; Brickfunding que agrupa en un solo portal todos los proyectos de ‘crowdfunding’ inmobiliario disponibles públicamente en Internet; el ‘software’ ProNest que ayuda a los fabricantes y constructores a aumentar el ahorro de materiales e impulsar la productividad o Pisocompartido que, como su propio nombre indica, encuentra habitaciones en alquiler por toda España.

Comunicación corporativa