Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Hardware 28 sep 2018

¿Qué es el ‘hardware’ libre?

El movimiento ‘maker’ ha hecho resurgir la filosofía del ‘hardware’ libre con proyectos donde se comparten componentes e información sobre dispositivos para que cualquiera pueda mejorarlos.

Aunque no es tan conocido como el ‘software’ libre, el ‘hardware’ libre también existe. Y desde hace tiempo. De hecho, el origen de los proyectos basados en dispositivos de código abierto se remonta a la década de los 70 del siglo pasado, cuando el movimiento ‘hippie’ popularizó la cultura del DIY (hazlo tú mismo, del inglés ‘Do It Yourself’).

¿Pero en qué consiste exactamente el ‘hardware’ libre? De entrada, la definición más común del concepto no ayuda demasiado a los no iniciados: “Hardware libre es aquel cuyas especificaciones y diagramas esquemáticos son de acceso público, ya sea bajo algún tipo de pago o de forma gratuita”. Tradicionalmente estos proyectos se han asociado a perfiles muy técnicos, aunque algunos avances de los últimos años y fenómenos como la fabricación digital o el movimiento ‘maker’ están ayudando a popularizarlo.

Pero para explicarlo de una manera sencilla, lo mejor es repasar su origen. Al igual que ocurre con otros muchos proyectos tecnológicos, varias voces sitúan el inicio del ‘hardware’ libre en los garajes de Estados Unidos. Más en concreto, en el club Homebrew Computer, donde varios aficionados a la electrónica compartían e intercambiaban piezas, circuitos e información referente a los microprocesadores de la época.

La primera reunión de este club tuvo lugar en marzo de 1975 en el garaje de uno de sus fundadores, Gordon French, y los encuentros se prolongaron hasta diciembre de 1986. Durante esos once años, el Homebrew Computer impulsó las bondades de compartir diseños de ‘hardware’ para que otros no solo pudiesen modificarlos libremente, sino además encontrarles nuevas utilidades, con el fin de devolverlos mejorados a la comunidad.

Algunos ejemplos de ‘hardware’ libre

La cosa quedó un poco estancada durante los últimos años del siglo XX, pero los proyectos de ‘hardware’ libre han proliferado gracias al ‘boom’ de internet, que facilita y simplifica el acceso público a diagramas, planos y diseños lógicos de los dispositivos. Lo de compartir toda esta información puede ponerse en marcha de forma gratuita o bajo un modelo de pago, pero siempre respetando principios como la colaboración y la cooperación, para que cada avance esté disponible y cualquiera pueda aprovecharse de los últimos desarrollos, trabajar sobre ellos y a partir de ahí crear nuevos dispositivos que, a su vez, quedarán a disposición de cualquier interesado.

Estas son algunas de las iniciativas más interesantes en torno a este concepto y que promueven desde la creación de ordenadores y teléfonos modulares hasta la fabricación de automóviles, pasando por el impulso de la robótica en el aula.

Proyecto iniciado en 2004 por Adrian Bowyer y sus compañeros de la Universidad de Bath, en Reino Unido, para crear una impresora 3D capaz de replicarse a sí misma mediante la impresión de la mayoría de sus componentes.

El dispositivo está accesible bajo licencia GNU GPL, que permite que cualquiera pueda copiar, estudiar, distribuir y mejorar sus diseños y código fuente. Gracias a ello, existen varios modelos de RepRap que día a día son mejorados por la comunidad de ‘hardware’ libre. Cualquiera puede crear su propia impresora 3D siguiendo estas instrucciones. También hay marcas, como la española BQ, que venden versiones de esta impresora con todas las piezas necesarias para que los usuarios las monten.

Se trata de una placa base que incorpora un sencillo microcontrolador y un entorno de desarrollo para crear aplicaciones para dicha placa. Los proyectos que parten de Arduino engloban desde robots hasta sistemas de riego automático.

Está disponible con una licencia Creative Commons que otorga libertad de desarrollo, aunque los productos derivados deben cumplir unas determinadas pautas, sobre todo en lo relativo a la propia denominación de Arduino, lo cual viene a ser una especie de control de marca.

Ordenador del tamaño de una tarjeta de crédito que consta de una placa base sobre la que se ensambla un procesador, un chip gráfico y memoria RAM.

Fue lanzado en 2009 por la Fundación Raspberry Pi para estimular la enseñanza de informática en escuelas de todo el mundo. Esta propuesta cuenta con una notable comunidad de desarrolladores dispuestos a compartir paso a paso las nuevas funciones que van encontrando para la placa.

Otro de los proyectos orientados a la educación (en concreto, a la enseñanza de programación) es este robot móvil de código abierto. En la página web de esta iniciativa están disponibles librerías, ficheros de fabricación, ejemplos y una amplia documentación sobre el robot y su funcionamiento.

En desarrollo desde 1999, Tabby EVO es una creación de Open Motors, compañía anteriormente conocida como OSVehicle y, mucho antes, como OS Car (Open Source Car).

Esta plataforma es considerada la primera iniciativa para diseñar un automóvil eléctrico utilizando exclusivamente herramientas de código abierto. Para ello, se ofrece a fabricantes, ingenieros, diseñadores industriales y otros especialistas distintos componentes del vehículo, así como todo tipo de información que puede descargarse desde la web de Open Motors.

Videoconsola de diseño retro con características técnicas similares a la de la generación de 16 ‘bits’, con el objetivo de revivir la experiencia de los primeros videojuegos. Alrededor de la ‘web’ oficial del proyecto se ha generado una comunidad de desarrolladores y aficionados que prueban, investigan y enriquecen tanto el ‘software’ disponible como el ‘hardware’, que es libre y plenamente transformable.

Cada usuario puede adquirir las piezas del kit y hacer su propio ensamblaje, aunque también existen empresas que venden una versión ya montada.

Esta red de agricultores, ingenieros y promotores del ‘hardware’ libre quiere desarrollar una nueva generación de maquinaria industrial con acceso universal, con el fin de fomentar un progreso con el menor impacto medioambiental posible.

Cámaras basadas en ‘hardware’ y ‘software’ de código abierto que son usadas por la NASA y por Google, que toma imágenes panorámicas incluidas en Google Street View.

Este fallido proyecto surgió a partir de la iniciativa Phoneblocks, que en octubre de 2013 hizo un llamamiento para hacer realidad un ‘smartphone‘ modular construido por piezas por cada usuario, en función de sus necesidades.

Google recogió el testigo de este reto y su idea era que la comunidad de desarrolladores comenzara a crear y compartir esos módulos o piezas del móvil a partir de una plataforma común, el Module Developer’s Kit (MDK). Sin embargo, a finales de 2016 Project Ara fue cancelado.

Otras historias interesantes