Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Innovación 12 jun 2017

Torre BBVA Francés: sustentable, digital e innovadora

La ecoeficiencia forma parte del ADN de la cultura corporativa de BBVA Francés, en su estrategia digital que apunta a utilizar la tecnología para facilitar la relación de los clientes con el banco. Y bajo esa premisa, la Torre BBVA Francés certificó la norma LEED (LEED for Core and Shell categoría Gold), un sistema para construcciones sustentables que permite ahorrar hasta un 30% en electricidad y agua.

Tecnología, confort y formas de trabajo colaborativo convergieron en el diseño de la torre corporativa de BBVA en Buenos Aires, que buscó favorecer la toma de decisiones con mayor dinamismo, rasgo clave en la evolución cultural que fijó como norte BBVA Francés.

Pero a la hora de plasmar en los planos la estrategia corporativa, el objetivo apuntado fue lograr la certificación LEED Gold de la US Green Building Association como edificio de construcción y mantenimiento sustentable.

Obtenerla exige reunir un mínimo de 60 puntos sobre 110 posibles, que se reparten en las siguientes categorías: localización sostenible, ahorro de agua, eficiencia energética, selección de materiales y recursos, calidad ambiental interior, e innovación y diseño.

Sucursal BBVA Torre

Interior de la Torre BBVA Francés. - BBVA Francés

Las principales inversiones, dentro del paquete general de casi 250 millones de dólares presupuestado, estuvieron dirigidas a lograr pautas de diseño objetivas y parámetros cuantificables que permitan alcanzar un alto rendimiento energético, así como durabilidad, contar con ambientes sanos y sustentabilidad ambiental y económica.

La meta es reducir el consumo de energía y agua en hasta 30% de igual cantidad de metros cuadrados. Entre las principales medidas adoptadas se destacan:

Aire acondicionado: se apeló a tecnología Inverter para que los compresores modulen la generación térmica, adaptándola a la demanda, sin necesidad de equipos intermedios, lo que significa un ahorro de energía del 5%. La capacidad de frío-calor simultáneo tiene una eficiencia mayor a 25% aproximadamente, que en cualquier otro sistema.

Luz solar: paneles solares en terraza para calefacción de agua que se complementa con una caldera eléctrica cuando se supera la capacidad el sistema; se aplica a la calefacción de agua de sanitarios en subsuelos.

Vidriado doble de los pisos para aprovechar la luz solar y climatizar en invierno; se complementa con cortinas ‘black-out’ para el verano.

Iluminación automatizada: en los 33 pisos se instaló un sistema de detección de movimiento para el encendido y apagado de luminarias, que permite ahorrar energía desperdiciada, especialmente en áreas no utilizadas o durante horas nocturnas sin movimiento.

Fotografía Nueva torre de BBVA Francés

Torre BBVA en la ciudad de Buenos Aires. - BBVA Francés

Menor consumo energético

Pero en términos de ahorro, el edificio consume un 16% menos de energía. El plan de gestión de residuos de la construcción permitió reutilizar el 50% de la basura que se genera.

El edificio aumentó las tasas de ventilación de aire exterior para zonas de respiración a todos los espacios ocupados un 30% por encima de los niveles mínimos exigidos por la norma ASHRAE 62,1-2007.

Tiene además instalaciones y accesorios eficientes (inodoros doble descarga, griferías con aireadores), que generarán un ahorro de agua de 35%.

Las acciones de eco-eficiencia, tendientes a reducir el consumo de energía conllevan el propósito de controlar las emisiones de los gases que producen el efecto invernadero y el cambio climático. Se vienen llevando a cabo desde 2001 en la red de edificios y sus 240 sucursales bancarias de toda la Argentina del BBVA Francés.

Se han reemplazado luminarias incandescentes y tubos fluorescentes por lámparas LED, permitiendo ahorros de hasta el 85 %, e incrementos en el ciclo de vida útil de las mismas hasta 25.000 horas de uso (equivale a 25 lamparitas incandescentes y 7 fluorescentes). Ello además reduce los residuos peligrosos como el mercurio, utilizado en las lámparas de bajo consumo.

Implica un cambio en el ADN cultural de gran parte de los empleados que, en primera instancia, debieron comprender la relevancia ambiental del uso racional y eficiente de la energía.

La interacción de esta política se vio reflejada en los resultados de 2016:

• En la red de 240 sucursales fue de 21.340.495 kWh, con un costo operativo de $33.995.400, es decir, a un precio unitario de $ 1,59/kWh.

• En los seis edificios corporativos: 12.834.802 kWh, lo cual representó una erogación de $22.504.000, a un costo unitario de $ 1,75/kWh.

• En la torre BBVA Francés en obra: 293.376 kWh por un monto de $1.462.200, esto es $4.98/kWh, debido a los cargos fijos por potencia y el bajo consumo.

Espacio de trabajo - Open Space - Torre BBVA

Oficinas 'Open Space' en la Torre BBVA Francés. - BBVA Francés

Impactos sobre el medio ambiente

La implantación y expansión de sistemas de gestión ambiental y gestión de la energía en toda su red se consideran elementos para reducir los impactos ambientales y energéticos que suponen la actividad del banco sobre el medio ambiente.

Las herramientas de sustentabilidad, como la certificación de edificios a través del modelo norteamericano de construcción verde (LEED), suponen un paso adelante en la gestión ambiental de los edificios. Refuerzan algunas de las principales responsabilidades éticas de la empresa con los trabajadores y la comunidad.

La prioridad de disminuir la huella de carbono, que es la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto, estuvo presente hasta en la selección del lugar relativa a medios de transporte público y buena conectividad en el que se implantaría el edificio. E inclusive se asignaron en los subsuelos bicicleteros para los empleados y vestuarios con duchas para ciclistas para incentivar el desuso de automóviles.

El reconocimiento aporta que la sede corporativa del BBVA es un emblema de la construcción sustentable, y es a través de esta certificación que se reconocen los esfuerzos y cumplimientos durante todo el ciclo de vida del edifico (plan, diseño, construcción, operación, retiro y renovación), minimizando los usos que los seres humanos les damos a los recursos naturales, lograr costos de operación más bajos, obtener mayor productividad de los ocupantes y de esta manera garantizar un edificio eficiente y confortable para lograr una mejor calidad de vida y salud con un impacto positivo en el medio ambiente.

En el periodo 2008-2016 se redujo el 35 % de las emisiones de CO2, uno de los principales gases que alteran el efecto invernadero del planeta.

Otras historias interesantes