Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Vivienda 04 mar 2019

Qué hay que tener en cuenta a la hora de montar una casa rural

En España, las casas rurales son de gran interés turístico extranjero y nacional. Por eso, alquilar una casa en medio del campo y cerca de actividades en contacto con la naturaleza es una gran idea para desconectar de los horarios marcados por la ciudad. Para aprovechar la oportunidad de ese interés de los turistas, cada día son más las personas que toman la decisión de montar un negocio con ello pero, ¿qué se necesita para hacerlo?

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), las pernoctaciones en alojamientos turísticos extrahoteleros (‘campings’, casas rurales etc.) en diciembre superan los 6,2 millones. Sin embargo, esta cifra aumenta con el buen tiempo en verano y la tranquilidad de los fines de semana, un aliciente más que llama la atención de muchos.

Atendiendo estos datos, mucha gente quiere o ve posible montar una casa rural, una tarea que no es del todo fácil. Cuál es el mejor enclave, cuáles son los requisitos para sus instalaciones o cómo publicitarla son algunas de las cuestiones que, previamente, hay que tener en cuenta.

1. Elegir el lugar, el primer paso

Es necesario que la casa se encuentre en un entorno rural o en cascos urbanos de municipios pequeños con ‘X’ número de habitantes, dependiendo de la comunidad autónoma. Pero sin lugar a dudas, los viajeros suelen buscar zonas tranquilas, bien comunicadas y con encanto. Si además de eso está cerca de lugares con valor histórico y cultural, o actividades en contacto con la naturaleza, el atractivo de la casa se multiplicará.

Todo depende de la comunidad autónoma donde se quiera situar la casa. Según el INE, Castilla y León es el destino preferido por los turistas con 178.141 pernoctaciones en diciembre, seguido por Cataluña y Castilla-La Mancha. Canarias alcanza el mayor grado de ocupación con un 36,7% de plazas ofertadas y en lo que a zonas turísticas se refiere, Pirineos y El Parque Natural de la Corona Forestal son los destinos preferidos.

2. Requisitos

Aunque la legislación cambia en cada comunidad autónoma, los requisitos suelen ser parecidos. En cualquier caso, es recomendable consultar los condiciones necesarias en cada zona según el interés que se tenga.

Tomando como referencia la Comunidad de Madrid, las casas rurales deben tener un encargado o responsable que se ocupe de facilitar el alojamiento y resolver los problemas que le vayan surgiendo al cliente antes y durante su estancia. En este caso, el propietario de la casa podría ejercer este rol, lo que a su vez generará seguridad para los clientes y serviría para garantizar el buen estado de la instalación.

Además, aparte de contar con ciertas instalaciones y mobiliario, los establecimientos tienen que tener un mínimo de cuatro plazas y un máximo de 20.

3. Lo importante está en el interior: las instalaciones

Aunque de primeras parezca algo tedioso, disponer de todas las instalaciones y el mobiliario necesario para cumplir con los requisitos de una casa rural puede llegar a ser lo más divertido. No es difícil despertar la creatividad de cualquiera para decorar una habitación. Con ventilación directa al exterior, 2,5 metros de altura y 11 y 7 metros cuadrados para una habitación doble e individual (respectivamente), el cuarto debe disponer de una cama acorde al tamaño de la habitación, una mesita de noche, una silla y un armario.

También existen ciertas directrices en cuanto al cuarto de baño, que debe situarse próximo a las habitaciones y contar con ventilación directa al exterior. Además, la cocina tiene que estar equipada con un extractor, un frigorífico y dos fuegos.

Agua potable caliente y fría, energía eléctrica, recogida de basuras, calefacción, ropa de cama y baño, menaje y otro tipo de servicios son otros requisitos necesarios.

casa-rural-vivienda-campo-flores-recurso-bbva

4. Permisos y licencias, una parte fundamental

Esta parte del proceso dependerá sobre todo del estado de la casa. ¿Se ha construido de cero? ¿es heredada? Si es comprada, ¿necesita reformas? En este último caso, habría que pedir permisos al ayuntamiento correspondiente y, si es una obra importante, se necesitaría un visado del Colegio de Arquitectos. Por otro lado, si lo que se quiere es comprar una casa, BBVA cuenta con un simulador de hipotecas para tener una idea de su coste a largo plazo.

En cualquier caso, la persona encargada deberá convertirse en una persona jurídica y dar de alta la casa en Hacienda catalogándola como alojamiento rural. Una vez se tenga todo listo para poner en marcha el negocio, solo quedaría conseguir la licencia de apertura del mismo ayuntamiento y pagar las tasas que correspondan.

5. Internet puede ser un gran aliado

La casa ya está lista, en medio del campo, cerca de actividades en contacto con la naturaleza y con unas habitaciones cómodas y vistosas. Aun así, de nada sirve tenerla en perfectas condiciones si no se da a conocer.

Para mejorar las características y atractivos de la casa, es recomendable y muy enriquecedor completar la estancia de los clientes con nuevas experiencias, como ofrecer actividades de senderismo o rutas gastronómicas. La mejor solución sin duda sería hablar con los bares y restaurantes de la zona o los centros de información turística cercanos.

Aun así, la mayoría de la gente busca alojamiento vía internet. Por eso mismo, registrar la casa en portales como Escapada Rural, Toprural, Clubrural, casasrurales.net, TusCasasRurales.com, Sensación Rural, o las multinacionales Airbnb o Booking puede ayudar bastante a dar visibilidad al negocio.

Otras historias interesantes