Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Social> Educación financiera Act. 08 jul 2021

¿Qué es el estrés financiero y cómo afecta a la salud?

BBVA-estres-financiero-problemas-salud-agobio-economía-debil-sensaciones-empobrecimiento-hombre-preocupacion-finanzas-bbva
Mónica Coca (Colaborador externo)

El estrés financiero se produce como consecuencia de los problemas económicos que generan ansiedad y producen sensación de vulnerabilidad o escasez. Un buen control de las finanzas es fundamental para prevenir este tipo de estrés y sus posibles efectos negativos en la salud física y mental.

El impacto de la pandemia global en lo económico es una de las principales preocupaciones de la población española. Según el estudio de Cigna, COVID-19 Global Impact’, las finanzas personales (30%) y la situación económica familiar (29%), son los principales motivos de estrés en España. Le siguen la incertidumbre sobre el futuro, el riesgo de contagio por COVID-19 y la sobreinformación sobre la pandemia.

Ante esta situación, los expertos avisan: una mala salud financiera puede conllevar problemas de salud. Los gastos inesperados y la incapacidad de ahorrar suelen ser factores que pueden desencadenar estrés, ansiedad y otros trastornos.

Definiendo el estrés financiero

Los expertos entienden el estrés financiero como la angustia y presión ante una situación económica llena de incertidumbre o como consecuencia de dificultades económicas.

El estrés financiero puede impactar directamente en la salud de las personas provocando insomnio, depresión, alteraciones del sistema inmune o problemas cardiovasculares, entre otras afecciones. “Toda esta sintomatología, unida a la falta de concentración, sensación de cansancio constante o cambios de comportamiento (irritabilidad, apatía, tristeza, etc.) que también provoca el estrés financiero, podrían afectar, a su vez, a tres aspectos clave para el bienestar emocional: la familia, el entorno social y el contexto laboral, explica el estudio de Cigna.

Cuidar nuestra salud y nuestro bienestar y el de nuestros seres queridos, es hoy en día más importante que nunca. Evitar esta cadena de efectos negativos sobre nuestra salud, es posible si, ante los primeros signos de crisis económica personal, no se espera a que se agraven y se establecen algunas medidas para protegerse.

Dificultades generalizadas

Los datos son preocupantes. La encuesta revela que el 45% de la población española reconoce tener una situación económica poco favorable, calificándola como ‘justa’ o ‘mala’. Esta situación de inseguridad financiera está especialmente presente entre las personas de más de 50 años (57%), y en el grupo de edad de entre 18 y 24 años (48%). Los que mejores perspectivas presentan son los ‘millennials’ (25-34 años), con un 29%, y los de edades comprendidas entre los 35 y los 49 años (44%).

En cuanto al día a día financiero de los españoles, la encuesta de Cigna revela que el 46% tiene problemas para hacer frente a gastos como actividades lúdicas o vacacionesmantener el nivel de vida al que estaba acostumbrado antes de la irrupción de la pandemia (41%), o para asumir gastos fijos tan importantes como el alquiler o la hipoteca de su vivienda (39%). La situación ha provocado que 6 de cada 10 personas admitan tener poca o ninguna seguridad financiera en el caso de que ocurriera una emergencia o se quedaran sin trabajo.

La situación se repite a nivel global. La encuesta Impact of COVID-19 pandemic on mental health: An international study’, en la que han participado más de 9.000 personas de 78 países, revela que las finanzas de un tercio de los encuestados (33%) habían empeorado a causa de la pandemia. El estudio indica que el deterioro de la situación económica personal y familiar ha sido uno de los mayores motivos de estrés entre la población.

Identificar los problemas más urgentes

Lo primero que conviene hacer es analizar la situación y enfocarse en los aspectos que causan más estrés financiero. La mejor herramienta para localizar la raíz del problema es un presupuesto detallado con el que hacer un seguimiento de los ingresos y gastos, comprobar en qué partidas se puede recortar para afrontar las posibles deudas y si hay algún gasto más superfluo que pudiera eliminarse. A partir de ahí, conviene establecer un plan de ahorro y, en la medida de lo posible, no desviarse de él, manteniendo un seguimiento diario de cómo se gasta el dinero.

Ahora esta tarea es mucho más sencilla gracias a las aplicaciones financieras que permiten gestionar las cuentas bancarias sin tener que moverse de casa. Entre ellas, se encuentran las ‘apps’ oficiales de las propias entidades financieras que suelen incluir funcionalidades para controlar las finanzas en todo momento. Es el caso de la aplicación de BBVA España que cuenta con un amplio abanico de herramientas para gestionar las finanzas desde el móvil y cuidar la salud financiera.

Por ejemplo, el servicio Programa tu cuenta, te ayuda a tener tu cuenta controlada gracias a unas sencillas reglas para gestionar el ahorro de manera automática evitando tener que estar siempre pendiente. Tareas como establecer un saldo mínimo o máximo (para evitar imprevistos), redondear los pagos realizados con la tarjeta de débito o establecer unas pautas de ahorro a través de presupuestos, nóminas o a final de mes, ya no requieren de un seguimiento diario, si no que la tecnología facilita su gestión sin ningún coste.

Mejorar la educación financiera

Tener buenos conocimientos en el campo de las finanzas ayuda a rebajar los niveles de estrés causados por el dinero. “La educación financiera constituye un instrumento esencial en la toma de decisiones diaria, y sirve de escudo para la protección al consumidor” explica un estudio de BBVA Research. A esto se añade que el estado de ánimo tiene un impacto en la toma de decisiones financieras. De modo que estar ante una situación de estrés y ansiedad puede hacer que se pierda el control de las finanzas, por ejemplo con decisiones de compras innecesarias o compulsivas. Por ello, es esencial adquirir conocimientos y habilidades financieras que ayuden a mantener la salud financiera y evitar situación de estrés. 

Cuidarse física y psicológicamente 

No todo el mundo reacciona igual ante el estrés producido por los problemas financieros. Por ello, es importante prestar atención a posibles comportamientos que, fruto de la ansiedad, puedan resultar perniciosos para la salud y las finanzas como caer en la adicción al juego o el alcohol. Los expertos de la American Psychological Association recomiendan, “estar alerta antes estos comportamientos y, si le están causando problemas, buscar ayuda de un psicólogo antes de que el problema empeore”.

Recurrir al asesoramiento 

Ante una situación de crisis económica, conviene no ignorar los problemas y afrontarlos con la ayuda de un profesional que analice la situación económica y proponga estrategias de mejora para establecer un buen plan financiero. Este asesoramiento, según explica un estudio de FP Canadá Research Foundation, debe centrarse en enfocar las prioridades, dividir la implementación del plan financiero en partes pequeñas para no aumentar el estrés de la persona y facilitar al máximo la ejecución de cada decisión.

La tecnología también ha facilitado el acceso a este tipo de servicios con aplicaciones específicas. Por ejemplo, BBVA Invest ofrece un servicio de asesoramiento personalizado que propone productos de inversión, ajustados a las preferencias y objetivos del cliente y sus circunstancias personales.

Buscar ayuda 

Tanto los gobiernos a nivel local, regional y/o estatal, las empresas y las organizaciones sociales están ofreciendo ayudas para los ciudadanos afectados por la crisis. No está de más informarse, a través de sus páginas web y canales de atención al usuario, y comprobar si se cumplen los requisitos necesarios para beneficiarse de los programas disponibles.

Otras historias interesantes