Con los avances tecnológicos, la industria de los servicios financieros viene cambiando de rumbo, con nuevas formas y herramientas innovadoras para interactuar con los clientes, en lo que se ha llamado la revolución digital. Internet y el teléfono móvil son las piezas claves de este proceso de transformación.

En su III Informe de Inclusión Financiera de América Latina, la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban) hace un análisis de la importancia que ha tenido el crecimiento de internet y la telefonía móvil en la aparición de nuevos oferentes de crédito, como las denominadas ‘fintech’, al mismo tiempo que llama la atención sobre la necesidad de una normativa que la regule.

En dicho informe y citando cifras del portal Internet World Stats, da cuenta de que mientras en 1995 el mundo tenía 16 millones de usuarios de internet que representaban el 0,4% de la población mundial, para 2008 esta cifra se había aumentado a 1.400 millones y en 2017 se calcula que hay 3.700 millones de usuarios, que sería casi el 50% de la población mundial. Y mientras en Estados Unidos y Canadá la penetración del internet se acerca al 85% y en Europa es del 77%, en América Latina apenas llega al 56%.

Similar situación se ha registrado con la telefonía móvil, pues mientras en el año 2005 esta industria tenía 2.200 millones de suscriptores con teléfonos celulares, en 2016 ya sumaban 7.300 millones, de acuerdo con las estimaciones de Unión Internacional de Telecomunicaciones, que resalta un crecimiento mayor de usuarios en los países emergentes, de 375% en esa década. En América Latina, la tasa de penetración del mercado en la telefonía celular es del 65% y se calcula que podría llegar al 78% en tres años.

Otro factor que, según la Felaban, conllevó esta convergencia entre telefonía celular y el internet tiene que ver con la mejora en términos de velocidad. Se estima que la banda ancha pasó de 220 millones de usuarios en 2005 a 880 millones en el año 2016. De igual forma, mientas en el año 2005 menos del 1% de los celulares del mundo tenían un servicio de banda ancha, el World Economic Forum proyecta que para el año 2027 casi el 80% de los celulares estará conectado a banda ancha.

“La telefonía celular ha venido convergiendo con el mayor uso del internet en los dispositivos móviles”, señala Felaban y dice que eso se ve en el crecimiento esperado de los usuarios de telefonía celular y el tráfico de datos. De acuerdo con Group Special Mobile Association (GSMA), a nivel mundial un usuario en el año 2015 utilizaba 746 mega bites de datos al mes. Para el año 2020 se espera que use 5.216 mega bites. En América Latina esta misma comparación es de 568 en el 2015 y de 3.785 en el 2020.

Igual te interesa…

La llegada de las ‘fintech’

El acelerado avance de la Tecnología ha incentivado la llegada de nuevos oferentes de crédito y operadores transaccionales digitales que usan nuevos canales y que según Felaban no están sujetos a la misma regulación y supervisión estatal en materia de riesgos, capital, tributación y divulgación de información. Es el caso de las llamadas ‘fintech’ y ‘shadow banking’ (banca en la sombra).

El informe presenta cálculos del banco de inversión Goldman Sachs, según los cuales el crédito de cinco plataformas en los Estados Unidos hoy puede acercarse a los 2.500 millones de dólares, mientras que 10 años atrás este tipo de crédito era prácticamente inexistente.

El crecimiento de las ‘fintech’ también se ha visto favorecido por esa población joven, entre 18 y 34 años, que es proclive al uso de la tecnología móvil y ‘online’ y que en su mayoría accede a los servicios financieros a través de su celular.

La situación en América Latina

El informe de Felaban señala que el surgimiento de las ‘fintech’ es relativamente nuevo en América Latina y se trata de empresas que han nacido entre los años 2014 y 2016 con el objetivo, en buena parte de ellas, de atender a clientes que están excluidos o subatendidos por el sistema financiero tradicional.

“Por supuesto, en la medida en que muchas de estas empresas se encuentran en fases iniciales de su ciclo de vida, también habría que decir que hacia el futuro muchas requerirán de capital y financiación fresca entre muchos otros factores, por lo que puede preverse que vendrán recomposiciones del mercado donde se incluirán consolidaciones, fusiones, adquisiciones y un proceso de decantación del mercado. Hay que decir que también existen empresas ‘fintech’ con origen en Estados Unidos, Asia o Europa con operaciones e intereses en América Latina”, indica el informe.

Las empresas ‘fintech’ en la región estarían en campos tales como préstamos a empresas, préstamos a personas, financiación colectiva de donaciones, gestión de servicios de ‘factoring’, transferencias y remesas, gestión de deuda, contabilidad digital, cobranzas, seguros, financiación colectiva de capital, facturación, soluciones del mercado de divisas, gestión patrimonial digital, identificación digital, temas de biometría, entre otros.

No obstante, Felaban llama la atención de que estos nuevos oferentes de crédito no son monitoreados por ninguna autoridad y no se conocen sus prácticas ni criterios de otorgamiento de crédito ni sus políticas de prevención de problemas financieros, así como de protección al consumidor. De ahí la necesidad de una normativa que las controle para contrarrestar los riesgos.

Igual te interesa…

BBVA, preparándose para esa competencia

En una reciente conversación con el editor de la revista MIT Technology Review, el presidente de BBVA, Francisco González, se mostró complacido por la competencia que representan estos nuevos jugadores y defendió que las ideas innovadoras entren a competir siempre y cuando haya igualdad de condiciones. En ese sentido, dijo que los reguladores tienen que encontrar el equilibrio adecuado, sin afectar la innovación, y protegiendo al consumidor.

Al respecto, agregó que parte del proceso de transformación de BBVA es trabajar con ‘startups’ y desarrollar nuevas iniciativas y en ese sentido ha adquirido e invertido en ‘startups’ disruptivas y está cada vez más involucrado con el ecosistema ‘fintech’ para ofrecer una mejor experiencia de cliente. “De aquí a cinco años, gran parte de los productos y servicios que ofrezcamos provendrán de fuera y lo presentaremos de manera personalizada para nuestros clientes”, comentó.

Comunicación corporativa