Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Start-ups 24 jul 2020

Qué hacer y qué no para impulsar una 'startup' y conseguir financiación

Los programas de aceleración, como el de BBVA Open Innovation con ‘startups’ del ecosistema ‘fintech’, son una oportunidad para ofrecer un acompañamiento personalizado que ayude a los emprendedores a pulir su modelo, impulsar su crecimiento y acceder a inversión. En el caso del programa de BBVA, el proyecto deja nueve meses de talleres, mentorías y acompañamiento. La iniciativa ha supuesto para el banco y para los emprendedores una oportunidad de aprender juntos.

Para acelerar un objeto en movimiento hay que aplicarle una fuerza; entonces, su velocidad comenzará a aumentar. En el caso de una ‘startup’, conseguir el impulso adecuado hace no solo que avance más deprisa, sino que su trayectoria sea mejor y pueda llegar mucho más arriba.

BBVA ha sido esa fuerza para las empresas emergentes ‘fintech’ que han participado en el nuevo Programa de Aceleración BBVA Open Innovation. El objetivo de esta iniciativa es ofrecer a las ‘startups’ ayuda personalizada, asesoramiento y formación de manera gratuita.

El cierre de oro: conseguir financiación

El pasado 9 de julio, después de meses de trabajo y esfuerzo, llegó el broche final de este programa de aceleración con el Global Fintech Investors Day, un evento en el que las ‘startups’ hicieron su presentación ante inversores de España y Estados Unidos, y pusieron todo lo que han aprendido y mejorado sobre la mesa.

También es un cierre perfecto para BBVA, que ve cómo se pone en valor su apuesta por la innovación abierta y la colaboración. Tal y como señaló Carlos López-Moctezuma, responsable global de New Business Models, Open Banking and Innovation, durante el evento, para BBVA es importante tener esta conexión con el mundo emprendedor: “No podemos crearlo todo desde el banco; necesitamos colaborar con el ecosistema ‘fintech’ y estamos teniendo grandes experiencias con este tipo de iniciativas”.

Durante el evento, se fueron intercalando los ‘pitches’ de las ‘startups’ participantes con rondas de preguntas de comités de inversores. El objetivo es que estos inversores contacten después, a través del banco, con aquellas empresas cuya idea les ha parecido atractiva. Entre las ‘startups’ que presentaron su propuesta estuvieron Lendmarket, Suscrip, WayApp Pay, Micappital, Billage, Invisible Collector, WhenWhyHow y Loonfy.

Durante nueve meses, estas ‘startups’ seleccionadas han podido recurrir a expertos del banco para recibir asesoramiento y apoyo en una amplia gama de materias. Así ha transcurrido este proyecto en el que BBVA apuesta por impulsar la innovación abierta, fortalecer el ecosistema ‘fintech’ y reforzar las prioridades estratégicas de la entidad de la mano de empresas emergentes. Un objetivo que, como recordó Ignacio Villoch, Open Innovation Senior Ecosystem Builder de BBVA, es clave para avanzar en la transformación del sector financiero: “Si quieres viajar rápido, viaja solo; si quieres llegar lejos, viaja acompañado”.

Un acompañamiento metódico e inspirador

“From zero to hero”. Es decir, desde cero hasta llegar a ser un héroe. Con esa frase resume Villoch el proceso que viven las ‘startups’ en fases embrionarias que entran a formar parte del programa de BBVA. “Seleccionamos empresas que están empezando y actuamos como un paraguas de oportunidades y un facilitador de herramientas”, indica el experto.

Ya que el proceso de emprendimiento puede llegar a ser caótico, es importante sistematizarlo y organizarlo. Por eso, el programa utiliza el Modelo Goldsmith Ⓡ, un proceso sistemático de desarrollo y validación de negocios desarrollado por Randy Goldsmith, cofundador de Adventurees, reconocido como ‘Best Practice’ por la International Business Incubator Association.

“Se hacen tres vueltas de distinta profundidad sobre tecnología, ‘marketing’ y negocio con ayuda de expertos del sector y una red de mentores”

Siguiendo este método, las compañías han recibido mentorías y talleres para mejorar en distintos aspectos. “El Modelo Goldsmith se basa en un listado de las cosas importantes a la hora de montar un negocio, ordenado en base al nivel de avance en el que está el proyecto (presemilla, desarrollo y fase comercial). Se hacen tres vueltas de distinta profundidad sobre tecnología, ‘marketing’ y desarrollo de negocio con ayuda de expertos del sector y una red de mentores”, explica Yael H. Oaknín, CEO de Adventurees.

Según la experta, “se genera un ecosistema, relaciones y sinergias entre empresas del sector y las ‘startups’, lo que también es interesante para las distintas áreas de negocio del banco”. Además, destaca Villoch, “es importante el apoyo que se dan unas ‘startups’ a otras; hay mucha motivación cruzada: no compiten unos contra otros, compiten contra sí mismos”.

Mentorías personalizadas

Cuando una empresa está empezando puede encontrarse perdida y con barreras que puede no saber ni identificar. El inversor de Adventurees y mentor del Programa de Aceleración, Ignacio Loscos, detalla algunos de esos obstáculos a los que suelen enfrentarse las ‘startups’ y que ha observado durante el Programa de Aceleración.

“Aunque tienen muy buenas ideas de producto, a veces disparan a todo y no centran el modelo de negocio; tienen que saber enfocarse en algo en lo que puedan crecer y que sepan hacer“, indica. Equivocarse de dirección no es un problema: “No importa si eliges una idea distinta, si sabes rectificar, pero a veces tienes muchas ramas abiertas y hay que ir cerrándolas”, añade Loscos.

Otro aspecto relevante es el económico: “Tienen que tener claro cómo pueden ser una ‘startup’ lucrativa, definir el público objetivo y entender cómo y qué pueden cobrar por su servicio“, explica Loscos. También pueden necesitar apoyo en ‘marketing’.

“No importa si eliges una idea distinta si luego sabes rectificar, pero a veces tienes muchas ramas abiertas y hay que ir cerrándolas”

La CEO de Adventurees añade que suelen olvidarse de analizar si su propuesta es única y aporta valor: “Es típico que alguien esté centrado en su idea y considere que es la mejor del mundo, pero no analice bien lo que ya hay en el mercado. Hay que estudiar el estado del arte de esa tecnología”.

A partir de ahí, los mentores, ponentes y expertos guían a las ‘startups’ para que crezcan. “Hay más de 20 mentores con los que han podido contar para tener reuniones personalizadas y plantear cuestiones específicas”, explica Oaknín.

Para todas las ‘startups’ que han participado en el programa de BBVA se inicia ahora un camino más acelerado hacia el éxito, con los conocimientos adquiridos en la mochila y el impulso de BBVA como motor. Porque, tal y como indicó durante el evento Villoch, “este es el final del programa de aceleración, pero el principio de una nueva etapa para todos vosotros”.

Otras historias interesantes