La revista Forbes hace una lista cada año de los emprendedores sociales menores de 30 años más influyentes de Europa. El año pasado, un español participante en BBVA Momentum, el programa de apoyo al emprendimiento social de BBVA, apareció en este ranking: Pablo S. Santaeufemia, fundador de Bridge for Billions. ¿Su secreto para lograrlo? “Conseguir un equipo que lucha todos los días contra los noes para ser capaces de convertirlos en síes”.

Este año, la lista se ha renovado con 30 nuevos emprendedores que siguen a rajatabla la máxima de Pablo. Estos son algunos de ellos.

Gert Van Vugt: Sustainer Homes

El sector de la construcción es el responsable de un tercio de las emisiones de CO2 del mundo. Consciente de este problema, Gert van Vugt ha creado Sustainer Homes, una empresa social que construye hogares sostenibles y reduce al 90% las emisiones de CO2. “Estamos demostrando a una industria antigua y muy lenta, que es posible hacerlo de manera muy diferente en este momento”, cuenta en una entrevista para Forbes. “Tenemos clientes que no creían que la sostenibilidad fuera importante, y de hecho es ahí donde causamos el mayor impacto”. Este joven de 28 años, afincado en Holanda, es un emprendedor en serie que creó su primera empresa con 19 años. Esta es su séptima compañía.

Igual te interesa…

emprendimiento momentum

Alexander Hartveld, Stefan Steinberg y Daniela Wolf: Refugees {code}

El drama de los refugiados ha estado muy presente en esta lista, con soluciones que tratan de integrarles en el país de acogida y normalizar sus vidas lo antes posible. Alexander Hartveld, Stefan Steinberg y Daniela Wolf son los jóvenes detrás del emprendimiento social Refugees {code} que ayuda a los refugiados en paro a formarse en programación para integrarse en el mercado laboral del país de acogida. Su programa les ayuda a desarrollar habilidades profesionales, pero también personales, a través de formación presencial y ‘online’. Recientemente, esta empresa ha ganado el Premio Impacto Social de Austria.

Mursal Hedayat: Chatterbox

La preocupación por la situación de los refugiados es una constante en la vida de Mursal Hedayat. Esta joven exrefugiada afgana, que actualmente reside en Gran Bretaña, sabe muy bien la lucha que supone abrirse paso en un nuevo país donde todo resulta extraño. Su experiencia la llevó a crear la empresa social Chatterbox, una escuela de idiomas ‘online’ que enseña a los refugiados y les da formación como profesores. Este proyecto ha sido apoyado por la empresa de inversión Bethnal Green Ventures y la fundación Nesta. Además, Hedayat ha sido nombrada innovadora emergente por Ashoka.

Becca Dean: The Girls’ Network

La falta de roles femeninos afecta a las niñas a la hora de escoger qué es lo que quieren hacer en el futuro. La británica Becca Dean ha buscado una solución sencilla y efectiva a través de su empresa The Girls’ Network, una plataforma que conecta a las niñas con mentoras que las guían en su proceso de crecimiento y de toma de decisiones.

Alex Holmes: Anti-Bullying Ambassadors   

El británico Alex Holmes ha sabido darle la vuelta a una situación negativa para transformarla en un proyecto que ayuda a los demás. Holmes fue víctima de ‘bullying’ y hoy en día es el orgulloso fundador de Anti-Bullying Ambassadors, un programa que está formando a unos 28.000 jóvenes en casi 3.000 escuelas para que puedan gestionar temas relacionados con el acoso escolar.

Igual te interesa…

a-1810-momentum-acoso-bbva

Karen Dolva y Matias Doyle: No Isolation

Los niños también están en el punto de mira de Karen Dolva y Matias Doyle, fundadores de No Isolation, una empresa que trabaja para acabar con la soledad de los niños enfermos que se ven obligados a abandonar la escuela. Su primer producto, AV1, es un robot, equipado con cámara, micrófono y altavoz, que permite que estos pequeños puedan asistir a sus clases y participar de manera activa en ellas. La empresa ha sido nombrada ‘Startup’ del Año y Mejor ‘Startup’ de Impacto Social de Noruega en 2017.

Rositsa Zaimova: Dalberg Data Insights

Esta emprendedora nacida en Bulgaria, ha ayudado a fundar Dalberg Data Insights, una rama de la compañía global Dalberg, que crea herramientas para interpretar datos y diseñar soluciones con impacto social, destinadas al desarrollo internacional y la ayuda humanitaria. Emprendedores como Zaimova demuestran que el mundo del ‘Big Data’ es clave para que las ONG puedan hacer análisis exhaustivos que les permitan predecir y organizar la acción en caso de terremotos o brotes infecciosos.

Comunicación corporativa