Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ciberseguridad 20 jul 2020

Timos y estafas habituales a la hora de reservar las vacaciones

Llevamos esperando todo el año para disfrutar de las vacaciones y, en ocasiones, las ganas de conseguir las mejores ofertas nos pueden hacer actuar de forma impulsiva y descuidar lo más importante: la seguridad. Para que puedas evitar ser víctima de un fraude y que nada te arruine este momento del año, te contamos algunas de las estafas más comunes en las redes durante el periodo vacacional.

El desarrollo de aplicaciones y plataformas que nos permiten realizar la mayoría de gestiones a través de un clic ha favorecido el incremento de las reservas vacacionales por internet. Además, hay que tener en cuenta que la situación de confinamiento derivada de la crisis del COVID-19, también ha animado a usar más los medios ‘online’.

De hecho, tras este periodo sin movernos de casa, los españoles han cogido las vacaciones con muchas ganas y durante el mes de junio, se ha conseguido recuperar hasta un 60% de la facturación de las reservas turísticas respecto al año 2019.

Los ciberdelincuentes, que cuentan con diversas maneras de llegar a los usuarios y hacerse con su información e incluso su dinero, aprovechan esta situación para utilizar páginas falsas con las que suplantan las webs legítimas de plataformas de alquiler vacacional como Airbnb, Booking o HomeAway.

En este caso, crean anuncios con fotografías robadas de otras webs y con una descripción y un precio muy atractivos, con el objetivo es que las víctimas caigan en el engaño y faciliten sus datos bancarios, pagando por un servicio que realmente no existe.

El fraude suele llegar a los usuarios a través de correos con enlaces a supuestas webs legítimas que son copias fraudulentas de plataformas originales. De esta manera, redirigen a las víctimas a las páginas falsas donde les ofrecen un alojamiento barato en en la mejor zona de la ciudad con altas valoraciones. Una vez que la víctima confirma la reserva y transfiere el dinero, el estafador y la oferta desaparecen.

Para evitar ser víctima de este tipo de estafas te recomendamos que estés siempre alerta ante signos sospechosos y, sobre todo, que mantengas una actitud crítica:

1. ¡No te fíes de las gangas!

Si una oferta parece demasiado buena para ser cierta, probablemente no lo sea. Si recibes un email o ves un anuncio en internet con un chollo, no pinches, teclea directamente en el buscador la plataforma original y asegúrate de que es verdad.

2. Dificultad para ponerte en contacto con el arrendador

Es frecuente que te digan que el propietario está en otro país y por algún motivo no puede salir de él y por eso propone hacer la operación a través de un mediador “de prestigio”, como por ejemplo Airbnb, PayPal, 9Flats e incluso con TripAdvisor. Estas empresas no tienen nada que ver, solo usan su nombre para darle apariencia de seriedad al timo.

Es habitual que los anuncios fraudulentos solo muestren un correo electrónico y una vez recibidos los correos, los ciberdelincuentes contesten a los interesados desde otro email para dificultar el seguimiento en el caso de denuncia. En ocasiones, también incluyen un teléfono de contacto, pero este siempre se encuentra apagado o no hay respuesta.

3. Métodos de pago poco fiables

Es posible que el supuesto anunciante nos pida un adelanto para la reserva del alojamiento. Aunque no es una señal de alarma, debemos tener mucho cuidado con el método de pago que utilicemos. Si nos propone una forma de pago fuera o alternativo a la plataforma, quizás deberíamos desconfiar.

Recuerda, ante los desafíos de estafa, ¡la defensa eres tú!

Otras historias interesantes