Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

¿Qué es la inteligencia artificial?

El responsable del equipo Edge de BBVA Data & Analytics, José Antonio Rodríguez-Serrano, que coordina el área de innovación en este centro de excelencia en ciencia de datos, responde a cinco preguntas claves para entender las implicaciones de esta tecnología exponencial en distintos sectores económicos y ámbitos de la sociedad.

¿En qué consiste esta tecnología?

Es un campo de la informática que estudia y desarrolla sistemas capaces de realizar tareas que normalmente se atribuyen a la inteligencia humana, como por ejemplo traducir un documento o reconocer a una persona por su cara. También sistemas que aprenden a comportarse de manera autónoma, como vehículos sin conductor, robots, o programas que juegan al Go.

Es un campo en auge y constante desarrollo. La parte más madura y con mayor impacto práctico es la que se conoce como el aprendizaje automático (‘machine learning’), que permite programar sistemas para tomar decisiones automáticas a partir de grandes cantidades de datos.

No obstante, y pese a la burbuja de marketing que existe en torno a este tema, el aprendizaje automático y sus variantes más sofisticadas, como es el ‘deep learning’, están aún lejos de comportarse como agentes autónomos con una inteligencia comparable a la de los humanos y reemplazar las tareas humanas más complejas y creativas. Pese a que son mejores en la extracción de patrones y en la ejecución de tareas repetitivas, la capacidad de poner en contexto piezas de información, encontrar causalidad o improvisar respuestas con datos fragmentados es algo que, por el momento, no puede ser realizado con facilidad por máquinas.

Un ejemplo de aprendizaje automático sería un sistema para detectar en qué idioma está escrito un tuit. En lugar de escribir un programa que aplique ciertas reglas (por ejemplo, buscar la letra ñ para detectar el español), se han conseguido implementar modelos matemáticos que analizan millones de tuits en diferentes idiomas y deducen funciones para calcular cuál es la probabilidad de que una nueva secuencia de caracteres corresponda a un determinado idioma.

¿Cómo afecta a las empresas?

Las grandes empresas de internet ya están usando inteligencia artificial en productos que consumimos en el día a día. Por ejemplo, las principales redes sociales (Twitter, Instagram, Facebook) seleccionan los posts que muestran y también detectan contenido inadecuado usando algoritmos de inteligencia artificial. Amazon o Netflix recomiendan nuevos productos o películas infiriendo las preferencias del usuario. Recientemente, Apple ha introducido reconocimiento de caras para desbloquear los dispositivos.

En BBVA también ofrece ya productos que contienen inteligencia artificial para poner al servicio de los clientes nuevas funcionalidades y diferenciarnos, por ejemplo para recomendar descuentos, detectar transacciones fraudulentas o ayudar a los clientes a planificar sus gastos en base a transacciones pasadas.

Un aspecto interesante para las empresas no es tanto que la inteligencia artificial haya avanzado como campo, sino que también lo han hecho las plataformas informáticas que soportan el almacenaje y procesado de grandes cantidades de datos, así como la disponibilidad de componentes de ‘software’ especializado. Esto va a hacer que el aprendizaje automático o la inteligencia artificial estén al alcance de cada vez más empresas. Quizás en ciertos sectores se vea como las funcionalidades de inteligencia artificial pasan de ser un factor diferenciador a convertirse en un estándar que el consumidor espera.

¿Qué sectores serán los más influidos por la inteligencia artificial?

La inteligencia artificial está transformando ya las industrias del comercio electrónico, el marketing digital, o la logística, donde se trabaja activamente desde hace años. Cada vez más habitual es ver en televisión anuncios de distintas marcas de vehículos donde lo que se destaca es la funcionalidad de detección de peatones, el frenado automático y hasta la conducción autónoma sin intervención del conductor (Tesla).

En general hay oportunidades en todos los sectores que se están digitalizando y disponen de grandes cantidades de datos que antes no estaban siendo explotadas. Por ejemplo, en el sector financiero, tanto bancos como empresas de seguros están apostando por la ciencia de datos e inteligencia artificial como instrumentos para dotar a los empleados de herramientas más eficaces, así como para mejorar los servicios e interacción con el cliente. Por ejemplo, a través de las ‘apps’ BBVA ha empezado a liberar funcionalidades donde se da a los clientes valor añadido con sus propios datos (dándoles una vista de sus finanzas, o avisos o recomendaciones que sean de su utilidad). Gracias a la digitalización y la inteligencia artificial, un banco puede llegar a ser una organización que ayude a los clientes a tomar mejores decisiones financieras, y no sólo una entidad que almacena y gestiona su dinero.

¿Están las empresas españolas aplicando correctamente la IA o sacando todo el partido que deberían?

Existen casos puntuales donde la inteligencia artificial se ha aplicado desde hace décadas por empresas de nuestro país. La visión por computador (‘computer vision’) se utiliza para detectar defectos en procesos de fabricación. Al entrar en el ‘parking’ del aeropuerto un sistema lee la matrícula del coche, y cuando se pide DNI en un hotel es muy posible que sea escaneado por un sistema de reconocimiento de caracteres para extraer los datos del cliente.

Se trata de casos donde se utilizan algoritmos de inteligencia artificial maduros para productos en un nicho de mercado o para una aplicación muy concreta. Hay oportunidad de encontrar casos de uso más innovadores y con más impacto, ejemplos donde la inteligencia artificial se use como práctica habitual a lo largo de toda una organización o que pueda transformar un gran sector. Aquí siempre se tiene como referencia a los gigantes de internet y podría opinarse que no es una comparación adecuada. “Propongo que le demos la vuelta a este argumento y pensemos que si un sector de este país como la banca se llegase a digitalizar completamente, quizás llegue un día en que un banco no sea tan diferente de una empresa como Google o Amazon“, explica Rodríguez.

¿A qué retos se enfrentan las empresas españolas en materia de IA?

Un reto del que se habla poco es talento y cultura interna. La inteligencia artificial no es un servicio que se compra, sino una práctica o una manera de trabajar. Requiere profesionales con la especialización adecuada, conocimiento y experiencia y suele conllevar la necesidad de ciertos cambios en la empresa, desde digitalización y procesos de captación de datos, hasta disponer de la infraestructura computacional necesaria. También se necesita un cambio de cultura, que pasa por aplicar un ‘mindset’ más cuantitativo, creativo y que se preste más a la exploración que los proyectos informáticos tradicionales, y con empleados visionarios a lo largo de toda la organización.

Jose Antonio Rodríguez-Serrano

Jose_Rodriguez_BBVA

Lead Data Scientist y coordinador del equipo Edge en BBVA Data & Analytics.

Linkedin: Jose Antonio Rodríguez-Serrano.

Twitter@qupixel

Otras historias interesantes