Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas personales 15 feb 2019

Seis consejos para tener una buena salud crediticia

Una persona que cuenta con un reporte financiero excelente tendrá la confianza de las empresas del sistema financiero y, a su vez, conseguirá más oportunidades para acceder a otros créditos en el futuro a tasas más bajas.

¿Tiene problemas para pagar las tarjetas a fin de mes? ¿Qué tan bien administra sus préstamos? La diferencia entre tener dificultades con los créditos y los pagos y gozar de una perfecta salud crediticia es sólo cuestión de planificación y organización. A continuación compartimos una serie de consejos para adoptar buenas prácticas en la gestión de sus finanzas personales y poder disponer de créditos sin ninguna limitación.

Qué es la salud crediticia

La salud crediticia se refiere al manejo de los diferentes tipos de créditos y la manera en que se han ido pagando a lo largo del tiempo. Una buena salud crediticia es cuestión de decisión, constancia y  el reflejo de la responsabilidad ante los compromisos que se adquieren. Si se es responsable, tendrá la confianza de las instituciones financieras.

En palabras de Derlis Bobadilla,  asesor de Educación Financiera de BBVA Paraguay, “para llevar las riendas de nuestras finanzas personales hay que practicar ciertos hábitos. Aquí se incluyen anotar el monto de las cuotas que adeudamos y agendar las fechas para no olvidar hacer los pagos, elaborar un presupuesto equilibrado, priorizar los gastos más importantes y pensar dos veces antes de sacar un crédito. Hay que recordar que este es un servicio, por lo tanto, tiene un costo llamado interés y es importante evaluar otras alternativas financieras antes de adquirir un bien o servicio”.

Utilizar el crédito con responsabilidad es muy importante ya que de esa forma se realizarán los sueños y metas y se fortalecerá el nivel de credibilidad como persona. Manejar un crédito es más fácil de lo que parece.

El asesor financiero de BBVA Paraguay recomienda estos seis hábitos para tener excelentes antecedentes crediticios y gozar de tranquilidad financiera.

  • Vivir de acuerdo a su realidad financiera

Como dice el refrán “todos sabemos hasta donde nos aprieta el zapato”, por lo tanto se debe vivir de acuerdo a los ingresos y no dejarse llevar por los caprichos o las apariencias ya que ello  podría traer  problemas en el futuro como el sobreendeudamiento. Es importante utilizar el crédito para comprar bienes indispensables en áreas de educación, salud y vivienda.

  • Pagar los créditos en tiempo y forma

Programar el pago de los créditos de vivienda, vehículo, tarjeta de crédito junto con los gastos mensuales de luz, agua, teléfono y mensualidades de manera de cumplir a tiempo con estos pagos sin que generen ningún tipo de recargo por mora.

  • Si se tienen problemas para pagar, comunicarse con los acreedores

En la mayoría de los casos, ellos ayudarán a establecer un plan de pagos acorde a la situación. No obstante, si se demuestra un mal comportamiento de pago y poco interés en enmendarlo, la situación se puede complicar y se irán agravando a medida que pase el tiempo.

Es fundamental señalar que a partir de los 91 días de atraso las empresas pueden informar sobre una operación morosa. Según la ley 1682/01 y su modificatoria, las empresas no están obligadas a informar las operaciones morosas ya que depende de las políticas de las mismas. Por esa razón es preferible acercarse a los acreedores y llegar a un acuerdo.

  • Tener sólo las tarjetas de créditos necesarias

Se recomienda tener hasta dos tarjetas de crédito. Para que una persona maneje correctamente una tarjeta hay ciertos conceptos que debe conocer como la tasa de interés, la fecha de vencimiento y la fecha de cierre. Por lo tanto, son muchos datos que serán difíciles de manejar a medida que se cuente con más tarjetas.

Además, las centrales de riesgos consideran las tarjetas de crédito como deuda en la totalidad de su línea de crédito por lo que aunque no se utiliza, esto afecta a la capacidad de endeudamiento al solicitar un crédito.

  • Leer los contratos

Es transcendental que se lean los contratos y se conozca con certeza cuánto se cobra por el crédito, capital, intereses y gastos administrativos a fin de que se pueda conocer realmente cuanto se terminará de pagar. Se sugiere analizar o comparar las tasas con otras entidades financieras.

Cabe resaltar que según la ley 1682/01 todas las empresas están obligadas a informar expresamente cuanto cobrarán de interés por un crédito.

  • Pensar seis veces antes de salir de garante

Generalmente los analistas de créditos solicitan garante a las personas que tienen pocas probabilidades de pagar en tiempo y forma un crédito. Es por eso que si uno decide salir de garante, probablemente se adquieran problemas en el futuro. Siempre hay excepciones pero es mejor evitar pasar malos ratos. Hay que recordar que el codeudor es un deudor solidario por lo que si el deudor tiene problemas para cumplir responsablemente con los pagos, el garante tiene que hacer frente a las deudas.

Es vital tener en cuenta los puntos anteriores y además procurar tener una mejor educación financiera. BBVA Paraguay en su apoyo a la educación y como parte de la estrategia de Negocio Responsable, apuesta por el conocimiento y la educación financiera mediante el programa ‘Adelante con tu futuro’ que promueve el ahorro y el crédito responsable.

Otras historias interesantes