Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Préstamos 01 mar 2017

Reformar una casa: ¿hipoteca o préstamo?

Reformar una casa profundamente suele requerir de cierto capital. Solicitar un préstamo hipotecario suele ser más rentable para el cliente, ya que el tipo de interés es inferior al de un préstamo al consumo y el periodo para su devolución, más largo.

Reformar una casa requiere, en muchas ocasiones, una importante suma de dinero, ya que, entre otros factores, puede ser necesaria la intervención de un arquitecto para diseñar un nuevo proyecto de obra. Si tenemos que recurrir a un banco a solicitar financiación, ¿qué préstamo tenemos que solicitar?, ¿una hipoteca?, ¿un préstamo al consumo?

Estamos acostumbrados a realizar obras de mejora en casa que solemos sufragar con préstamos al consumo. Pero, ¿qué ocurre si hemos comprado una casa de la que sólo nos sirve la fachada y tenemos que pedir financiación por importes similares a una hipoteca? ¿Tenemos que pedir una?

Las entidades normalmente ofrecen hipotecas para comprar un inmueble, ya que a la hora de conceder el préstamo influye la tasación del propio bien. Pero ¿cómo podemos estimar la tasación de un bien si no podemos saber cómo quedará finalmente tras la reforma?

Requisitos para hipotecar una reforma

BBVA concede un préstamo hipotecario cuyo destino sea la reforma y rehabilitación de la vivienda, con el valor de tasación que tenga el inmueble en ese momento.  Para poder incluir en la tasación el valor de la reforma es necesario cumplir los siguientes requisitos (según la Orden ECO/805/2003, de 27 de marzo, sobre normas de valoración de bienes

1. Contar con la correspondiente licencia de obra.inmuebles y de determinados derechos para ciertas finalidades financieras):

2. Que se realicen de acuerdo con un proyecto visado por el colegio profesional correspondiente.

3. Que alterando o no sus elementos estructurales impliquen el acondicionamiento de al menos el 50% de su superficie edificada antes del inicio de las obras.

4. Que el coste presupuestado de las obras alcance al menos el 50% del valor de reemplazamiento bruto de la edificación (excluido el valor del terreno).

Una vez realizada la reforma de la vivienda, si el valor de tasación se incrementa, el banco puede considerar conceder al cliente un préstamo de mayor importe. Todo ello, claro está, si las condiciones financieras lo permiten.

Solicitar un préstamo hipotecario suele ser más rentable para el cliente, ya que el tipo de interés es inferior al de un préstamo al consumo y el periodo para su devolución más largo, aunque los gastos de formalización son mayores que los de un préstamo consumo. En cualquier caso, lo mejor es acudir a la oficina bancaria y pedir las condiciones de ambos productos para solicitar el que más nos convenga, y mejor se adapte a lo que necesitamos.

Solicita una hipoteca a BBVA

Otras historias interesantes