Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas personales 06 jun 2018

¿Qué es una tarjeta de débito y para qué puedo usarla?

La tarjeta de débito es un plástico emitido por una entidad financiera con una banda magnética en el reverso y un chip electrónico que guarda información sobre los datos de acceso, el nombre y número de cuenta del titular. Se utiliza para poder efectuar diferentes operaciones financieras y está ligada a una clave o PIN que permite autorizar dichas transacciones.

En este tipo de tarjeta el dinero, es aquel que dispone el titular en su cuenta bancaria y no un cupo de crédito que otorga una entidad financiera.

Sus principales usos

Se puede decir que la tarjeta de débito es el inicio del reemplazo del efectivo, ya que permite pagos de diferentes servicios, tanto públicos como privados; hacer compras en diferentes comercios en el país o en el extranjero, y sirve también para acceder a dinero en efectivo a través de retiros en cajeros automáticos.

País al débito

En Colombia, según cifras de la Superintendencia Financiera, a febrero pasado el número de tarjetas débito vigentes estaba en cerca de 28 millones con una expedición mensual de más de 1,3 millones de plásticos, lo que permite mostrar la dinámica de estos productos que hacen la vida mucho más fácil para las personas.

Para ser posible que toda esta tecnología estuviera al servicio de los usuarios de la banca, primero se debió implementar en los computadores y en las redes de comunicaciones los servicios de Transferencia Electrónica de Fondos (TEF), que permiten por primera vez que en el mismo momento en que el cliente está realizando la transacción, se actualice su saldo en su cuenta y, en el caso de los puntos de venta, se realiza el pago al almacén.

En Colombia, este tipo de tecnología llega con la instalación de los llamados ATM (Automated Teller Machime), de los cuales Bancolombia es la primera entidad en poner al servicio de sus usuarios la primera red de siete cajeros automáticos marca NCR con una tarjeta llamada Cajero Automático 7-24, por su disponibilidad de siete días a la semana y 24 horas al día.

Posteriormente, llegaría Conavi, que fue la primera Corporación de Ahorro y Vivienda en emitir las primeras tarjetas débito, y tras ellos, todo el sistema financiero colombiano.  Tras la adquisición de Banco Ganadero por parte de BBVA en 1996, esta entidad lanzó El Libretón, una cuenta de ahorros con múltiples beneficios.

Tras ellos llegaría entonces el datáfono, un dispositivo que permite todo tipo de operaciones con tarjetas débito y crédito dando nacimiento a la red de Credibanco. Al principio era de uso exclusivo de tarjetas VISA y cuya mayor novedad radicaba en que se podía comprar sin efectivo, aunque las autorizaciones se demoraban unos días, hasta que de manera manual y vía télex se hicieran las autenticaciones, que hoy día se hacen en segundos.

Con el crecimiento de la demanda de estos servicios electrónicos, la banca colombiana se unió alrededor de Servibanca y Redeban, redes de cajeros automáticos y datáfonos que permitían su utilización a los tarjetahabientes de los diferentes bancos del país, independientemente de que sus tarjetas fuesen VISA, Maestro, Electrón o Mastercard, las principales franquicias hasta ese momento. Posteriormente se complementó con la llegada de la red Multicolor, nacida de la alianza de las principales corporaciones de ahorro y vivienda y que como novedad, permitía el pago de servicios públicos en cajeros y puntos de venta.

BBVA, 3,4 millones de tarjetas

BBVA, que según cifras de Asobancaria tenía a febrero pasado más de 3,4 millones de tarjetas de débito vigentes, como un impulso al comercio electrónico en Colombia, anunció la habilitación del código de seguridad en las tarjetas débito de más de tres millones de colombianos, titulares de tarjeta débito de la entidad, con lo cual ahora estos usuarios podrán usarlas para realizar compras por internet.

Para poder hacer uso de esta nueva funcionalidad, los clientes podrán consultar el número de seguridad de sus tarjetas débito o CVV a través de la aplicación BBVA Wallet, con lo cual no tendrán que acercarse a una oficina, ni expedir nuevamente la tarjeta.

Otras historias interesantes