Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Blockchain 18 ene 2018

La tecnología 'blockchain' será invisible para el usuario

Las tecnologías DLT generan cada vez más expectación en sectores como la banca, los seguros o la energía, pero sus aplicaciones reales son a menudo difíciles de visualizar en el futuro inmediato. Por ese motivo, en el contexto académico de Deusto Business School, se organizó el evento ‘Blockchain, un nuevo paradigma’ con el objetivo de exponer ejemplos reales de uso de la cadena de bloques.

Desintermediación, transparencia y colaboración fueron los tres conceptos que más se repitieron al desgranar las claves que definen a esta tecnología que promete “cambiar completamente la forma de hacer negocios”. Para Sandra Alfonso, directora de transformación digital de Endesa, este nuevo paradigma obligará a las empresas a “trabajar de forma conjunta” como nunca antes.

Un ejemplo de ello es la creación de Alastria, un consorcio ‘blockchain’ del que forman parte 70 empresas españolas. “Es la primera experiencia multisectorial de este tipo y su objetivo es diseñar las ‘carreteras’ comunes sobre las que cada sector pueda crear su negocio”, añadió Alfonso, quien defiende que para que esta tecnología despegue primero es esencial estar de acuerdo en un “mínimo de reglas” que garanticen “su seguridad”.

Renovar la infraestructura

BBVA, socio fundador de Alastria, lleva cuatro años explorando las tecnologías DLT en el ámbito financiero. “Vimos en esta tecnología un gran potencial de transformación para reducir costes e ineficiencias internas; pero también para generar nuevos modelos de negocio”, afirmó Carlos Kuchkovsky, CTO de New Digital Business de BBVA. El experto habló de la utilidad de ‘blockchain’ para actualizar esas “carreteras” de unión entre distintas entidades y sectores que “tienen unos 40 años, pero hoy en día están transformándose gracias a tecnologías del tipo ‘blockchain’, a las que podríamos llamar ‘criptoregistros’”, sostuvo.

Kuchkovsky también hizo hincapié en el largo camino recorrido por BBVA para estudiar los posibles usos de ‘blockchain’ en el banco. Desde la creación de un equipo de expertos a la participación en otros consorcios internacionales como R3, Hyperledger o EEA, vinculado a Ethereum.

Gracias al conocimiento adquirido se pasó a la fase de pruebas de concepto (PoC, por sus siglas en inglés) con otras entidades y, después, a las pruebas reales con clientes como los pilotos realizados con Ripple y con Wave.

Carlos-K-Sandra-Alonso-evento-BBVA

Carlos Kuchkovsky (BBVA) y Sandra Alfonso (Endesa).

Precisamente los pilotos y las pruebas de concepto han sido dos términos muy vinculados a esta tecnología en el último año. No obstante, algunos expertos se preguntan cuáles de estas pruebas darán pronto lugar a aplicaciones reales. Esa fue la pregunta que Mirari Barrera, miembro del Nodo Legal de Blockchain España y moderadora del encuentro, lanzaba a los ponentes: ¿qué casos de uso llegarán a los usuarios de aquí a un año?

‘Blockchain’ como protocolo invisible

Para Kuchkovsky, la clave está en que los usuarios no tendrán necesariamente que saber que están empleando esta tecnología. “Probablemente, igual que nadie sabe que utiliza el protocolo XMPP cuando manda un mensaje por Whatsapp, la gente no sabrá que por debajo de lo que está utilizando está ‘blockchain”, afirmó. Según el experto, a finales de 2018 ya habrá casos de producción en redes privadas que den a los usuarios una “mejor experiencia”.

En cuanto al cambio “disruptivo” de creación de nuevos modelos de negocio que conllevan estas técnicas, Kuchkovsky también explicó que BBVA está creando nuevas empresas en distintos países y haciendo conceptos reales para explorar ámbitos como la gestión de la identidad y la reputación mediante el uso de tecnologías DLT. “Exploramos formas para seguir ofreciendo servicios relevantes para los usuarios en un futuro en el que los bancos no serán como los conocemos hoy en día”, añadió.

Un ejemplo que permite hacerse una idea de la aplicación “real, directa” y ya operativa de ‘blockchain’ es Frizzy, un seguro de AXA (actualmente contratable en el aeropuerto de Charles de Gaulle de París) que indemniza a los pasajeros automáticamente si el vuelo se retrasa. “Es resultado de la combinación de ‘blockchain’ con los seguros paramétricos”, explicó Óscar Paz de la Fuente, responsable de AXA Opensurance. Este tipo de seguros, a menudo empleados para proteger a agricultores ante eventos meteorológicos como inundaciones, se activan de forma automática cuando una serie de sensores detectan un cambio físico determinado. Ya sea la subida del agua o, en este caso, un avión que no despega.

Al fin y al cabo, como destacó Mirari Barrera, lo importante que hay que “entender de ‘blockchain’” es cómo afectará a los usuarios en la vida real. En esa línea, destacó el proyecto realizado por Tecnalia que ha creado un laboratorio ‘blockchain’ para poner al servicio de las pymes una infraestructura DLT sobre la que puedan realizar pruebas de concepto sin necesidad de una gran inversión.

Gracias a esta plataforma se están creando iniciativas en distintos sectores, desde la automoción a la salud. Uno de los proyectos que han acogido ha sido un sistema para “democratizar” la participación ciudadana. “Gracias al uso de ‘smart contracts’ es posible crear un sistema de votos transparente, inalterable y auditable, que además garantiza el anonimato de las personas”, concluye Óscar Lage Serrano, responsable de ciberseguridad y experto en ‘blockchain’ en Tecnalia.

Otras historias interesantes