Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad Act. 06 nov 2018

Real Madrid 2 - Barcelona 6. Un clásico BBVA para la historia

El Barcelona celebra su victoria en el Bernabéu en el 2-6 | Foto: EFE

Ciertos días si uno es seguidor del Real Madrid merecen ser olvidados. Pero en el polo opuesta está el seguidor del Barcelona, que los recuerda como uno de sus mejores momentos en su vida. Así ocurrió un 1 de mayo de 2009. Resultado final, 2-6 a favor de los azulgranas.

La fantasía hecha fútbol pudo a la fe. Decía Juande Ramos en la previa que no había margen de sorpresa entre dos equipos que se conocen a la perfección. La apisonadora azulgrana pasó por el Bernabéu abanderado por un Leo Messi espectacular. Ubicó Guardiola a su astro argentino alejado de la banda con Samuel Eto'o al costado derecho y Thierry Henry en el izquierdo.

No encontró nunca el Real Madrid la forma de superar al Barcelona. Juande apostó por extremos con Marcelo y Arjen Robben y perdió la pelota desde el pitido inicial, con Fernando Gago desaparecido y Lass disfrazado de guerrero en una lucha en la que tenía poco que ganar.

Pero el ímpetu, el escudo y el empuje de un Bernabéu guió al gol al Real Madrid en su primera acción de peligro. El centro medido de Sergio Ramos desde la derecha lo cabeceó con el alma Higuaín a la red.

Dos acciones después del francés Henry, que rescató su mejor versión para rememorar viejos tiempos del Arsenal en el coliseo blanco, levantaron de inmediato al Barcelona. Con Sergio Ramos superado, Eto'o no llegó por milímetros a la primera y Henry decidió jugarse la segunda. Balón a la red e inicio del recital.

Henry celebra uno de los goles marcados en el 2-6 del Bernabéu | Foto: EFE

Henry celebra uno de los goles marcados en el 2-6 del Bernabéu | Foto: EFE

En un partido marcado por los errores defensivos, Puyol se elevó ante la zaga rival para cabecear a placer ajustado al palo y dar al barcelonismo el primer trago con sabor a título. Desactivado. Sin fútbol. Sólo alguna acción individual podía mantener en pie al Real Madrid.

Casillas evitaba la goleada antes del descanso

Poco después Messi le robó la cartera a Gago y a placer entre el desconcierto local, superó a Casillas. Rendido a la superioridad azulgrana aquel día, Casillas salvaba ocasiones sin parar.

Tras el descanso apareció de nuevo el coraje que condujo al Real Madrid a acortar distancias pero no sirvió de nada. Sergio Ramos, señalado por su discreto partido defensivo por el Bernabéu que lo silbó y por su entrenador que lo sustituyó, cabeceó a la red una falta botada por Robben.

Con el 2-3 en el marcador, la grada presagiaba otra remontada pero la abismal diferencia de fútbol lo impidió. De nuevo Henry. Otro error defensivo blanco en un pase largo medido y un toque sutil para superar a Casillas, a media salida.

Tras el cuarto de Henry, el Real Madrid bajó los brazos y dejó espacios aprovechados siempre por Messi, para marcar el quinto, y hasta por Piqué, que se sumó a la fiesta anotando el sexto a la media vuelta apenas sin espacio.

Otras historias interesantes