Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Informática 13 nov 2017

Para qué sirven las letras F de los teclados

Siempre presentes en los teclados pero la mayoría desconoce qué se puede hacer con ellas. Son las teclas F del teclado de cualquier ordenador que permiten acceder a funciones muy útiles y que facilitan el uso de las computadoras.

Responden al nombre de teclas de función y otorgan la opción de usar 12 ‘atajos’ que fundamentalmente sirven para hacer más ágil y rápido el trabajo con cualquier ordenador. Mucha gente apenas las pulsa, a excepción del archiconocido F5 para ‘refrescar’ y actualizar las webs, ya que los propios programas han mejorado tanto sus propios menús que han restado efecto a estas teclas.

También hay que dejar claro que estas funciones varían dependiendo del programa que se esté utilizando e incluso del sistema operativo: no es lo mismo si se usa en Windows o en macOS. Sirven para asignar procedimientos e intentan responder de forma similar en todos los sitios, aunque no siempre es así.

Además, cuando se analice una a una estas teclas se comprobará como hay dos (F7 y F9) que no tienen una función específica. Sirven como atajo en determinados programas como Microsoft Word o Excel. Por tanto, no todas se pueden usar en un sistema operativo u ordenador. Sin olvidar que también funcionan combinadas con otras teclas.

Funciones de las teclas F

F1: Cuando se pulsa esta tecla se abre una ventana de ayuda en el programa o aplicación que se esté usando.

F2: Solo sirve cuando se tiene seleccionado algún archivo (se puede hacer la prueba en cualquier escritorio). Cumpliendo ese condicionante se podrá ver el efecto que se produce al pulsar F2: poder cambiar el nombre de la carpeta o del archivo. Una función que se ha perdido por pulsar el botón derecho del ratón y elegir ‘cambiar nombre’ o simplemente por hacer clic en el nombre y cambiarlo una vez se sombrea.

F3: esta tecla abre el menú de búsqueda del programa que se esté usando en ese momento.

F4: despliega la barra de direcciones o el menú ‘ir a’ para poder escribir la ruta de una carpeta. Además se puede combinar con la tecla ‘ALT’, como resultado se cerrará la página o programa que esté abierto.

F5: la más usada de todas en cualquier teclado. Sirve para actualizar el contenido de la pantalla, ya sea en internet o dentro de una carpeta.

F6:  con la pantalla en un navegador, esta tecla permite escribir en la libreta de direcciones para cambiar de página web. También sirve para desplazarse por los elementos del navegador y del ‘website’ en el que se esté.

F7: no tiene una función específica pero es muy usada en programas como Microsoft Word. Al pulsarla abre una ventana emergente que revisa la ortografía y la gramática. Mientras se navega por internet no tiene un uso definido.

F8: tiene dos funciones asignadas, y bastante usadas: seleccionar texto en Word y —pulsada mientras que arranca el ordenador—sirve para abrir el modo a prueba de fallos.

F9: a priori carece de utilidad navegando ‘online’ pero usada en programas específicos tiene estos efectos: en Word actualiza un texto, en Outlook sirve para enviar y recibir ‘emails’, en PowerPoint abre una presentación,  en Excel recalcula fórmulas, entre otras.

F10: accede a la barra de menús principal del programa en el que se esté y, combinada con la tecla ‘shift’, abre el menú que se muestra al pulsar el clic derecho del ratón.

F11: al presionar esta tecla se habilita el modo a pantalla completa en la gran mayoría de aplicaciones. Es la típica función que se pulsa muchas veces sin querer y despierta el pánico. Para programas específicos como Word ayuda a encontrar de forma rápida los hipervínculos introducidos en el texto; en Excel permite insertar gráficos.

F12: abre la página web que se esté visualizando en internet en modo HTML. Un modo que muestra la consola del navegador, una parte destinada para gente experta ya que se requieren algunos conocimientos sobre programación. Además, para programas como Word o Excel sirve para acceder de forma rápida a la función de ‘Guardar como’.

Otras historias interesantes