Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Servicios bancarios 12 feb 2018

¿Cuánto tarda una transferencia bancaria?

Según su plazo de ejecución, las transferencias se clasifican entre ordinarias y urgentes. Desde la entrada en vigor de la Zona Única de Pagos en Euros, tanto las transferencias nacionales como las internacionales dirigidas a países europeos realizadas en euros, tienen un plazo máximo de un día hábil.

Las transferencias bancarias son una de las operaciones más habituales llevadas a cabo por los usuarios que poseen una cuenta en cualquier entidad bancaria. Gracias a ellas, es posible enviar dinero fácilmente desde una cuenta a otra designada  solo conociendo el código IBAN. No obstante, en ocasiones, la persona ordenante necesita que el dinero llegue al beneficiario lo antes posible, pero sabe que no puede controlar el tiempo que tardará en efectuarse.

Una transferencia bancaria es una operación por la que una persona (el ordenante) da instrucciones a su entidad bancaria para que con cargo a una cuenta suya envíe una determinada cantidad de dinero a la cuenta de otra persona (el beneficiario de la transferencia) en la misma o en otra entidad. Y aunque la posibilidad de acelerar el proceso de transferencia de dinero se encuentre fuera de su alcance, sí que puede conocer los factores que reducen el tiempo en que el dinero llega de una cuenta a otra. De esta forma, si elige bien el día, la hora, la localidad y la vía a través de la que va a realizar esta operación, podrá ganar incluso días.

¿Qué tipos de transferencias existen?

Aunque las transferencias pueden clasificarse en función de diferentes criterios, según su plazo de ejecución, se podrían distinguir entre ordinarias y urgentes. Se diferencian en que, en las segundas, el plazo de ejecución es menor, como su propio nombre indica. Otras transferencias bancarias más específicas son las que utilizan las cuentas de las entidades en el Banco de España, denominadas Órdenes de Movimientos de Fondos (OMF).

No obstante y a pesar de tratarse de un instrumento que la gran mayoría de usuarios ha utilizado en más de una ocasión, puede llegar a crear confusiones, al no tener claro el día de ejecución de la misma o el tiempo que tardará en llegar a la cuenta de destino.

Plazos de ejecución de las transferencias bancarias

Quizás muchos se pregunten por qué, en ocasiones, las transferencias llegan a la cuenta de destino de forma casi instantánea y, sin embargo, en otras ocasiones pueden pasar incluso días hasta que el dinero queda reflejado.

En general, y desde la entrada en vigor de la Zona Única de Pagos en Euros, también conocida como SEPA, tanto las transferencias nacionales realizadas en euros, como las internacionales -también en euros- dirigidas a países pertenecientes al espacio europeo, tienen un plazo máximo de un día hábil. Sin embargo, antes de su entrada en vigor, el plazo máximo era de 3 días hábiles para transferencias fuera de España o un máximo de 2 días hábiles en las originadas y recibidas en cuentas propiamente españolas.

Pero, ¿qué se consideran días hábiles? Pues se entienden como aquellos días de apertura comercial en los que no esté cerrado el sistema europeo de pagos (Sistema Target). De esta forma, se considerarán hábiles todos los días menos los sábados, domingos y algunos festivos (25 y 26 de diciembre, Año Nuevo, Viernes Santo, Lunes de Pascua, 1 de mayo).

No obstante, existen excepciones, como sería el caso de las transferencias ordinarias instantáneas. Todas aquellas que se realicen entre dos cuentas de un mismo banco, por ejemplo, serán instantáneas ya que al tratarse de una transferencia interna, solo supone un mero apunte contable para la entidad, por lo que en caso de retraso, conviene que pregunte a su entidad.

Todas las entidades tienen una hora de corte, y si realiza la transferencia momentos después de esa hora, la orden se considerará recibida el siguiente día hábil. Por ello, es muy importante tener en cuenta esta hora, ya que, de hacer la transferencia antes o después de esa hora, tardará 1 día hábil más o menos.

Entonces, ¿no existe ninguna posibilidad de hacer una transferencia a otra entidad bancaria y que esta ejecute la orden en el mismo día o de forma instantánea? No, pero existe una solución: las transferencias OMF.

Transferencias instantáneas vía Banco de España

A pesar de que con la última Ley de Servicios de Pago las transferencias ordinarias se abonan como máximo en 24 horas hábiles, puede encontrarse con la necesidad de realizar una transferencia urgente de una cuenta a otra de forma que el dinero se recepcione en el mismo día de la transferencia.

La transferencia OMF u Orden de Movimientos de Fondos, a la que también se suele llamar transferencia vía Banco de España se diferencian de las transferencias clásicas en que se abonan

en la misma fecha en la que se emiten (son instantáneas). Otra de sus peculiaridades es que se realizan vía Banco de España (de ahí otro de sus nombres) y por ello, para que una entidad pueda emitir o recibir una transferencia de esta modalidad, es necesario que la misma tenga abierta una cuenta en el Banco de España.

Su mayor virtud es la rapidez. No obstante, entre sus posibles inconvenientes destacaría la dificultad para anularlas, el alto coste de las mismas, o que, al tener lugar a través del Banco de España, sólo podrán realizarse en horario de oficina y en días laborables. Por tanto, es recomendable informarse y consultar las condiciones (costes asociados y comisiones)  sobre estas operaciones.

Otras historias interesantes