Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Robótica 08 sep 2015

Robots ¿amigos o pesadilla?

China liderará la producción mundial de robots, seguida de Europa y EEUU. Aunque el debate sobre los beneficios y las amenazas de los humanoides está sobre la mesa.

2030 es el año previsto para la revolución robótica aunque no hay que esperar tanto para comprobar que nos acercamos al comienzo de la convivencia entre humanos y robots. En dos años China liderará la producción mundial de robots con cerca de 400.000 unidades, muy por encima de los 340.000 que se estima que producirá Europa o los 300.000 de Estados Unidos, según datos de la Federación Internacional de Robótica (IFR).

¿Se puede convertir un robot en el mejor amigo del hombre o en su pesadilla? La pregunta sobrevuela cada vez que se produce un boom en la robótica y las respuestas son dispares. Para el científico Stephen Hawking los robots son una “amenaza para la humanidad. Los seres humanos, que están limitados por una evolución biológica lenta, no podrían competir con la inteligencia artificial, y serían superados por ella”,  como señala en esta entrevista de la BBC.

El físico lleva años alertando de los riesgos de la inteligencia artificial y en julio presentó en Buenos Aires una carta para denunciar el peligro de los denominados “robots asesinos”. El manifiesto, firmado entre otros por el cofundador de Apple Steve Wozniak, Elon Musk,  fundador de Tesla y cocreador de PayPal, el lingüista Noam Chomsky  o  Demis Hassabis, jefe ejecutivo de la compañía de inteligencia artificial de Google, destaca el temor de miles de científicos ante el desarrollo de los robots militares autónomos que prescinden  de la intervención humana para su funcionamiento.

“Es es sólo una cuestión de tiempo antes de que las armas terminen en manos de los terroristas y los señores de la guerra (…) supondrían una tercera revolución en las guerras, después de la pólvora y el armamento nuclear (…)  son ideales para asesinatos, la desestabilización de naciones, el sometimiento de poblaciones y crímenes selectivos de determinadas etnias (…) Empezar una carrera militar de armas de inteligencia artificial es una mala idea”, son algunas reflexiones que recoge el escrito.

Aunque Hawking no está totalmente en contra de los humanoides y reconoce que los beneficios podrían ser “enormes” señala que su desarrollo actual está más encaminado a la destrucción de las personas. “La inteligencia artificial podría servir para erradicar la guerra, las enfermedades y la pobreza en el mundo. Sin embargo, estamos comprobando cómo se priorizan las inversiones hacia una carrera armamentística”, resalta el científico.

Dejando a un lado su uso militar y viendo su utilización industrial, este informe de Pew Research Center, realizado con  entrevistas a alrededor de  2000 expertos tecnológicos, científicos y académicos, destaca que la mitad piensa que las máquinas acapararán muchos de los trabajos realizados por los hombres mientras que otra mitad considera que los robots ayudarán a crear más empleo, 2025 es el año que,  según el informe, los robots estarán muy presentes en la vida de las personas. Un estudio más reciente destaca que está previsto que en 20 años los humanoides sustituyan 18 millones de empleos en Alemania.

“El robot humano”

Datos más optimistas son los del francés Rodolphe Gelin, director de Aldebaran Robots que destaca que los humanoides tienen “corazón” y serán el centro de las casas inteligentes, controlando las luces, temperatura, limpieza o comida, siendo el interfaz definitivo y los interlocutores con todos los aparatos eléctricos.

Los robots de Aldebaran son sociales y están programados para aprender los hábitos de los humanos e intervenir cuando sea necesario. Su inteligencia artificial les permite interactuar mediante la voz e incluso reconocer las emociones. Para Gelin, el temor que suscitan los robots no está justificado: “Como cualquier objeto o tecnología que nace de las manos del hombre, el robot puede ser un peligro para la humanidad. El fuego, los coches, la electricidad, la energía nuclear o incluso la escritura pueden hacer el bien y el mal a la humanidad. Todo depende de lo que cada uno haga. Los robots intrínsecamente no conllevan un peligro para la humanidad”.

En su opinión, “los robots  van a construir un futuro mejor. Van a sacar lo mejor de las personas.  Hay miedos  como la rebelión espontánea de los robots, su mala utilización por piratería.  Pero estos problemas no son específicos de los robots, atañen a todos los objetos inteligentes con los que interactuamos. Investigadores informáticos, especialistas en seguridad informática e incluso abogados ya están trabajando para resolver los problemas  antes incluso de que los robots empiecen a vivir con nosotros. Es muy importante que todo el mundo conozca los cimientos de los robots. El miedo a menudo proviene de la ignorancia. Si todos los niños se familiarizan con los robots, como lo hacen para usar correctamente Internet, van a dominar la robótica. Y el futuro de la robótica estará en buenas manos: las del ciudadano”, concluye.

Otras historias interesantes