Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera 27 nov 2020

¿Qué es un descubierto tácito en la cuenta y cómo evitarlo?

Mónica Coca (Colaborador externo)

Un descubierto tácito se genera cuando se hace un pago desde una cuenta corriente y no hay saldo suficiente en ella. En esta situación, el banco puede adelantar el dinero necesario para cubrir la deuda lo que permitirá al cliente salir del apuro. Sin embargo, esta operación conlleva una serie de costes que hay que tener siempre en cuenta.

La falta de previsión financiera, un imprevisto, algún tipo de retraso en el cobro de la nómina, acumulación de recibos o una mala situación económica, son los motivos más habituales por los que se puede generar un descubierto en la cuenta.

Cuando esta situación se produce, el banco puede adelantar el dinero necesario para cubrirlo. A cambio, cobrará unas comisiones y/o intereses que dependerán de la cuantía de la deuda contraída y el tiempo que se tarde en pagarla. Suelen ser los siguientes:

  • Intereses deudores: se aplica sobre los números rojos y se calculan multiplicando el saldo en negativo por el número de días que dure el descubierto.
  • Comisión por descubierto: se calcula aplicando un porcentaje sobre el saldo deudor más alto del periodo de liquidación. Es importante saber que los intereses deudores y la comisión por descubierto están limitados por ley y en ningún caso pueden suponer una Tasa Anual Equivalente (TAE) superior a 2,5 veces el coste del tipo legal del dinero.
  • Gastos de gestión de regularización del descubierto: si la situación se alarga, el banco suele repercutir un gasto fijo por las gestiones realizadas para reclamar al cliente el saldo negativo.

Una vez que se haya producido un descubierto, la forma más eficaz de solucionarlo es realizar un ingreso en la cuenta para cubrir la deuda. Conviene hacerlo cuanto antes para evitar que suban los intereses y/o comisiones, ya que en su cálculo se tiene en cuenta el número de días que el saldo ha estado en negativo. Estos gastos se cobran cuando se produce la liquidación de la cuenta en el plazo que se haya pactado con la entidad.

Para evitar quedarse en número rojos es importante seguir las siguientes recomendaciones.

Planificar las finanzas

Conviene hacer un seguimiento de los ingresos y, sobre todo, de los gastos para tener en cuenta cuándo se van a realizar los cargos en la cuenta y la cuantía de los mismos. En el caso de los gastos fijos (vivienda, colegios, facturas, préstamos, etc.), la tarea es algo más sencilla al saber de antemano el coste y la periodicidad de los mismos. Por otro lado, los gastos variables, como la cesta de la compra, al ser más flexibles, se pueden ir modificando según las circunstancias.

Eliminar lo que no sea necesario

Si se tiene alguna cuenta inactiva, lo mejor es cancelarla cuanto antes. De esta forma, se podrán evitar gastos que ocasionen descubiertos.

Anticiparse 

Antes de que llegue algún pago que pueda dejar la cuenta en números rojos es recomendable intentar adelantarse para evitarlo.

Por ejemplo, si en un determinado mes prevemos la llegada de un recibo extraordinario, como un seguro o la matrícula de unos estudios, conviene que vayamos reservando unos ahorros disponibles para cubrir ese recibo. Cuando el gasto es imprevisible y nuestro colchón para imprevistos es insuficiente, podemos estudiar solicitar un adelanto de la nómina o hablar con el banco para lograr un aplazamiento hasta que haya saldo suficiente. Ambas medidas deben ser tomadas como excepcionales pues generan un aumento del nivel de deuda. Hay que ser muy cautos a la hora de solucionar un problema financiero mediante un mayor endeudamiento pues puede suponer agravar la situación y empeorar nuestra salud financiera.

Usar la tecnología

La tecnología es una gran ayuda para tenerlo todo controlado y anticipar un posible descubierto. En el caso de que el banco tenga un sistema de avisos por SMS, es conveniente tenerlo activado. Además, las entidades bancarias, a través de sus servicios de banca ‘online’, como las páginas web y aplicaciones, ofrecen información detallada y al momento del estado de las finanzas del cliente, lo que le permite hacer un seguimiento de sus productos en todo momento.

Algunas entidades financieras ofrecen información a sus clientes, que basada en su historial de ingresos y gastos, permite proyectar las cantidades en cuenta para evitar precisamente esos descubiertos y mejorar la salud financiera. Es el caso de la funcionalidad de la ‘app’ de BBVA, BBVA Bconomy, que permite consultar  movimientos previstos para llevar un control sencillo de gastos e ingresos.

BBVA España ofrece varias funcionalidades en su aplicación que facilitan la gestión de las finanzas. Una de ellas permite que el cliente configure previamente un saldo mínimo en su cuenta. Cuando este se rebasa, automáticamente se hace un traspaso desde otra cuenta. Además, existe la opción de acceder al servicio de descubierto tácito con el que el banco atenderá los cargos hasta un importe personalizado, y avisará a los clientes (mediante notificaciones ‘push’ a su móvil) de los pagos que no se puedan atender por no tener efectivo disponible en la cuenta. Esta funcionalidad se puede desactivar en caso de que no se quieran permitir descubiertos. De esta forma, los usuarios de BBVA cuentan con una herramienta que les permite afrontar cualquier imprevisto con más tranquilidad.

Otras historias interesantes