Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Desarrollo Act. 10 ago 2017

Real Madrid y Borussia Dortmund, a la última en tecnología deportiva

deporte bbva

La tecnología está cambiando el mundo a pasos agigantados. Desde la salud a la medicina, pasando por las finanzas o los propios hábitos de la sociedad. Si, por ejemplo, Big Data ya se usa en la NFL y en la NBA a gran escala, pronto veremos cómo se afianzará definitivamente en el fútbol y la cosa no se queda ahí. Los avances tecnológicos sirven ya para mejorar el juego, la técnica y la precisión o incluso, para predecir lesiones, como hacen Real Madrid, Benfica o Borussia Dortmund, entre otros.

El último fichaje del Benfica del pasado invierno, no es un jugador, ni un entrenador; se trata de una máquina que pretende mejorar las cualidades de los jugadores de la primera plantilla, como ya hiciera en su día el Borussia Dortmund. Se llama footbonaut, una especie de jaula de 14 metros cuadrados que ayuda a los jugadores a mejorar sus pases y potenciar su capacidad de reacción.

En definitiva, se trata de una manera de potenciar la técnica de los jugadores. Esta máquina lanza una pelota al jugador, obliga a éste a controlarla y a pasarla lo antes posible a uno de los 64 paneles que le rodean. El jugador es advertido mediante una señal auditiva y visual de la zona de donde sale el balón disparado y adonde debe chutar.

Para "cerrar el círculo", los entrenamientos se monitorizan y la máquina recoge los datos para realizar un seguimiento y analítica de las mejoras.

Sin duda, no es comparable la visión de juego que se puede adquirir en un campo de fútbol, ni a las variables que el juego plantea con 22 jugadores sobre el campo, pero se trata de una manera de entrenar la precisión y la velocidad de reacción.

Prevenir lesiones y definir convocatorias

Los wearables también juegan un importante papel en el fútbol. A través de ellos, podemos registrar determinados datos a través de aplicaciones que pueden servir para sacar conclusiones de estudio y, por ejemplo, prevenir lesiones o saber qué jugadores están en disposición de rendir más en un determinado momento.

El Real Madrid o la selección de rugby de Inglaterra monitorizan los entrenamientos de los jugadores gracias a un GPS insertado en las camisetas, un acelerómetro y una cinta para medir la frecuencia cardíaca. Todo esto permite obtener estadísticas, además de la frecuencia cardíaca durante toda la sesión de entrenamiento, de la carga de estrés, la velocidad, el número de aceleraciones y desaceleraciones, el balance de cada pisada…

Con las conclusiones de los datos extraídos, el mismo Carlo Ancelotti y los técnicos de la selección inglesa saben si los jugadores están enfermando, si cojean un poco, si han pasado mala noche… algo que les puede servir para planificar mejor los entrenamientos o las convocatorias.

Otras historias interesantes