Logo BBVA

2018, un año para cuidar el futuro

Especial

COMMUNICATIONS

21 de diciembre

Durante 2018, BBVA ha continuado embarcado en un apasionante viaje de transformación, que comenzó hace más de 10 años. El objetivo no es otro que prepararse para los cambios de la revolución digital y hacer mejor la vida de las personas gracias a la tecnología. Además, 2018 ha sido un año clave para luchar contra el cambio climático y proteger el medio ambiente a través de la financiación sostenible.

Biometría, inteligencia artificial, ‘blockchain’. Son algunas de las tecnologías que el banco ya está empleando para cambiar la forma de relacionarse con sus clientes, ofrecer nuevas experiencias y agilizar procesos. La adopción de tecnología y la colaboración con el ecosistema ‘fintech’ están situando a BBVA a la cabeza de la transformación. Pero ya no se trata de una visión de futuro, sino de la ejecución de proyectos con resultados tangibles.

Leer: '2018: un año de logros en la transformación de BBVA'

La revolución tecnológica de las finanzas

El nacimiento de nuevos productos digitales, que ayudan a las personas a gestionar su día a día y tomar mejores decisiones, se ha acelerado en 2018. Hoy conforman un extenso catálogo a disposición del cliente. Navega por los puntos para conocer los productos.

El impacto a escala mundial también se refleja en el desarrollo de Glomo, la primera ‘app’ a nivel global que unifica funcionalidades, diseño y experiencia de clientes. Gracias a las metodologías ‘agile’ y la reutilización de componentes tecnológicos, BBVA trabaja en el desarrollo de productos y servicios globales de banca digital, que ofrecen una única experiencia a clientes en todo el mundo.

El objetivo es ofrecer una experiencia idéntica y homogénea con el mismo diseño, la misma navegación y la misma usabilidad, adaptadas a los clientes de cualquier parte del mundo. Es así como trabajan los grandes gigantes de internet –Google, Facebook o Amazon– para quienes el lugar de conexión de un cliente no cambia el producto que reciben.

De hecho, BBVA es el primer banco en apostar por el desarrollo de productos globales para garantizar que su propósito de ‘poner al alcance de todos las oportunidades de esta nueva era’ se materializa en cualquier parte del mundo. Así, BBVA puede poner en manos de sus clientes en cualquier momento, y cualquier parte, las mejores soluciones bancarias a través del uso de datos. El despliegue de productos globales de BBVA ya es una realidad. Es el caso de la introducción del CVV en las tarjetas de BBVA en Colombia, que impulsó el comercio electrónico y las compras en internet; o la llegada de la aplicación móvil a México, basada en la plataforma global (Glomo), que posteriormente también ha llegado a Uruguay; o la desaparición en Perú del ‘sticker’ como método de pago móvil y su sustitución por un sistema ‘contactless’ integrado en el propio móvil, el verdadero pago invisible; y también la llegada a México y Colombia de desarrollos móviles que permiten encontrar la casa de tus sueños gracias a la realidad aumentada.

La revolución sostenible de las finanzas

BBVA ha logrado durante 2018 ser precursor y figura de referencia en la banca, por su visión de financiar pensando en el futuro. La entidad anunció una de las apuestas más ambiciosas en materia de sostenibilidad: movilizar 100.000 millones de euros hasta 2025 para luchar contra el cambio climático e impulsar el desarrollo sostenible. Este pionero ‘compromiso 2025’ contribuirá a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y está alineado con el Acuerdo de París sobre el Clima. La apuesta al verde de BBVA se ha materializado a lo largo del año, con algunos hitos:

Leer: 'BBVA se suma a los principios de Banca Responsable’

Las Naciones Unidas han comprendido la importancia que tiene el sector económico y financiero a la hora de luchar contra el cambio climático y la preservación del medio ambiente. En definitiva, la banca es clave para contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, por ello desde BBVA se trabaja en cada uno de los 17 objetivos fijados por la ONU: