Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Seguridad 14 ago 2017

Cómo proteger un móvil Android del ataque de un virus

Los teléfonos móviles no son ajenos a los virus que circulan por internet, ya sea en la descarga de alguna aplicación o a través de algún mensaje circulando por un sistema de mensajería instantánea.

Los ‘smartphones’ viven conectados permanentemente y almacenan información muy valiosa, necesitan ser protegidos adecuadamente pero también, como usuarios, debemos adquirir hábitos de convivencia segura con nuestro móvil.

‘Phishing’ por los servicios de mensajería instantánea

Muchos virus llegan a nuestro móvil a través de mensajes que circulan mediante sistemas de mensajería instantánea, como WhatsApp, messenger o SMS. La forma de propagación provoca que los virus viajen de móvil a móvil de forma rápida. Por tanto es importante no fiarse de cualquier enlace, foto, o documento sospechoso que llegue por estos canales.

En el caso del ‘phishing’, la estrategia consiste en suplantar la identidad de webs oficiales en los que el gancho suele ser descuentos suculentos. Suscripciones gratis a Netflix, los descuentos de Zara o los falsos cupones regalo de Mercadona que han vuelto a circular últimamente son ejemplos más notorios.

Se trata de estafas virales cuya finalidad es generar suscripciones de pago a servicios SMS ‘premium’ de forma fraudulenta. Además, este tipo de fraude está diseñado para que el usuario infectado comparta, sin querer, a todos sus contactos la URL que contiene el virus. Algo involuntario que no evita que toda su agenda reciba dicha comunicación maliciosa.

Para evitar estas suscripciones involuntarias es importante tener máxima precaución ante este tipo de ganchos irresistibles. Para mayor seguridad, es importante también contactar con nuestra compañía telefónica y cancelar los servicios de tarificación adicional.

Aplicaciones bajo la lupa

También las aplicaciones pueden introducir virus en nuestros dispositivos ocasionando no pocos inconvenientes a sus propietarios, como suscripciones involuntarias a servicios de ‘SMS premium’, robo de información o contaminación de anuncios que invaden el terminal y alteran los nervios.

Una de las características de Android es que podemos descargar e instalar aplicaciones desde fuera de los canales oficiales, como Google Play, lo que supone un riesgo adicional para nuestro dispositivo y por esta razón, es importante “poner la lupa” sobre cada aplicación.

  • Descargar aplicaciones solo de canales oficiales, como Play Store, fuentes y desarrolladores de confianza, como la app de BBVA.
  • Consultar los comentarios de los que ya la han usado y las descargas como elemento de referencia.
  • Revisar los permisos que requiere una aplicación: debemos comprobar si son necesarios para su funcionalidad, si nos resultan excesivos deberíamos evitar instalarla, seguro que hay otra alternativa que requiera solo los permisos necesarios.
  • Utilizar una ‘herramienta lupa‘ para revisar las aplicaciones que tenemos en nuestro dispositivo Android como Conan, desarrollada por el Incibe que nos permite identificar las aplicaciones potencialmente peligrosas, conocer el grado de actualización y revisar los permisos otorgados.
  • Tener un antivirus en el terminal, ya sea gratuito o de pago. En la página oficial de la OSI (Oficina de Seguridad del Internauta) encontrarás diferentes opciones de antivirus validados por este organismo.

Igual que en la vida ‘offline’: sentido común y desconfianza ante lo desconocido, extraño o demasiado bueno para ser real.

Otras historias interesantes