Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca 15 nov 2016

IBAN: ¿qué es y para qué sirve?

El IBAN es un código de 24 caracteres que ha sustituido al Código de Cuenta Bancaria tradicional. Se compone de dos letras que representan al país de origen de la cuenta y otros dos dígitos de control, a los que se añaden los 20 números de la cuenta tradicional.

La cuenta corriente de 20 dígitos tal y como la conocíamos tradicionalmente ha pasado a la historia. Ahora, cada vez que queremos hacer una transferencia, domiciliar un recibo o realizar una operación bancaria, es imprescindible utilizar el IBAN. Lo que aparentemente es sólo un cambio en un código tiene mucha más trascendencia: facilita la automatización y el control de cobros y pagos entre distintos países.

Fue en febrero de 2014 cuando salió a la luz el proyecto SEPA (acrónimo en inglés de zona única de pagos en euros), cuyo ámbito geográfico comprende 34 países (los 28 estados miembros de la Unión Europea junto con Islandia, Liechtenstein, Noruega, Mónaco, San Marino y Suiza). Su objetivo es permitir que los pagos en euros se realicen en las mismas condiciones tanto si se trata de un pago nacional como internacional (dentro del área de influencia).

Los instrumentos de pago a los que afecta el proyecto SEPA son:

  • Transferencias
  • Adeudos directos (las antiguas domiciliaciones bancarias)
  • Tarjetas

Desde entonces, las cuentas y tarjetas válidas en un país pueden utilizarse para pagar y disponer de efectivo en el conjunto del área SEPA con la misma facilidad con la que lo hacen en sus propios países.

Para facilitar este proceso, se decidió homogeneizar los códigos de identificación de cuentas bancarias en todos los países afectados por el SEPA. Fue así como surgió el IBAN (International Bank Account Number) que actualmente es el identificador único para operaciones de pago en SEPA. Se trata de un código de 24 caracteres que ha sustituido al Código de Cuenta Bancaria (CCC) tradicional. Se compone de dos letras que representan al país de origen de la cuenta (en el caso de España se trata de ES) y otros dos dígitos de control, a los que se añaden los 20 números de la cuenta tradicional.

Desde agosto de 2014 es obligatorio utilizar el IBAN en la operativa bancaria. En el caso de operaciones transfronterizas, en el período comprendido entre 2014 y febrero de 2016, ha sido necesario acompañarlo del código SWIFT o BIC (acrónimo en inglés de código de identificación bancaria) que permitía reconocer a las entidades que operaban. Este código ya no es exigible dentro de los países SEPA, aunque seguirá siéndolo para operaciones internacionales en las que intervengan otros países de fuera de este área. Está estructurado como una serie de 8 u 11 dígitos. En el caso de BBVA es BBVAESMM

Si uno no sabe cuál es el IBAN de su cuenta, tiene diferentes maneras de obtenerlo. Lo puede encontrar en cualquier extracto. También está disponible en las aplicaciones de banca electrónica de las entidades financieras, como es el caso, por ejemplo, de BBVA .

Otras historias interesantes