Los juguetes también evolucionan al paso que evoluciona la tecnología.

Ya incorporan tecnología y se los conoce como juguetes inteligentes. Están dotados de conectividad, son capaces de interactuar con nuestros hijos y recopilar toda clase de información que se sube a la red.

Conocemos todas las ventajas que ofrecen, pero ¿hemos analizado los riesgos?

Empujados por la novedad, muchas veces no reflexionamos sobre la seguridad de estos juguetes y los potenciales peligros para la privacidad de los más pequeños.

Igual te interesa…

Qué deberías saber antes de adquirir estos juguetes

Lo primero que debemos comprender es que se trata de juguetes con conexión a internet y que se controlan a través de aplicaciones móviles que permiten interactuar con el niño. Cuando conectamos un juguete a la red, toda la información que recoja se sube a la red. Parece una obviedad, pero lo cierto es que muchas veces nos olvidamos de ese detalle y de lo que puede ocurrir con esa información si cae en las manos equivocadas.

Debes saber que uno de los mayores inconvenientes que presentan algunos de estos juguetes es que el software que los controla puede ser quebrantado por otros usuarios desde otros teléfonos móviles que pueden tomar el control del juguete y acceder a la información que almacenan de sus dueños.

Otro riesgo añadido es que todas las conversaciones del niño con el juguete quedan grabadas y son registradas por el software de reconocimiento de voz en un servidor del fabricante.

Seis consejos para reforzar la seguridad de los juguetes inteligentes

  1. Conocer cómo interactúa el juguete con internet, qué datos solicita y recolecta, qué opciones de privacidad tiene y cómo se configura.
  2. Evitar incluir datos que permitan identificar al niño y su localización.
  3. Cambiar siempre las contraseñas por defecto. Esta es una de las mejores maneras para dar mayor seguridad a los dispositivos.
  4. Actualiza el software. Los juguetes inteligentes casi siempre requieren actualizaciones de software, igual que las aplicaciones de tu móvil, que incluyen parches de seguridad diseñados para protegerlo de amenazas.
  5. Vigila lo que comparte el menor en el dispositivo.
  6. Ajusta la configuración de localización del juguete según tus preferencias, aunque lo mejor es desactivar la geolocalización si la tiene incorporada.

Como padres, debemos escoger juguetes que les permitan jugar, divertirse y aprender, siempre de forma segura, positiva y con responsabilidad.

Para poder afrontar los nuevos retos para nuestra seguridad y la de nuestra familia, resulta imprescindible formarnos y por eso BBVA apuesta por las jornadas familiares en donde se abordan este y otros temas relacionados con la seguridad de nuestra familia en una sociedad digital.

Comunicación corporativa