Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca 04 abr 2016

Claves para entender el nuevo colchón anticrisis de los bancos europeos

El término MREL (iniciales de Minimum Required Eligible Liabilities o Mínimo Requerido de Pasivos Elegibles, en castellano) ha ido ganando terreno en la prensa económica en los últimos meses. Vemos cómo se repite en las informaciones sobre banca pero, ¿qué está detrás de estas siglas?

El MREL: ¿Qué es?

Es un nuevo requerimiento regulatorio que afrontan los bancos europeos, y que pretende crear un colchón de solvencia que absorba las pérdidas de una entidad financiera en caso de resolución.

El nivel de este colchón será determinado de forma individual para cada grupo bancario en función de su nivel de riesgo y otras características particulares. Su objetivo es garantizar que cada banco cuente con fondos propios y pasivos admisibles para, en primer lugar, absorber posibles pérdidas y, en segundo lugar, recapitalizarse después por sí mismo. Sin necesidad de recurrir a dinero público. Aunque el requisito se establecerá caso a caso, se espera que sea, al menos, equivalente al 8% del balance de la entidad.

¿Cuál es su objetivo?

El MREL viene de la mano de la nueva regulación en Europa desde la entrada en vigor de la unión bancaria en noviembre de 2014. El organismo que fija este colchón es el Mecanismo Único de Resolución (MUR). Y en 2016, año en que ha entrado en vigor la BRRD (siglas en inglés de la directiva europea de Recuperación y Resolución de Entidades) se espera que también se cierren los últimos flecos del MREL.

De hecho, el MREL entró en vigor en enero de este año, aunque la EBA ha propuesto un largo periodo de adaptación a la norma (de 48 meses), hasta 2020, aunque también se determinará caso a caso.

Así, el MREL se enmarca dentro del plan de las autoridades europeas para que las propias entidades tengan un colchón suficiente que evite que los contribuyentes carguen con posibles rescates bancarios. Es el llamado bail-in.

Podríamos decir que el MREL es la versión europea de otro colchón anticrisis, diseñado para los bancos con importancia sistémica global (el grupo de los GSIB), el TLAC. Sin embargo, y aunque tengan la misma finalidad, hay varias diferencias entre ambos. Una de las diferencias más significativas entre estos requerimientos es que el MREL se aplicará a todos los bancos europeos, independientemente de su tamaño; mientras el TLAC se aplicará solo a las entidades incluidas en la lista mencionada anteriormente.

¿Qué queda por conocer?

Aún quedan muchas cosas por saber sobre el colchón MREL, como el calendario concreto de aplicación o su nivel para cada entidad. Se espera que se conozcan todos los detalles hacia finales de este año. En concreto, la directiva de recuperación y resolución bancaria (BRRD) establece que la Autoridad Bancaria Europea (EBA por sus siglas en inglés), envíe un informe con los detalles a la Comisión Europea en octubre de 2016, en aras de aproximar MREL a la ratio TLAC, que dio a conocer el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB) el pasado noviembre.

Otras historias interesantes