Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad Act. 06 nov 2018

Torres, el mito; El 'Niño', la leyenda

torres-efe-atletico

Creció viendo jugar a sus ídolos vestido de recogepelotas, siempre detrás de una portería. Ahí empezó su fijación por las barras rojas y blancas y la red. Emergió en época de tinieblas para liderar un proyecto y cuando lo devolvió a la cima, decidió, de acuerdo con el club, buscar fortuna en la Pérfida Albión para sanear la maltrecha economía de la sociedad. Entonces Fernando Torres mutó de ídolo a leyenda para la afición del Atlético de Madrid.

Emigró a los verdes pastos del fútbol inglés y bajo la mística de Anfield, cobijado por The Kop y elevado a los altares por Rafa Benítez, Torres, ‘The Kid’, ofreció el mejor fútbol jamás visto en su extensa y meritoria carrera deportiva. Cambió Liverpool por Londres para jugar en el Chelsea pero ya nada fue igual. Los títulos seguían goteando, incluso una Liga de Campeones, pero la sonrisa del ‘Niño’ no irradiaba felicidad.

Siempre sonó como futurible para volver a casa, a su adorado Vicente Calderón, pero antes el destino daba con sus maletas en Milán donde nunca se adaptó al férreo calcio italiano. Liberado de cadenas regresó como regalo de Navidad para dejar en la cuneta al eterno rival, el Real Madrid, en la Copa del Rey. Fueron su tarjeta de visita y sus primeros goles en el Santiago Bernabéu.

 

Fernando Torres vs Real Madrid

Torres anotó un doblete, sus primeros goles en el Bernabéu, para eliminar al Real Madrid de la Copa

Torres siempre tenía reservado un gesto para los suyos. En cada título ganado con una camiseta diferente a la que lleva cosida al alma y nunca se quiso quitar, el ‘Niño’ lucía con orgullo y desazón una bandera española con el escudo de su Atleti. Eran guiños de fidelidad truncada a unos colores por el caprichoso destino y los números para sanear una difícil economía.

Bien con los ‘reds’, los ‘blues’ o la ‘Roja’, el delantero madrileño siempre abogó por rendir tributo a su gente ya que en su mente siempre estuvo retornar a casa. Simeone fue durante dos cursos su gran valedor y aunque es cierto que ambos hubieran querido jugar más minutos, las prestaciones del número 9 rojiblanco durante este tiempo han sido notables.

 

Fernando Torres - ATLÉTICO MADRID

Fernando Torres, mucho más que un símbolo del Atlético de Madrid

Ahora, a pocos meses de expirar su cesión de año y medio y con pocas ganas de retornar a la disciplina de un grande del fútbol mundial en horas bajas como el Milan, Fernando Torres ha superado la barrera de los 300 partidos jugados bajo el emblema del Atlético de Madrid. Le encumbran hasta la jornada 29 de la Liga BBVA 102 goles, mientras un halo de estrella le sigue iluminando sobre el pasto o atrincherado al lado de su excompañero de fatigas, Diego Pablo Simeone.

Es curioso y caprichoso este mundo del fútbol. Costó ver a Torres emigrar para ganar títulos y ayudar a crecer con su traspaso al club pero el deporte rey ofrece siempre revancha. Esa dualidad se ha ido confirmando con el paso de los años pero conociendo el carácter irreductible de Fernando, le costaría mucho cerrar una gran carrera deportiva a nivel de clubes y selección, sin alzar un título con el equipo de su vida, el Atlético de Madrid.

 

Otras historias interesantes