Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas personales 04 jul 2018

Viajar con Interrail y cómo afrontar gastos y pagos

Durante las últimas cuatro décadas, viajar gracias al pase de tren Interrail ha sido una de las opciones más populares y económicas de conocer Europa por una gran parte de los jóvenes europeos. Jóvenes que por lo general no disponen de una capacidad económica suficiente como para permitirse grandes dispendios y cuyo objetivo ha sido y es el de descubrir el Viejo Continente de la manera menos costosa posible. Por ello, conocer cuáles son las formas más ventajosas a la hora de apuntarse a una aventura como la que ofrece Interrail se antoja muy pertinente, así como la forma en la que se va a pagar en los distintos países.

Un poco de historia

Interrail nació en 1972, año en el que se conmemoraba el 50 aniversario de la Unión Internacional de Ferrocarriles. La idea primigenia del nuevo pase fue que sirviera como billete para que los jóvenes menores de 21 años viajaran en segunda clase por un periodo máximo de un mes a través de las redes ferroviarias de los países que se sumaran a la comunidad del Interrail. Fue una acción pensada solamente para el año de la conmemoración pero fue tal su éxito que casi medio siglo después sigue vigente y gozando de una buena aceptación.

Las particularidades del Interrail han ido cambiando con el paso del tiempo pero el espíritu del mismo se mantiene. Hasta 2007, los posibles itinerarios estaban divididos en distintas zonas que se podían visitar previo pago del pedazo de Europa que se quisiera recorrer, pero esas ocho zonas vigentes hasta hace algo más de una década confluyeron en una sola que se mantiene actualmente.

Los años de mayor esplendor de Interrail tuvieron lugar durante los años 80 y 90 y pese a que hoy en día sigue siendo una opción viajera bastante solicitada, el incremento de las posibilidades para poder desplazarse internacionalmente y la caída de los precios de los vuelos con las compañías de bajo coste han hecho que los usos y costumbres de los europeos hayan cambiado sustancialmente. De todos modos, y pese a que durante mucho tiempo fue un servicio destinado en exclusiva para los jóvenes, desde hace unos años cualquier ciudadano europeo o con residencia oficial en un país de Europa puede beneficiarse del Interrail sin límite de edad.

En la actualidad

A lo largo de los años son muchos los países que se han ido incorporando a la comunidad Interrail y hoy ya son 30 las naciones que la conforman, aunque con el tiempo también se han caído de la lista dos países como Albania y Marruecos. Los pases de Interrail tienen una duración máxima de 30 días y se segmentan en función de dos criterios: la edad del viajero y el recorrido permitido.

Según las edad del viajero, hay pases para niños (desde los 4 años hasta los 11), menores de 28 años (a partir de los 12 años), mayores de 28 (tanto en 1ª como en 2ª clase) y los denominados senior o mayores de 60 años.

En cuanto al tipo de recorrido que se puede realizar, están disponibles el One Country Pass, que permite recorrer un solo país de los 30 disponibles, y el Global Pass que no acarrea restricciones en cuanto al número de países que se pueden recorrer siempre dentro de los 30 días que dura como máximo el servicio. Lo que no cubre el Interrail son los viajes dentro del propio país de residencia del viajero aunque ofrece un descuento del 35% hasta la frontera del país que va a servir como inicio del viaje.

Mapa de Europa

Para un viaje de un trayecto de 15 días se suele gastar alrededor de unos 450-500 euros.

Hay tarifas para todos los bolsillos ya que los precios oscilan entre los 118 euros del One Country Pass para 3 días y los 983 euros del Global Pass para mayores de 28 en 1ª clase con un mes de duración.

