Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Seguridad 12 ago 2019

Cómo crear contraseñas seguras

Las contraseñas, cuando son implementadas correctamente, son una manera fácil y efectiva de prevenir que personas no autorizadas accedan a los dispositivos personales. Es importante aumentar la ciberseguridad mediante contraseñas seguras.

Para proteger los datos personales, información confidencial y las cuentas ‘online’ frente a ataques informáticos, lo primero que se debe tener en cuenta es crear contraseñas con la mayor seguridad posible.

El uso de las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs) trae consigo desafíos constantes. El flujo de información aumenta el riesgo de los delitos cibernéticos con los que personas inescrupulosas buscan la forma de cometer fraudes o estafas, o acceder a la información personal y sensible.

La primera de las debilidades, las contraseñas inseguras, es sencilla de solucionar y sólo bastará con prestar atención al momento de proteger el dispositivo con una contraseña robusta y segura.
Aquí se presentan cuatro consejos para aumentar la ciberseguridad:

1. Evitar contraseñas predecibles

Muchas personas utilizan contraseñas fáciles de predecir, al asociarlas a nombres de mascotas o fechas importantes, ya que pueden obtenerse mediante ingeniería social. Es habitual que se creen contraseñas que incluyan el nombre o apellido de la persona junto al año de nacimiento o directamente 1234 o similares.

Para empezar, una contraseña debe alcanzar cierta longitud y se debe combinar con caracteres alfanuméricos como símbolos, minúsculas y mayúsculas, que garantizan un grado de seguridad muy alto. El fin es justamente evitar que se utilicen contraseñas fácilmente predecibles para los cibercriminales.

2. Cambiar las contraseñas que vienen por defecto en los aparatos

El consejo de cambiar las contraseñas que vienen por defecto en los sistemas y dispositivos no es nuevo. Por citar un ejemplo, si se adquirió un router o la conexión ‘wifi’, éstos vienen con configuraciones predeterminadas. No prestarle atención puede ser peligroso para la privacidad.

Tener en cuenta que la mayoría de ‘hackers’ puede conocer el tipo de nombres de usuario y contraseñas que por defecto utilizan los operadores. Por eso, mantenerla hace que se quede expuesto a que cualquier persona con conocimientos y con una computadora al alcance de la red de ‘wifi’ ingrese en ella y la utilice para aprovecharse de la conexión o para acceder a los dispositivos conectados.

3- Usar un gestor de contraseñas

Tener las contraseñas almacenadas en el navegador o cambiarlas cada cierto tiempo no son medidas que añadan seguridad, así que lo mejor es buscar un buen gestor de contraseñas como por ejemplo ciberprotector.

Los gestores son aplicaciones para diferentes plataformas, y pueden ser gratuitos o de pago, que brindan la posibilidad de almacenar contraseñas y gestionarlas. También pueden  incluir un sistema para crear de forma automática y aleatoria contraseñas fuertes, así como alertas que avisan cuando se tienen contraseñas débiles o repetidas en varias plataformas.

Al trabajar con un gestor de contraseñas sólo se debe recordar la contraseña maestra para acceder a una caja donde se encuentran todas las contraseñas encriptadas.

4- Evita compartir datos confidenciales

Nunca se deben brindar datos a personas desconocidas como nombre y apellido, lugar de residencia, número de teléfono y menos las contraseñas de acceso. En internet sólo se debería compartir información con amigos/as, con gente que ya se conoce y en la que se confía.

Tampoco se debe confiar en aplicaciones que entretienen al usuario con frases como: qué revela tu comida favorita sobre tu personalidad, cuál es el significado de tu nombre o la conocida aplicación ‘faceapp’ que tiene la función de envejecer a las personas, muy de moda recientemente, y que mediante el #FaceAppChallenge, muchas personas han participado inundando las redes sociales con sus fotos envejecidas y entregando a cambio sus datos privados.

Según El Mundo, esta aplicación  indica que, al aceptar las condiciones, la empresa puede compartir nuestra información con otras compañías del grupo o con aquellas que se conviertan en afiliadas.

La privacidad  es un aspecto muy importante para los usuarios de internet. Es esencial que las personas, al conectarse a sus dispositivos e ingresar a sus cuentas ‘online’, tengan aplicaciones de protección actualizadas en sus equipos y que no compartan información confidencial en redes abiertas al público en general.

Por medio del cambio cultural se puede lograr la incorporación progresiva de buenas prácticas de ciberseguridad, como la creación de contraseñas robustas como primer paso para incorporar herramientas de protección y así evitar caer en trampas.

Otras historias interesantes