Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Seguridad 06 feb 2018

Las redes de comunicación se adaptan a la economía del dato

La analítica predictiva, combinada con la inteligencia artificial, es la tendencia al alza en la gestión de las infraestructuras tecnológicas. Puede ser la clave para desencadenar todo el poder de los datos.

“El dato es el recurso más valioso del mundo, por encima del petróleo”. El director general de Cisco España, José Manuel Petisco, recordó este artículo de portada del semanario The Economist, el año pasado, para recalcar el cambio fundamental que se está produciendo en el mundo de las empresas. Fue durante su intervención en el Cisco Live, un congreso que  se acaba de celebrar en Fira de Barcelona organizado por la multinacional estadounidense de tecnologías de la información.

Si el dato es el nuevo petróleo, proteger los datos es esencial para las empresas, en su continua lucha del gato y el ratón contra la ciberdelincuencia. Según las previsiones de la consultora Juniper Research, los delitos de carácter informático costarán a las empresas en 2019 2,1 billones de dólares, es decir, casi el doble del PIB de un país como España. Consecuentemente, muchas de las ponencias del evento, que reunió a más de 14.000 asistentes y se volverá a celebrar en Barcelona en 2019 y 2020, trataron sobre la ciberseguridad, especialmente referida a las redes de comunicación.

El aumento y sofistificación de las ciberamenazas no es el único desafío al que se enfrentan las empresas que diseñan y gestionan las redes de comunicación. También tienen que lidiar con un crecimiento exponencial del número de dispositivos y, desde un punto de vista más técnico, con el reto que supone la adopción masiva del ‘cloud computing’. Ante este panorama, la tendencia, como recalcó Stuart Truman, de Intel, es la analítica en tiempo real, para tratar de prevenir los ciberataques antes de que se produzcan. Alcanzar realmente un enfoque preventivo y no reactivo ante los problemas de ciberseguridad es el sueño de todos los que trabajan en este negocio.

En este terreno, Cisco, aliado estratégico de BBVA, destaca sus avances en lo que llama la ‘red intuitiva’. “Vemos todo lo que sucede en la red, lo bueno y lo malo”, aseguró Gordon Thomson, de Managing Director Enterprise Networks de Cisco, “y gracias a la unión de nuestros 35 años de experiencia, la inteligencia artificial y la analítica predictiva, podemos prever cuándo el cliente va a tener un problema”.

Pero el dato no es un asunto exclusivo de los expertos en ciberseguridad. Santiago Solanas, vicepresidente de Cisco para cinco países del sur de Europa (España, Italia, Portugal, Israel y Grecia), puso el acento en la gestión urbana de las ‘smart cities’, poniendo de ejemplo precisamente Barcelona: “En 2020 una ciudad como ésta generará 320 millones de gigabytes, pero solo el 10% va a ser útil, y solo el 1% se va a guardar. Por eso es importante la inteligencia en el tratamiento de los datos”.

La gestión inteligente de los datos también tendrá enormes implicaciones en el ámbito comercial. “Gracias a la analítica y el ‘big data’, ya no hay segmentaciones de clientes”, dijo Petisco, “sino que cada cliente es un segmento en sí”. Por su parte, Ignacio Bernal, de BBVA, recalcó cómo los datos permiten a la entidad financiera ofrecer a sus clientes nuevos productos y servicios cada vez más sofisticados y digitales.

El avance de la ‘datacracia’, o la economía de los datos, es imparable y no es una cuestión solo de tecnologías de la información: las infraestructuras son básicas para que todo funcione. El dato es el rey, pero necesita tener un ejército eficiente de máquinas a su servicio para desencadenar su poder.

Otras historias interesantes