Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Monedas digitales 25 feb 2014

El valor real de Bitcoin

Aunque la criptomoneda no florezca como divisa su tecnología subyacente sugiere nuevas y valiosas aplicaciones.

Bitcoin, una moneda únicamente digital, no cuenta con el respaldo de ningún producto ni está regida por ningún banco central, pero existe porque un pequeño número de seres humanos ha elegido creer en su legitimidad.

Su creador (o, más probablemente, creadores), que utiliza el seudónimo “Satoshi Nakamoto”, la trajo al mundo en 2009, y no solo describió cómo funcionaría la, así llamada, criptomoneda, sino que estableció una implementación funcional completa. El software original tenía todas las características de una broma o truco: una gran broma pesada con efecto metástasis gastada por inteligentes codificadores ciberlibertarios a todos los que ponen su fe en las monedas oficiales (es decir, respaldadas por un gobierno).

Más tarde empezaron a surgir creyentes. Hoy día hay miles de personas leales a la ideología y las oportunidades que Bitcoin representa. Se imaginan un mundo donde las economías sean menos dependientes de los bancos y los gobiernos, y están utilizando Bitcoin, a veces, de formas disruptivas.

La moneda tuvo unos comienzos difíciles ya que se convirtió en el medio de cambio para transacciones de drogas ilegales en Silk Road, aunque ese enorme mercado de narcóticos fue cerrado en octubre pasado y su fundador fue arrestado. De hecho, la moneda parece más o menos respetable. Puesto que Bitcoin es esencialmente un tipo de registro de transacciones, donde las transacciones pasadas son públicas y todo el mundo puede consultarlas, resulta de gran interés para los fiscales, que se refieren a las monedas como “valores futuros de acusación“. El año pasado, incluso el presidente de la Reserva Federal de EEUU, Ben Bernanke, la respaldó con cautela.

Puede que Bitcoin se convierta o no en una moneda de uso común. Como forma de dinero, es un medio establecido de intercambio, pero hasta el momento ha sido una mala reserva de valor. Más del 60% de las bitcoins creadas no se han utilizado: están siendo acaparadas especulativamente (no es de extrañar, ya que el valor de una bitcoin individual, que era menos de un dólar, o 0,73 euros, en enero de 2009, estaba en alrededor de 932 dólares, o 679 euros, a principios de febrero). Esas monedas no utilizadas podrían inundar el mercado en cualquier momento, deprimiendo su valor. Incluso ahora, el valor de una bitcoin fluctúa enormemente.

Pero, aunque podría ser una ilusión imaginar que Bitcoin se convierta en una moneda verdadera, sí que es una tecnología altamente funcional y efectiva. El “protocolo de cadena de bloques” de Bitcoin está construido en base a unos estándares de cifrados bien entendidos y establecidos, y permite una perfecta certeza qué transacciones se han producido y cuándo. El documento original de Nakamoto es admirablemente claro. Las implementaciones gratis y abiertas de software, tal y como hemos aprendido tras el inmenso éxito del world wide web abierto y Linux, triunfan sobre todo lo demás.

Lee el artículo completo

Vídeo: Así funciona Bitcoin

Otras historias interesantes