Cómo gestionar el dinero durante el Interrail

Si el viajero tiene más o menos claro el recorrido que prevé realizar durante el tiempo que dure su Interrail, se recomienda cerrar antes de salir de casa la mayor parte de los gastos importantes a los que se va a enfrentar. Así, aprovechando las enormes posibilidades que ofrece internet se pueden realizar las reservas y pagos de los alojamientos y lugares a visitar escogidos. Lo que ocurre es que un viaje con tantas posibilidades como el que ofrece Interrail, suele conllevar cambios frecuentes del estilo de cambios de ruta o ampliación de estancias en localidades que sean del agrado del viajero y, por tanto, no resulta sencillo planificar previamente en exceso.

Respecto al presupuesto con el que suele contar un viajero joven, Cristina Vara, responsable de comunicación de la web de viajes en grupo The Fun Plan, indica que “de media suelen contar con unos 450-500 euros para gastar durante el viaje si hablamos de un trayecto de 15 días de duración”.

Los jóvenes tratan de economizar lo más posible durante el Interrail pero no siempre resulta tan sencillo porque algunos aspectos no son tan baratos como se podría pensar. Lo explica la responsable de The Fun Plan: “Hay gastos que son importantes para los presupuestos que manejan los jóvenes. Por ejemplo, los alojamientos. Que si bien los pensados para ellos deberían ser realmente económicos, sucede que la mayoría de los jóvenes hace estos viajes en verano, época en la que las tarifas son más altas y eso se nota en el bolsillo.

Además, hoy en día “no solo se conforman con viajar y conocer la ciudad a la que llegan sino que buscan tener experiencias, realizar actividades que les haga vivir un viaje más auténtico. Desde visitas guiadas hasta entradas a museos, experiencias gastronómicas o deportes de aventura”, descubre Cristina Vara.

En lo referente a los medios de pago, desde The Fun Plan señalan que “los que más suelen utilizarse en el día a día son las tarjetas de crédito, el pago por móvil y el metálico, aunque suelen procurar llevar la mayor parte de las reservas y gastos desde casa para no tener sorpresas luego”. Vara añade que desde la experiencia de la compañía para la que trabaja recomiendan “el pago con tarjeta como el más conveniente porque presenta la comodidad de no tener que llevar tanto dinero encima y evita también tener que pensar en qué moneda debe realizarse el cambio, en el caso de estar en un país que exige cambio de divisas”.

Debe tenerse en cuenta que entre los 30 países por los que se puede viajar con Interrail, hay algunos en los que el euro no es la moneda oficial ni se acepta su uso en las transacciones. En estos casos, desde The Fun Plan sugieren “llevar una cantidad del presupuesto en efectivo y hacer el cambio de moneda en una casa de cambio oficial en el propio destino, ya que suele ser más económico y se sale beneficiado con el tipo de cambio. También hay bancos que permiten  sacar dinero de los cajeros en países de fuera de la zona euro sin ningún tipo de coste adicional y al precio oficial de cambio del día en el que se hace la operación”. Y para aquellas personas que están más acostumbradas a viajar y están al día con las diferentes herramientas que existen para estos casos, desde The Fun Plan les recomiendan utilizar la aplicación Revolut.

Por último, hay que señalar las dificultades más habituales respecto a los medios de pago que suelen encontrarse lo viajeros, según la experiencia de Cristina Vara, tienen que ver con el reparto de los gastos. “Este tipo de viajes suele realizarse en grupo y normalmente cada uno acaba pagando una cosa y al final toca esa fase de echar cuentas. Si bien es cierto que existen bastantes apps para facilitar esto, los chicos de 18-20 años ni están del todo familiarizados con ellas, ni se sienten del todo seguros con su uso. Y muchos de los padres, que al final son los que suelen estar detrás, tampoco. El otro apuro al que se enfrentan normalmente los viajeros, se da cuando se ven obligados a cambiar moneda por el desconocimiento de cuándo, dónde y cómo hacerlo.

Viajar con BBVA Wallet

Esta app de BBVAcon la que vinculas las tarjetas de débito a tu smartphone, es una opción perfecta en el interrail a la hora de afrontar los pagos y controlar en todo momento tus gastos.

 

Otras historias interesantes