Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Emprendimiento 23 dic 2015

¿Qué hace un emprendedor en vacaciones?

Tomarse un descanso puede ser muy útil y necesario para potenciar el rendimiento y la calidad del producto o el servicio que ofrece.

Quien haya tomado el camino del emprendimiento sabe que la palabra “vacaciones” tiende a desaparecer de su vocabulario. Sin embargo, lejos de significar ocio o improductividad, tomarse un descanso puede ser muy útil y necesario para potenciar el rendimiento y la calidad del producto o el servicio que ofrece. En época de descanso de fin de año, estas son algunas tareas que pueden servir para hacer una pausa sin descuidar el emprendimiento que se ha convertido en un proyecto de vida.

Envía mensajes de agradecimientos: Para tus stakeholders es importante sentir que no solo eres un cliente o un proveedor, lo que realmente importa es que sientan que te interesa establecer relaciones sólidas, escalables y a largo plazo. Además, es una buena manera de mantener o retomar el contacto y de mostrarles que el próximo año seguirás trabajando igual de comprometido que este año. Muchas veces, este mensaje de agradecimiento también es una buena forma de mostrar algunos logros o cifras que permitan ver los resultados de tu gestión. Importante: debe ser un mensaje claro, amable y breve, mucho mejor si es divertido y con una buena propuesta gráfica o audiovisual.

Organiza tu lista de contactos: Desde tratar de recordar donde te dieron esa tarjeta de presentación que encontraste en el pantalón, hasta sincronizar los contactos de tu celular o actualizar la base de datos de tu CRM, siempre es bueno tomarse una pausa para recuperar, organizar y sistematizar los datos de las personas o empresas con las que te relacionas. Este ejercicio además es interesante porque te ayuda a retomar contactos, proyectos que se habían quedado en una simple conversación informal o incluso como una fuente de ideas que surgen al revisar el perfil de las personas que estás añadiendo a tus bases de datos.

emprendedor-vacaciones-bbva

Revisa las convocatorias y eventos más importantes del próximo año: Ser seleccionado para una convocatoria, ganar un premio o lograr participar en un evento que ofrece buenas oportunidades de networking, no es cuestión de suerte. En realidad, lograr alguna de estas metas obedece a un proceso de preparación que requiere tiempo, dedicación y plena conciencia de que no se trata de una apuesta al azar sino de una decisión estratégica para impulsar el crecimiento del proyecto o de la empresa. Para ello, vale la pena hacer un mapeo de las oportunidades que ofrecerán las entidades públicas y privadas, las agencias de cooperación internacional, las becas que ofrezcan universidades o centro de entrenamiento, los congresos o ferias a las que asisten personas y empresas clave, o los premios que además de dinero otorgan prestigio y abren puertas. Tener claro este panorama te permite priorizar y armar un plan para llenar los requisitos de la convocatoria y revisar una y otra vez cada uno de los documentos para enviar una postulación competitiva.

Identifica las tendencias para el próximo año: La idea es anticiparse para estar preparados y poder reaccionar ante el rumbo que vaya a tomar la demanda de tus usuarios o clientes. Estar atentos a las tendencias de diseño, los servicios que comienzan a ser populares entre los usuarios y otros aspectos de contexto como el panorama económico y político que se vislumbra a nivel local, nacional e internacional, te permitirá tomar mejores decisiones, acordes con el entorno en el que te mueves.

Cuida tus herramientas de trabajo: A veces el ritmo desenfrenado del día a día no deja tiempo para realizar el mantenimiento adecuado del hardware y el software con el que trabajamos. Los días de menos carga laboral son ideales para actualizar programas y aplicaciones, revisar las medias de seguridad con las que se almacena la información, eliminar archivos o cualquier tipo de material que esté ocupando espacio innecesario en las unidades de almacenamiento físico o en la nube. Esta tarea produce el mismo efecto placentero que limpiar la alcoba: al principio suena aburrido pero luego de organizar, limpiar y botar cosas, queda una sensación de renovación y ligereza.

Desconéctate: A veces, la mejor forma de aumentar la productividad y refrescar las ideas es alejarse de las rutinas y el entorno en el que normalmente nos movemos. Visitar nuevos lugares, hablar con personas que se dediquen a cosas totalmente distintas, aprender o practicar un hobby o “simplemente” atreverse a darse un apagón tecnológico puede ser una experiencia reveladora, pues nos saca de la zona de confort, nos obliga a pensar y a tomar decisiones a las que no estamos acostumbrados y nos abren la mente y los sentidos para descubrir ideas y oportunidades.

Inspírate: Un descanso es una recarga de energía, no solo para el cuerpo sino también para el espíritu. Las vacaciones son el momento ideal para leer la biografía de un emprendedor exitoso o de un innovador de ideas revolucionarias o para ver una película , real o no, que nos muestre la clásica trama de alguien que debe sortear toda clase de dificultades para lograr sus metas.

Revisa tu salud: La primera regla para emprender es tener un cuerpo y una mente sanas y potentes para soportar la presión, los trasnochos, el estrés y demás situaciones que hacen parte de la vida de todo emprendedor. Los días libres pueden aprovecharse para hacerse chequeos médicos, mejorar la dieta y revisar los hábitos del sueño.

Otras historias interesantes